Macho de cernícalo primilla sobre un nidal de la colonia del silo de Baena, Córdoba

El balance de 2021 de la campaña para la recuperación del cernícalo primilla que GREFA desarrolla con el nombre de «Corredores para el primilla» ha arrojado los mejores resultados desde sus comienzos hace más de veinte años. Un total de 718 parejas de esta pequeña rapaz, que han sacado adelante más de 2.200 pollos, criaron en la pasada temporada reproductora en los silos, primillares y otros puntos donde GREFA ha instalado y mantiene gran cantidad de nidales para estas aves.

El cernícalo primilla es una rapaz migradora muy vinculada a nuestros pueblos y ciudades, donde instala sus colonias reproductoras, si bien por estas fechas está en sus cuarteles de invernada africanos. La próxima primavera estas aves volverán a nuestras latitudes, entre ellas las que ocupan año tras año las más de medio centenar de colonias creadas o ampliadas por GREFA desde los años noventa gracias a una serie de medidas, entre las que destacan la instalación de cientos de nidales y la reintroducción de pollos criados en cautividad.

Macrosilo de Trujillo, Cáceres. Una gran colonia de cernícalo primilla que en 2021 se estimó en 62 parejas

La mayoría de estas colonias se sitúa en azoteas y niveles superiores de los grandes silos agrícolas que aún existen, aunque la mayoría en desuso, en muchos puntos de España. Los silos con colonias de cernícalo primilla donde GREFA está trabajando se reparten por Castilla-La Mancha, Extremadura, Castilla y León, Andalucía y la Comunidad de Madrid. En menor medida, algunas de estas colonias están ubicadas en construcciones especialmente diseñadas para la nidificación del cernícalo primilla, denominadas «primillares», así como en otras edificaciones e infraestructuras en el medio rural.

Silos y otros puntos de actuación del proyecto «Corredores para el primilla» de GREFA. No se incluye la red de primillares creada por esta ONG en la Comunidad de Madrid

Resultados por comunidades autónomas

La principal colonia de cernícalo primilla asentada en los nidales colocados por GREFA, que es a su vez una de las mayores de Castilla-La Mancha, es la del silo de Villares del Saz, con 80 parejas y 291 pollos en 2021. Este silo es uno de los cinco en los que esta ONG actúa en la provincia de Cuenca; los otros están en las localidades de Tarancón (con dos silos), Saelices y La Almarcha. La suma de estas colonias conquenses ha dado como resultado 262 parejas y 909 pollos, lo que representa el 40% y el 36% respectivamente de toda la población de cernícalo primilla existente en las colonias mantenidas por GREFA.

Extremadura aporta 192 parejas y 523 pollos, repartidos en cinco silos, entre los que destacan dos en Trujillo con más de cien parejas en total. En Castilla y León se han contado 119 parejas y 351 pollos, la gran mayoría distribuidos en siete silos. Las 60 parejas y los 157 pollos censados en diferentes construcciones con nidales instalados por el equipo de GREFA que opera en Andalucía están todos ellos en la provincia de Córdoba: en el silo de Baena, en la Universidad de Córdoba y en las iglesias de varias localidades.

Varios pollos y un huevo de cernícalo primilla en el interior de un nidal colocado en un silo por GREFA.

Un caso especial es el de la Comunidad de Madrid, donde además del silo de Navalcarnero existen varios primillares con colonias mantenidas y seguidas por GREFA en los que en 2021 ha criado medio centenar de parejas de cernícalo primilla. Destaca el primillar existente en el término municipal de Pinto, que con 30 parejas se ha convertido hoy en día en la principal colonia de la especie en la Comunidad de Madrid. Las colonias madrileñas donde GREFA actúa representan más del 30% de la población regional de cernícalo primilla en una comunidad autónoma donde esta especie está declarada «En peligro de extinción».

La población española de cernícalo primilla ha sufrido una disminución alarmante en los últimos años, por factores como cambios en los usos de los suelos agrícolas, la utilización de pesticidas que acaban con los invertebrados y micromamíferos que son su presa básica y la falta de lugares adecuados para nidificar. «Tras muchos años trabajando con la especie, hemos comprobado que con colonias grandes y estables como las que estamos creando en silos y primillares conseguimos que aumente considerablemente el número de parejas y como consecuencia vuelen más pollos y regresen más ejemplares cada año», explica Ernesto Álvarez, presidente de GREFA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí