Más de 170 organizaciones y ciudadanos solidarios de toda Europa han unido fuerzas para encabezar la iniciativa ciudadana europea «End The Cage Age» impulsada por Compassion in World Farming (CIWF). Su presentación tuvo lugar el 2 de octubre de 2020, pero la presión ejercida ante la Comisión Europea y el Parlamento Europeo para que apoyaran la eliminación gradual de todas las jaulas en la agricultura recibió entonces el apoyo de parte de los Comisarios y europarlamentarios. Tras un período de deliberación, el 30 de junio de 2021, la Comisión anunció que tiene la intención de presentar una propuesta legislativa a finales de 2023 para eliminar gradualmente y prohibir el uso de jaulas para gallinas, cerdas madres, terneros, conejos, patos, gansos y otros animales de granja, con la ambición de eliminar todas las jaulas para animales de granja en 2027. «De esta forma se liberarían 300 millones de animales, según Compassion in World Farming. Esta normativa asegurará también que todos los productos importados en la UE cumplan con los futuros estándares libres de jaulas y la implementación de sistemas de incentivos y apoyo financiero a los ganaderos europeos durante la transición a la ganadería sin jaulas.

Aunque la campaña ha conseguido 1.600.000 firmas contra las jaulas, la campaña «End The Cage Age» no ha terminado. Según explica la organización, «solo está evolucionando. Nuestra misión ahora es supervisar el proceso legislativo y asegurarnos de que la Comisión cumpla su palabra y cumpla su compromiso».

España, primer puesto en animales enjaulados

Tras el período de validación de firmas requerido, la ICE superó fácilmente 1 millón de firmas requeridas, con un total de 1.397. 113 firmas validadas en toda Europa y el umbral del número mínimo de firmas en 18 estados miembros de la UE, de los siete requeridos, entre ellos España, que ocupa el primer puesto en mayor número de animales enjaulados. Por especies, el 88% de las gallinas ponedoras, el 99% de los conejos, el 88% de las cerdas en jaulas de gestación y el 98% de las cerdas en jaulas parideras.

Los animales enjaulados en las granjas soportan un inmenso sufrimiento porque tienen severamente restringidos sus movimientos y se les impide desarrollar casi todos sus comportamientos naturales. Cientos de millones de animales en las granjas de toda la UE padecen esta pesadilla: cerdas obligadas a cuidar de sus lechones en jaulas; conejos y codornices soportando vidas enteras en jaulas estériles; terneros muy jóvenes confinados en corrales individuales; muchas gallinas están todavía enjauladas, y patos y gansos son enjaulados para ser alimentados forzosamente a fin de producir foie gras.

La ICE End The Cage Age es la sexta ICE que triunfa entre las 75 iniciativas registradas en los últimos ocho años. La tercera con el recuento de firmas más alto. Primera válida por el bienestar de los animales en las granjas que ha arrancado el compromiso de Comisión Europea.

Organizaciones agrarias en contra

La noticia, en cambio, no ha sido bien recibida por la Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, que agrupa de doce organizaciones de todo el territorio nacional. «Un grave contradicción respecto a los objetivos comunitarios actuales sobre alimentación y sostenibilidad. La eliminación de jaulas implicaría el encarecimiento del coste de producción y, por tanto, el del producto, lo que provocaría desigualdades para el consumidor a la hora de acceder a la alimentación. Además, insiste en que esta iniciativa pone de manifiesto una demostración del desconocimiento de la realidad económica y social de la producción ganadera en Europa», explican.

«El sistema propuesto tampoco podría ser aplicado por muchos ganaderos, afirman, por falta de superficie o de competitividad, entre otras razones, por lo que se produciría una pérdida muy importante de granjas, ubicadas por todo el territorio de la Unión y especialmente en las zonas rurales donde la agricultura y la ganadería son pilares de la economía»

Intereses comerciales de empresas importadoras

La organización considera «hipócrita» la posición del Parlamento Europeo, pues considera que la ICE End The Cage Age «ha sido aprobada intencionadamente a pesar de ser inviable de cara a su ratificación por parte de la Comisión Europea, ya que el contenido es contradictorio con la actual normativa». Cree también que la votación a favor de eliminar las jaulas no deja de ser «un apoyo a favor de intereses comerciales de empresas importadoras», y añade que “el Parlamento Europeo pide exigir que los productos importados de otras zonas del mundo garanticen que también se han producido en estas condiciones, pero oculta que la Organización Mundial de Comercio, de la que la UE forma parte, no admite ninguna barrera comercial basada en aspectos como este.”

Además, apunta que con la escasa rentabilidad de las granjas, «muchas apenas han terminado de amortizar mejoras en el bienestar animal». Por eso considera que exigir más al productor europeo sería simplemente inviable para muchas granjas y perderían competitividad contra las importaciones, lo que trasladaría la producción fuera de la UE y el efecto en la mejora del bienestar animal sería totalmente contrario al esperado, al trasladarse a zonas con menores exigencias que las que actualmente se dan en la UE.

Exigen criterios científicos

Por ello, la Unión de Uniones reclama que se aborde seriamente esta cuestión, con criterios científicos, desde todos los puntos de vista de bienestar y sanidad animal, de sostenibilidad, económico y social y de equilibrio territorial, entre otros. Al tiempo, recuerda que actual sistema de producción ganadera en la Unión Europea «cumple con normas de bienestar, sanidad y seguridad alimentaria basadas en el conocimiento científico, siendo las más estrictas de todo el mundo».

Los ganaderos se quejan de que ya han hecho un enorme esfuerzo asumiendo grandes inversiones ante nuevas exigencias en materia de bienestar animal. En este sentido, Unión de Uniones destaca que desde 2010 el porcentaje de gallinas ponedoras en jaulas en España se redujo del 95% al 76% y reclama que el proceso de conversión que propugna el Parlamento «no puede llevarse a cabo si el mercado no lo remunera, si no hay apoyos públicos a las inversiones que habría que realizar y si, además, no se impide, por los procedimientos que sean, la entrada de cualquier producto procedente de países terceros que esté obtenido en jaulas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí