La temporada de caza que comenzó en agosto del 2021 se ha saldado con 12 muertos y 40 heridos, sumando más de 70 incidentes graves vinculados a cazadores. De los 12 muertos, 10 eran cazadores, una persona muerta por un disparo mientras estaba en casa y una mujer fallecida a causa del ataque de perros de caza. De los 40 heridos, 35 son cazadores, los demás son personas que se encontraban haciendo senderismo y deporte (uno de ellos quedó tetrapléjico).

Se han notificado varios incidentes en los que los cazadores han disparado a casas, a vehículos, han agredido a ciudadanos, han amenazado e incluso han intentado atropellar a agentes de la Guardia Civil. Además de los millones de animales «que son acribillados por la caza cada año, esta temporada los cazadores han matado a tres vacas, a tres perros que paseaban con sus dueños, han disparado a un oso y por lo menos una vaca ha sido atacada por una rehala de perros de caza», denuncia la Plataforma No a la Caza.

Debido a la falta de estudios y datos oficiales sobre los muertos, heridos y accidentes vinculados a la actividad cinegética y «la carencia de rigor en los datos que difunde el Gobierno», este colectivo ha realizado un recopilatorio, desde agosto de 2021 a marzo de 2022, de noticias publicadas en medios durante estos 7 meses de temporada de caza.

«Sabiendo que los medios de información no pueden hacerse eco de todos los incidentes que ocurren y que no hemos incluido los crímenes y realizados delitos con armas de fuego utilizadas para la caza, como es el caso del menor que asesinó en Elche a toda su familia con la escopeta de caza de su padre y el no acceso a los informes de tráfico de la cantidad de accidentes generados por actividades cinegéticas por atropello de animales al huir de los disparos o de los perros de caza abandonados y perdidos. Las noticias que se han podido recopilar nos deja 72 incidentes graves», detallan desde la plataforma.

Falta de controles de alcoholemia y de drogas en acciones cinegéticas

Otra de las cuestiones que critican es «la gran facilidad y gratuidad para conseguir una licencia de caza, la cada vez más envejecida edad de los cazadores, exámenes psicotécnicos demasiado laxos como para permitir que una persona empuñe un arma, la falta de controles de alcoholemia y de drogas en acciones cinegéticas y el secuestro del campo por parte de los cazadores, hacen que la seguridad para disfrutar de la naturaleza cada vez sea menor para todos».

Por esta razón, instan al Gobierno y al Ministerio del Interior, responsable de la regulación de la tenencia de armas a tomar medidas urgentes para la seguridad de los millones de españoles «que salimos al campo a disfrutar de la naturaleza, sin temer por nuestras vidas, sin temer ser alcanzado por una bala o ser atacado por una jauría de perros de caza».

Medidas urgentes

Las medidas que solicita la plataforma figuran la ejecución de un estudio y estadísticas de accidentes provocados por cazadores; la consideración de los accidentes de tráfico provocados por animales, durante y tras jornadas cinegéticas, como accidentes provocados por los cazadores y gestores de cotos; controles de alcoholemia y estupefacientes periódicos en los cotos de caza; exámenes psicotécnicos más restrictivos y periódicos, y limitar la edad para cazar tanto a menores de edad como a mayores de 70 años.

Asimismo demandan aumentar la distancia de zonas de seguridad a viviendas, núcleos urbanos, carreteras y caminos; la retirada de la licencia de armas al que cause muerte o heridas a personas o animales no cinegéticos; la obligación de guardar las armas de caza en dependencias de la Guardia Civil; la retirada de las armas de personas fallecidas o que no renueven el permiso de armas; y la prohibición de acciones cinegéticas en montes públicos durante los fines de semana y festivos, que es cuando más afluencia hay de familias y visitantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí