Entre las exigencias que plantea el documento destaca la eliminación del gasto militar. Foto: Ministerio de Defensa de España

Ecologistas en Acción, entre otras organizaciones, ha apoyado un manifiesto contrario a estas reuniones ministeriales que «son presentadas como informales, y aunque no se tomen decisiones, estamos seguros de que en ellas tendrán lugar debates sobre las políticas de defensa y seguridad de la UE», explica la organización.

Consideran que «no parece casual que coincidan ambas reuniones. La UE lleva años demostrando que entiende la seguridad principalmente como la seguridad de las fronteras, concretada en las políticas migratorias, pero también en la posición de la Unión frente a la guerra en Ucrania, las políticas de seguridad frente a la crisis climática, etc. El espíritu de unión y entendimiento que debería tener la UE, apostando por la diplomacia y la negociación, se ha perdido (si es que algún día existió), lo que queda patente en la reciente aprobación del envío de otros 20.000 millones de euros a Ucrania a través del hipócritamente llamado Fondo Europeo para la Paz”, critican.

Tampoco creen que sea casualidad que este encuentro ministerial coincida con un foro «donde podrán reunirse con las industrias militares y así seguir engrasando la maquinaria del complejo militar industrial, como demuestra el compromiso del Estado Español de llegar al 2% del PIB destinado a Defensa en 2029».

Por estas razones, denuncian las «políticas securitarias» de la Unión Europea que, «lejos de asegurar la verdadera seguridad de las personas (salud, vivienda, condiciones de vida dignas, tránsito seguro para las personas migrantes) se centra en el cierre de fronteras, la militarización y el control social».

También hacen hincapié en la política exterior, «basada en garantizar el expolio por parte de las empresas europeas de países empobrecidos con grandes recursos naturales, cerrar las fronteras aun a costa de vidas humanas en el Mediterráneo y pactar con terceros países el control los flujos migratorios».

Las organizaciones firmantes del manifiesto se refieren también «al peso del lobby de la industria armamentística, que acapara y parasita recursos que los países de la UE deberían dedicar a fines sociales».

Entre las exigencias que plantea el documento destacan «las políticas de seguridad que realmente garanticen la seguridad humana: desde el acceso justo a recursos básicos, hasta políticas decididas para hacer frente a la emergencia climática»; la eliminación del gasto militar, y el desarrollo de políticas migratorias humanitarias, «facilitando las solicitudes de asilo y acogiendo a las personas migrantes de forma digna».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí