El brote de gripe aviar detectado, el pasado 23 de marzo, y que terminó con la vida de cerca de un centenar de aves acuáticas (90 ocas, 5 gansos del Nilo y un ánade real) en el Parque Natural El Soto de Móstoles ha llevado a la Comunidad de Madrid a adoptar medidas especiales de prevención que se prolongarán hasta el 30 de abril de 2022.

De este modo, en los municipios de Móstoles, Leganés, Fuenlabrada, Boadilla del Monte, Arroyomolinos, Alcorcón, Brunete, Villaviciosa de Odón, Navalcarnero, Moraleja de Enmedio y Humanes, se ha prohibido la utilización de pájaros de los órdenes Anseriformes y Charadriiformes como reclamo de caza, la cría de patos y gansos con otras especies de aves de corral y la cría de aves de corral al aire libre. En este caso, cuando no sea posible, la Dirección general de Agricultura, Ganadería y Alimentación podrá autorizar, previa solicitud, el mantenimiento de aves de corral al aire libre mediante la colocación de telas pajareras o cualquier otro dispositivo que impida la entrada de aves silvestres, y siempre que se alimenten y abreven las aves en el interior de las instalaciones o en un refugio que impida la llegada de aves silvestres y evite su contacto con los alimentos o el agua destinados a las aves de corral.

También se ha prohíbido el suministro de agua a las aves de corral procedente de depósitos de agua donde puedan acceder aves silvestres, salvo en el caso de agua tratada de modo que garantice la inactivación del virus de la influenza aviar.

Respecto a los depósitos de agua situados en el exterior -una exigencia por motivos de bienestar animal para determinadas aves de corral- quedarán suficientemente protegidos contra las aves acuáticas silvestres.

La Comunidad de Madrid pide que se extremen las medidas de bioseguridad en las explotaciones de cría de aves de corral de cualquier tipo, minimizando las visitas a las instalaciones y aplicando protocolos de limpieza y desinfección a vehículos y personas.

Tampoco podrá haber presencia de aves de corral u otro tipo de aves cautivas en los centros de concentración de animales, incluyendo los certámenes ganaderos, muestras, exhibiciones, celebraciones culturales y cualquier concentración de aves de corral u otro tipo de aves cautivas al aire libre. No tienen la consideración de aves cautivas las aves mantenidas en un establecimiento autorizado para su venta a particulares como ave de compañía, ni aquellas aves de corral mantenidas en un establecimiento comercial para su posterior venta al por menor a particulares. Esta orden se extiende también a zonas distintas de los municipios incluidos en la resolución de la Comunidad de Madrid.

La influenza aviar

La influenza aviar es una enfermedad producida por varios subtipos de virus que pueden clasificarse, según la gravedad de la enfermedad que provocan en las aves de corral, en influenza aviar de baja patogenicidad, que suele causar una enfermedad leve, y en influenza aviar de alta patogenicidad. En este caso, provoca enfermedad de carácter sistémico y es extremadamente contagiosa, con una elevada mortalidad en 24 horas en explotaciones avícolas comerciales.

Hasta el momento no hay constancia de que el subtipo H5N1 que durante los últimos meses está afectando a Europa tenga capacidad de transmitirse a las personas ni por contacto ni a través de carne de ave cocinada, huevos o productos procesados derivados de ellos.

Focos detectados

En lo referente a los focos declarados en la presente temporada, el 4 de enero de 2022 se declaró el primer foco de IAAP de la temporada 2021-2022, localizado en el municipio de Soses (Lérida) en cuatro cisnes (Cygnus olor) y una cigüeña (Ciconia ciconia), siendo el subtipo implicado el H5N1. Posteriormente se han declarado otros focos en aves silvestres.

Además, el 18 de enero de 2022, se notificó el primer en una explotación de engorde de pavos localizada en el municipio de Fuenterrebollo (Segovia). Posteriormente se han declarado también otros focos en aves domésticas.

El 17 de febrero de 2022, se confirmó el primer foco de influenza aviar altamente patógena subtipo H5 en la Comunidad de Madrid. Concretamente, se trataba de un pato (Ánade friso), hallado muerto en el embalse de Pedrezuela en Guadalix de la Sierra.

El 2 de marzo, se confirmó el segundo foco de influenza aviar altamente patógena subtipo H5N1, en un cisne negro y una oca hallados muertos en un parque de Tres Cantos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí