Operación de retirada de los cadáveres de las gallinas afectadas por el brote de gripe aviar en una macrogranja avícola en Íscar, Valladolid. ©Pedro Armestre/Greenpeace

La plataforma vecinal contra la macrogranja de gallinas que Grupo RUJAMAR -empresa participada en 25% por Banco Santander-, pretende instalar en el municipio de San Clemente (Cuenca), considera «una irresponsabilidad por parte del gobierno de Castilla-La Mancha» continuar con los trámites para la construcción de la explotación de ganadería industrial de alta densidad animal, para un millón y medio de gallinas de puesta en suelo, ante la situación actual de expansión de gripe aviar H5N1 de alta patogenicidad entre aves que ya se saldó con el sacrificio de más de 130.000 gallinas de golpe en una sola instalación de Íscar (Valladolid). Pero esta no es la única preocupación de los vecinos, que han llegado a recoger 40.000 firmas en un mes para solicitar la paralización de los trámites.

La explotación se ubicaría en el paraje Hoya Cabrera cerca de zonas habitadas de Casas de Roldán, Casas de los Pinos, Los Estesos (Cuenca) y Ventas de Alcolea, pedanía de Villarrobledo, (Albacete). Por ello, la plataforma, respaldada por la Asociación Pueblos Vivos de Cuenca, expresa su disconformidad ante la moratoria contra las macrogranjas aprobada en enero «por no incluir la ganadería aviar». Achacan a una falta de escrúpulos construir «una instalación tan descomunal a menos de 500 metros del núcleo residencial conocido como El Ventorro y de las Casas de las Monjas, con viviendas habitadas, en algunos casos, por gente mayor, vulnerando así sus derechos básicos de bienestar, lo que es aún más preocupante», según explica Llanos Ortiz, portavoz de la plataforma.

Una alcaldesa socialista a la que todo le vale

A pesar de los intentos por conocer la posición del Ayuntamiento de San Clemente, su alcaldesa, Charo Sevillano, parece tragada por la tierra, salvo cuando en septiembre de 2021, en declaraciones a Radio Azul Cadena SER, se refirió a las casas más próximas al lugar elegido por la empresa para tirar de las orejas, con tono autoritario, a quienes se oponen: «No lo comparto. Y ellos no pueden hacer declaraciones, ni acusaciones -refiriéndose a la plataforma-. No permito, o sea, considero que no es oportuno, en cuanto a la ubicación de esa explotación avícola cerca de viviendas, cuando esta plataforma es de Villarrobledo, y teniendo ellos un gran problema. Sé que hay granjas de gallinas ponedoras, de conejos, de vacas en el interior del municipio. No en el extrarradio». Pero la realidad es tozuda y la plataforma en cuestión tiene su génesis en San Clemente y no en el pueblo de al lado.

Por lo demás, Sevillano se limitó entonces a defender los puestos de trabajo que generaría la explotación y a transmitir lo cómoda que se sentía con una macrogranja en su pueblo para ingente cantidad de gallinas. «En este caso Grupo RUJAMAR va cumpliendo toda la normativa sobre todo del impacto medioambiental, según resolución 5 de mayo de 2021 de la Dirección General de Economía Circular, con lo cual nuestro agradecimiento por elegir el municipio de San Clemente».

Aguas subterráneas sobreexplotadas

Los impactos que podría provocar la instalación y que no ve la alcaldesa de San Clemente, los describe Llanos Ortiz. «Las consecuencias negativas que una instalación de estas características puede generar en el entorno rural son numerosas. El desproporcionado tamaño de la instalación, proyectada para 1.020.000 gallinas de puesta y 360.000 pollitas de recría, supone una amenaza para la vida rural; con un enorme impacto medioambiental, social y contra la salud de las personas, además de que no vela, bajo ningún concepto, por el bienestar animal, contrariamente a lo que argumenta la promotora». Continúa explicando que la zona es agrícola, donde muchos de los cultivos dependen del riego que procede de aguas subterráneas. «Y de hecho, la masa de agua donde estaría ubicada la empresa, ya está declarada sobreexplotada».

Según el proyecto, se pretenden extraer 41.900 m3/año de agua de 3 sondeos existentes además de otra nueva concesión adicional solicitada, «lo cual contraviene el Plan Hidrológico del Guadiana, que impide concesiones de aguas subterráneas en zonas declaradas sobreexplotadas», como sería el caso de la masa de agua de Rus-Valdelobos donde se ubicaría.

Y luego, añadido a todo eso, a medio y largo plazo, también se teme «por la experiencia que nos cuentan otros municipios que ya disponen de macrogranjas de características similares, o incluso más pequeñas, las molestias que estas instalaciones generan en el día a día».

La percepción de que se carece de un plan de actuación concreto genera aún más desconfianza hacia la macrogranja por parte de vecinos y vecinas. «En el caso de producirse posibles brotes con potencial zoonótico en la instalación proyectada, el sacrificio de animales, la logística, pérdida económica, y los riesgos se multiplicarán por más de 10 con respecto a la explotación de Valladolid recientemente afectada», dice. «Grupo RUJAMAR divulga una imagen de empresa que es pionera en producción alternativa, ecológica, que vela por el bienestar animal. Sin embargo, nosotros vemos una enorme contradicción entre lo que la empresa dice y lo que propone. Aquí lo que está proponiendo es una explotación que, en cada nave, tendría cerca de 250.000 gallinas».

Piden un Plan Estratégico de Ganadería Intensiva

Por todo ello, la plataforma considera imperativo que se defina, regule y ejecute un Plan Estratégico de Ganadería Intensiva con normativas detalladas, rigurosas y acordes a la escala de las explotaciones y se valore el impacto ambiental acumulado de la ganadería intensiva en Castilla-La Mancha.

Destaca también, en relación a las propuestas en trámites existentes para otras macrogranjas, con evaluaciones de impacto ambiental ya admitidas, como es el caso de la explotación avícola de San Clemente, aprobada en 2019, que debería iniciarse el procedimiento de revisión de oficio de la Autorización Ambiental Integrada del proyecto para que se examine y actualice su plan de bioseguridad y prevención de riesgos biosanitarios, que consideran prácticamente inexistente, «ya que la pandemia actual por COVID-19 ha supuesto un antes y un después en nuestros riesgos frente a posibles zoonosis, lo que pone nuevamente en punto de mira el gran riesgo que supone este modelo de explotación aviar de gran escala».

La mayor macrogranja avícola de España

La superficie prevista para la explotación es de unos 38.800 m2. Será la macrogranja más grande de España. Contaría 5-7 naves según el proyecto de la promotora. Cinco naves de puesta de idénticas dimensiones (148 x 27 m. aprox.) más sus elementos estructurales y constructivos, con una superficie construida y ocupada de 4.259,58 m² por nave, mas dos naves (1 y 2), de recría, del mismo tamaño con unas dimensiones aproximadas de 148 x 24 m, más la zona auxiliar y superficie de silos, con una ocupación de 3.706,87 m² por nave.

Grupo RUJAMAR, Banco Santander y amigos

Según fuentes consultadas por SABEMOS, la promotora Grupo Avícola RUJAMAR a día de hoy pertenece en un 25% al Banco Santander. El acuerdo interno se habría producido el pasado verano y uno de los motivos por el que quedó paralizado todo el proyecto, en 2019, fue por cuestiones económicas, que se habrían reactivado ahora. El interés de Banco Santander por este proyecto es tal que Grupo Avícola RUJAMAR se ha convertido en la Pyme del Año 2021 en Cuenca, un galardón que otorgan curiosamente la Cámara de Comercio y Banco Santander.

Pero no sólo en el ámbito empresarial se amarran los grandes proyectos. También en la arena política. Grupo Avícola RUJAMAR tiene su sede en el municipio conquense de San Lorenzo de la Parrilla, con cuyo alcalde, Marino Martínez Guijarro, los responsables de la empresa guardarían una estrecha amistad. El primer edil es el hermano del vicepresidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, Jose Luis Martinez Guijarro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí