La ciudad de Taipei es considerada la capital de la República China fundada por Chiang Kai-shek, el líder nacionalista que huyó de la China continental cuando perdió la guerra contra los comunistas de Mao Tsé-tung, en 1949, con los que había luchado casi coordinadamente contra los japoneses entre 1939 y 1945. Sin embargo, para la República Popular China, la comunista para entendernos, la isla de Taiwan siempre fue la isla rebelde y nunca reconoció a este país como un Estado propiamente dicho. Hoy en día solamente una veintena de países del mundo reconocen a Taiwan como una nación soberana y mantienen relaciones diplomáticas con el ejecutivo de Taipei, hecho que implica por parte de la República Popular China no tener relaciones con esos países que optaron por ese reconocimiento a la que se llamó en tiempos como la «China nacionalista» la “provincia rebelde”. 

Pese a todo, las relaciones entre la denominada «provincia rebelde» por las autoridades chinas y China han mejorado mucho, hay vuelos regulares entre Taipei y varias ciudadanas chinas y el flujo de visitantes ha ido creciendo notablemente en los últimos años, tanto por razones económicas como turísticas. Taipei, una urbe de 2,6 millones de habitantes, fue fundada a finales del siglo XVII por la dinastía local de los Quing y es la ciudad más poblada de Taiwan. Por esta isla pasaron los conquistadores portugueses (isla Formosa la llamaron), españoles, franceses, holandeses y más tardíamente los japoneses (1895-1945) hasta que tras el desenlace de la guerra civil china, como ya se ha dicho antes, se instalaron los nacionalistas chinos del Kuomintang que lideraba Chiang Kai-shek a partir del año 1949. Casi dos millones de chinos llegaron desde el continente para instalarse en Taiwan y así comenzó el notable desarrollo social, económico, demográfico y cultural de una isla que hasta entonces era casi inhóspita y despoblada. Como fruto de la conquista japonesa y la herencia cultural china, hoy la ciudad es un híbrido entre las dos culturas y se puede decir que Taipei es la ciudad más japonesa de toda China, algo que se nota en su organización, limpieza planificación urbana y diseño ordenado. 

Hoy Taipei, capital de Taiwán, es una urbe moderna, desarrollada, con una buena red de transportes y unas infraestructuras de primera. Cuenta con buenos servicios educativos, una salud envidiable en el mundo, universidades que compiten en todos los ranking mundiales con las mejores de Estados Unidos y Europa, una gran vida comercial con tiendas de marcas de primera, una oferta cultural plural y vibrante y una óptima nómina de bares, restaurantes y hoteles, sobre todo situados en el populoso bario de Ximen, una zona del mundo que nunca duerme. Además, es una ciudad muy segura, tranquila, manejable, conectada con el mundo y con una buena red de comunicaciones bien para moverte por la ciudad o para viajar a otros lugares de la isla, ofreciéndote un sinfín de posibilidades y alternativas para tu viaje. A continuación, te señalamos los principales lugares que consideramos imprescindibles en tu visita a Taipei. 

1. Templo de Baoan. Es uno de los grandes templos de la capital de Taiwan y está muy cerca del conocido como Templo de Confucio. Data de 1804 y aunque no es de los más de los grandes, sí se puede decir que es los más bellos y coloristas; consta de tres partes o naves y ha sido remodelado varias veces a lo largo de su historia. Tiene una gran vida casi todo el día, por lo que visitarlo y conocerlo en profundidad no resulta nada fácil. El templo Baoan está dedicado al culto a Baosheng Dadi, «Gran emperador que protege la vida», y fue construido por inmigrantes de Tongan, Fujian, una provincia china. Al parecer, el nombre «Baoan» también significa en chino «Bendito Tongan».

 2. Templo de Confucio. Este uno de los lugares imprescindibles que no te debes perder en una visita a Taipei. Fue levantado durante la dinastía Quing, en 1879, y destruido durante la dominación japonesa, aunque más tarde, en 1930, fue reconstruido y vuelto a poner en funcionamiento. Hemos encontrado esta reseña que nos da algunas informaciones sobre el lugar: «El Templo de Confucio en Taipéi tomó como modelo el Templo de Confucio original en Qufu, China. Manteniendo el espíritu sobrio del confucianismo, el edificio es congruentemente austero. Los visitantes tampoco encontrarán los versos de dos líneas comunes en otros tipos de templos. Algunos dicen que esto se debe a que sería grosero exhibir los textos de otra persona en un templo dedicado al Sabio. Entre los templos de Confucio en Taiwán, el de Taipéi es el único adornado con aplicaciones de cerámica de estilo fujiano del sur». 

Templo Longshan, uno de los lugares de visita obligada en Taipei

3. Templo de Longshan. Este lugar, situado en el centro histórico de Taipei y muy cerca del mercado nocturno de Guangzhou, que también te recomendamos encarecidamente, es considerado uno de los objetivos turísticos más importantes de la ciudad de Taipei. Fue construido entre 1738 y 1740 por inmigrantes chinos procedentes de la provincia continental de Fujian y a lo largo de su historia ha sufrido numerosas inclemencias, tales como terremotos, tifones, incendios y hasta bombardeos en el año 1945 porque los aliados creían los japoneses guardaban en su interior armas y explosivos. Es un templo dedicado a las divinidades taoístas y budistas, como la mayor parte de los centros religiosos de Taipei. 

4. Palacio Presidencial. Alberga la oficina del presidente de la república de Taiwan y fue construido durante la ocupación japonesa, albergando este edificio la sede principal de la gobernación de Japón en la isla y las oficinas del gobernador. Más tarde, en 1950, el dictador Chiang Kai-shek (1948- 1975) instaló sus oficinas durante su largo periodo de gobierno y ahí han continuado hasta hoy para uso oficial de los presidentes de la república que se han sucedido desde entonces. Durante el día se pueden ver largas colas de visitantes que ordenadamente, como todo en Taipei, aguardan para la obligada visita.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí