Una de las metas de la Comisión Europea es descarbonizar la industria apoyándose en las fortalezas existentes, como la energía eólica, la hidroeléctrica y los electrolizadores | Foto: PE

La Comisión Europea está trazando el camino para alcanzar el objetivo de hacer que la Unión Europea sea climáticamente neutra de aquí a 2050. Recomienda una reducción neta del 90% de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2040 en comparación con los niveles de 1990, lo que está en línea con el asesoramiento científico reciente y los compromisos de la UE en virtud del Acuerdo de París.

Ahora bien, para alcanzar este objetivo se deberán aplicar plenamente las leyes vigentes de la UE para reducir las emisiones en al menos un 55 % de aquí a 2030.

Será necesario necesario también descarbonizar la industria apoyándose en las fortalezas existentes, como la energía eólica, la hidroeléctrica y los electrolizadores. Para intensificar esta línea de trabajo, la Comisión ha presentado nuevas medidas para gestionar las emisiones de carbono por parte de la industria en la UE, que incluirán inversiones en tecnologías que puedan capturar y almacenar carbono, y reutilizarlo.

La fabricación nacional será clave en sectores en crecimiento como baterías, vehículos eléctricos, bombas de calor, células solares y otros.

Y todo ello para mantener la equidad, la solidaridad y las políticas sociales en el centro de la transición, «ayudando a los ciudadanos, regiones, empresas y trabajadores vulnerables a través de herramientas como el Fondo Social para el Clima y el Fondo de Transición Justa», como señala la Comisión Europea. Al tiempo, apunta que la consecución de estos objetivos no será posible si no se mantiene «un diálogo abierto con todos los interesados, incluidos los agricultores, las empresas, los interlocutores sociales y los ciudadanos».

En los últimos cinco años, el cambio climático ha causado daños económicos estimados en 170.000 millones de euros. Sus costos e impactos sobre los humanos son cada vez más grandes y visibles. Por ello, la Comisión es consciente de que «necesitamos actuar ahora para fortalecer la resiliencia de Europa frente a futuras crisis y ser menos dependientes de las importaciones de combustibles fósiles. Un objetivo climático para 2040 también ayudará a la industria, los inversores, los ciudadanos y los gobiernos europeos a tomar decisiones en esta década que mantendrán a la UE en el camino correcto para cumplir su objetivo de neutralidad climática en 2050″.

El objetivo se discutirá ahora con el Parlamento Europeo y los Estados miembros. La próxima Comisión presentará propuestas legislativas sobre esta base. La Ley Europea del Clima convierte en ley el objetivo establecido en el Pacto Verde Europeo para que la economía y la sociedad europeas alcancen la neutralidad climática de aquí a 2050. La ley establece el objetivo intermedio de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55 % de aquí a 2030, en comparación con niveles de 1990.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí