Zagreb: Centroeuropa en estado puro a las puertas de los Balcanes

Zagreb es uno de los centros culturales, políticos, sociales y económicos y culturales más importante de toda la región, desde Eslovenia hasta Grecia

Seguramente incluir a Zagreb como una capital con apellido balcánico es algo que puede ofender a la mayoría de sus habitantes, que siempre han considerado a su urbe y a su país como netamente centroeuropeos. Sin embargo, políticamente hablando, Zagreb es una de la capitales con más peso e influencia en la región, de tal forma que lo que allí sucede y acontece tiene repercusiones en todos los Balcanes. Además, Croacia ha estado vinculada a la historia de la mayor parte de los pueblos balcánicos, como los serbios, los montenegrinos o los bosnios, con los que compartió, en dos ocasiones ni más ni menos, el mismo país -Yugoslavia-. Los croatas han vivido fusionados, relacionados con la historia de los Balcanes, y su capital no ha podido sustraerse a esta relación, pese a que su arquitectura, su fisonomía, son claramente centroeuropeas.

Zagreb, segunda ciudad de la desaparecida Yugoslavia, es uno de los centros culturales, políticos, sociales y económicos y culturales más importante de toda la región, desde Eslovenia hasta Grecia. Aparte de estas consideraciones, Zagreb es una auténtica capital europea: tiene opera, universidades, ricos museos de artes y ciencias, animado comercio, impresionantes edificios públicos y ese aspecto arquitectónico y de organización que adorna y dota de sentido a todas las viejas ciudades del Imperio austro-húngaro. Ciudad de encrucijada, de encuentro, Zagreb sigue buscando su espacio en el tiempo y en Europa. Hoy Croacia es parte de la Unión Europea y la OTAN, ya está anclada en la modernidad y quizá más lejos de los indómitos Balcanes, a los que siempre miró de reojo, hasta me atrevería decir con desconfianza.

Con algo más de 800.000 de habitantes, según los últimos censos publicados, la ciudad de Zagreb, capital de la nueva Croacia independiente desde el año 1991, ha alcanzado un notable desarrollo económico y se ha convertido en un ciudad moderna, muy cuidada, abierta al turismo, dotada de todos los servicios y bien comunicada. A continuación te detallamos algunos lugares que consideramos de interés tras nuestra reciente visita, aunque somos conscientes que la lista sería interminable y que la definitiva la construirás tu mismo después de tu viaje.

1. Plaza del rey Tomislav. Es una de las grandes plazas de la capital de Croacia y en sus alrededores tenemos varios edificios interesantes, tales como el Hotel Esplanade, que abrió sus puertas en 1925 para acoger a los pasajeros del Oriente Express desde París hasta Estambul, el Pabellón de Arte, situado en el centro de la misma plaza y construido en 1896, la Estación Central de Trenes, que data del año 1892, y la escultura ecuestre en honor del primer  rey croata, Tomislav, y que da nombre a la plaza.

2. Fuente de la Seta. Arriba de la Plaza Tomislav se encuentra esta bella fuente conocida como de «La Seta» y que fue levantada en 1893 siguiendo el diseño de Herman Bollé.

3. Hotel Palace. Casi enfrente de esta fuente de «La Seta» se encuentra, en mi opinión, uno de los más bellos hoteles de la ciudad junto con el Hotel Esplanade. Sorprendentemente, no tiene unos precios muy altos y está muy cerca de todos los principales monumentos, museos e instituciones de la ciudad. Abrió sus puertas en 1907 y es un lugar cómodo, accesible y muy bien comunicado a través de todos los medios de transporte.

4. Plaza de Nikola Zrisnki. Esta plaza es realmente una continuación de la Tomislav y en sus alrededores se encuentran el Museo Arqueológico en un bello edificio de corte neoclásico, la Academia Croata de las Ciencias y las Bellas Artes y la Galería Moderna. Casi en el centro de la misma plaza, hay una espacio para actuaciones musicales y conciertos, que al parecer se suelen celebrar en verano.

5. Plaza de los Grandes de Croacia y Banco Nacional croata. Realmente, los habitantes de Zagreb llaman a este espacio la plaza de la Bolsa y en la misma podrás contemplar el edificio de corte moderno del Banco Nacional de Croacia, levantado y diseñado por el arquitecto local Viktor Kovacic, y la Bolsa.

6. Jardín Botánico. Es un gran parque donde podrás dar un buen paseo y se encuentra situado muy cerca de la Estación Central de Trenes y del famoso Hotel Esplanade. Abrió sus puertas a finales del siglo XIX, concretamente en 1892, y conviene consultar horarios antes de visitarlo debido a que cierra pronto sus puertas.

7. Monumento a Nikola Tesla. Fue uno de los grandes inventores croatas, aunque desarrolló una parte de su carrera en los Estados Unidos, y este monumento, situado en la bella y cuidada calle Masarykova, le rinde homenaje con una escultura en bronce obra del maestro croata Ivan Mestrovic.

8. Plaza de la República de Croacia. Otra de las grandes plazas de la capital croata y donde se encuentran algunos de las bellos edificios de la ciudad, entre los que destacamos el Archivo del Estado de Croacia, inaugurado como Biblioteca Nacional en 1913 al más puro estilo vienés, el Museo Etnográfico, que abrió sus puertas también a principios del siglo XX, el bellísimo Teatro Nacional de Croacia en un color amarillo intenso y que data del 1895 y el Museo Mimara, un palacio neorrenacentista del año 1895 que alberga una gran colección.

9. Archivo del Estado de Croacia. Lo hemos citado anteriormente y se encuentra situado, como ya se ha dicho, en la plaza de la República. Aparentemente, no se permiten visitas de carácter privado.

10. Museo Mimara. Es una gran colección de arte que fue donada a la ciudad de Zagreb por los hermanos filántropos Antre y Wiltrud Topic. Consultar horarios para su visita, siempre muy aconsejable porque en esta parte de Europa a partir de las cuatro de la tarde te puedes topar con la puerta de algún museo cerrada a cal y canto.

11. Museo de Arte y Artesanía. En las mismas cercanías de la Plaza de la República y muy cerca del espléndido Teatro Nacional de Croacia, nos encontramos este edificio del año 1888 y muy en el estilo vienés y centroeuropeo de toda esta zona de la capital croata.

12. Calle Ilica. Esta calle, que data del siglo XV, es una de las más largas e importantes de la ciudad y donde se encuentra el famoso funicular de Zagreb que conecta la parte alta con la baja de la ciudad. Es aconsejable tomarlo desde esa calle para después desde la zona alta contemplar las vistas y conocer los alrededores, quizá donde se encuentran las mejores iglesias de Zagreb, y un bello mirador. El funicular data del año 1890.

13. Plaza Británica. Nos encontraremos esta plaza en la misma calle Ilica, pero en la dirección contraria al funicular de la ciudad, y en la misma podemos visitar un mercado de frutas los días de diario y uno de antigüedades los fines de semana. También cuenta con algunos bares y restaurantes con solera, donde podrás degustar un buen vino croata o una buena cerveza bien tirada y a precios muy asequibles.

14. Plaza Ban Josip Jelacic. Es como la gran plaza central de la ciudad y siempre suele estar muy concurrida, aunque sorprende su escasa vida nocturna y la escasez de bares y restaurantes en esta zona. Como su nombre indica, esta dedicada al virrey (ban, en croata) Josip Jelacic y su figura domina toda la plaza con una escultura ecuestre dedicada al personaje. Desde este lugar podemos ir caminando hasta la catedral y hacia algunos de los principales monumentos de la ciudad.

15. Pabellón Mestrovic. Es un pabellón de corte modernista construido en 1938 y destinado a ser un palacio de exposiciones por su creador, el conocido arquitecto croata Ivan Mestrovic. Se encuentra algo alejado del centro, pero en Zagreb casi todo se encuentra relativamente cerca y casi no es necesario utilizar el transporte público.

16. Museo de Arte Contemporáneo. Es un edificio moderno que no encaja mucho con el estilo neoclásivo y vienés de la ciudad, pero donde podremos encontrar y conocer un gran colección del arte croata contemporáneo junto con algunas obras de autores extranjeros.

17. Plaza de San Marcos. En esta plaza nos encontraremos, quizá, con una de las iglesias más bellas y cuidadas de la ciudad que da nombre a la plaza. La iglesia llama la atención por sus tejas esmaltadas y por su singular belleza. En esta plaza se encuentran algunas de las principales instituciones de Croacia, entre ellas el el gobierno croata, que se asienta en el Palacio de Banski, el Tribunal Constitucional y el parlamento croata (sabor, en croata). La Iglesia de San Marcos data del siglo XIII y fue levantada en estilo románico.

18. Catedral. Es el monumento religioso más alto, y quizá también más imponente, de toda Croacia. A lo largo de su historia ha sufrido numerosos estragos causados por incendios y terremotos, sin dejar a un lado los bombardeos a la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial, y su fachada actual data de finales del siglo XIX y principios del XX y fue diseñada en estilo neogótico. Las murallas renacentistas que rodean a este recinto religioso datan del siglo XVI y en el interior del tempo podremos visitar un tesoro previo pago de una económica entrada. También, en el mismo templo, se encuentran los restos del controvertido arzobispo de Zagreb Aloysius Stepinac, un «equilibrista» político que pagó cárcel y arresto por sus simpatías con el fascismo croata antes del advenimiento del régimen comunista.

19. Mercado de Dolac. Es uno de los lugares más entrañables, alegres y festivos de la capital croata. Es un mercado tradicional de frutas y verduras frescas, en cuyos soportales y alrededores te podrás encontrar algunas tascas croatas con un indudable sabor local muy alejado de los circuitos turísticos y los lugares de diseño. Saborea una buena rakia (aguardiente) croata en uno de esos locales mientras disfrutaras de la vista de un ambiente auténtico y único. En ese mismo mercado, hay una escultura de una campesina croata en bronce que es un homenaje a las mujeres que trabajan en el campo.

20. Calle Radiceva. Es una de las calles más antiguas de la ciudad y es empinada, empedrada y bella, pudiendo ver en la misma algunos edificios interesantes del siglo XIX y algunas tiendas de artesanía, recuerdos y una escultura en bronce, casi al final de la misma, dedicada a San Jorge.

21. Puente Sangriento. Es una calle que tiene ese nombre pero que paradójicamente no tiene ningún puente, ya que fue demolido, pero al parecer el lugar fue escenario de numerosas luchas, reyertas y conflictos durante siglos y de ahí procede el nombre del lugar.

22. Calle Opaticka. Es otra de las calles míticas y más antiguas de Zagreb, muy conocida porque alberga grandes palacios y bellas casas, entre las que destacan con luz propia el imponente edificio que alberga el Instituto Croata de Historia, el gran palacete neoclásico de la familia Draskovic, el Museo de la Ciudad, alojado en el antiguo convento de las clarisas, y la Torre del Cura, construida en el siglo XIII como parte de las murallas y que hoy aloja un observatorio astronómico.

23. Paseo de Strossmayer. Es un paseo realmente campestre plagado de pequeños jardines, castaños, bancos para sentarnos un rato y descansar y, sobre todo, espléndidas vistas sobre la ciudad. Desde aquí podemos tomar el funicular citado antes pero de arriba a abajo.

24. Museo de Historia de Croacia. Se encuentra muy cerca del ya citado Paseo de Strossmayer y se aloja en el bello palacio de Vojkovic-Orsic-Kulmer-Rauch, habiendo sido fue construido en el siglo XVIII en estilo barroco. Tiene una colección permanente pero también tiene exposiciones de carácter temporal.

25. Calle de San Cirilio y Metodio. Esta calle dedicada a los dos santos eslavos del siglo IX tiene también algunos de los más bellos palacios de la ciudad y en sus alredores podremos ver el antiguo ayuntamiento -todavía en uso como asamblea municipal-, la Concatedral Greco-Católica dedicada a los santos que dan nombre a la calle, el Museo Naif y el algo surrealista Museo de las Relaciones Rotas, dedicado a aquellos que han fracasado en el amor.

26. Plaza de Katarina. Esta plaza toma su nombre de una de las iglesias que soprende por su indudable hermosura y su original arquitectura, que data del siglo XVI, y que fue restaurada después de un terremoto por Herman Bollé, arquitecto franco-alemán muy presente en muchos rincones de la capital croata.

27. Calle Tkalciceva. Es una de las zonas de «marcha» o de la «movida» croata más concurrida por las tardes y noches. Aparte de estar plagada de restaurantes, bares y locales de moda, sus casas son muy bellas y están pintadas en coloristas tonos muy al estilo de las que nos podríamos encontrar en otras capitales centroeuropeas.

28. Puerta de Piedra. Es un lugar de culto y devoción a una imagen de la Virgen María que se salvó del gran incendio de 1731, que devastó la ciudad, y desde entonces la puerta se convirtió en una improvisada capilla donde asisten los devotos a pedir favores, a rezar o simplemente a colocar algunas velas en honor a la misma. Lugar curioso y muy venerado por los creyentes croatas.

29. Mirador de Gradec. Si tienen tiempo, visiten la Galería Klovicevi, que se encuentra situada un antiguo convento jesuíta del siglo XVII, y detrás de la misma se encuentra el mirador de Gradec, otro lugar que ofrece una buena panorámica de la capital croata.

30. Cementerio de Migoroj. Lo más interesante de este cementerio es que en el mismo se alojan las tumbas de judíos, ortodoxos, católicos e incluso algunos masones y otros con la estrella roja, en lo que se supone será por su devoción a la causa comunista. Hay tumbas increíbles de matrimonios donde uno de los cónyuges lleva la estrella de David y el otro, sorprendentemente, la cruz católica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí