Los gases nocivos de metano contribuyen al cambio climático | Foto: Unsplash/Anne Nygård

El Secretario General de la ONU, António Guterres, ha enviado un mensaje contundente a la industria del petróleo y el gas, a raíz del compromiso hecho público el sábado por varias empresas petroleras y gasísticas de reducir las fugas de metano de sus oleoductos de aquí al año 2030.

Guterres ha afirmado que se trata de un «paso en la buena dirección», pero ha señalado que la promesa no aborda una cuestión fundamental: la eliminación de las emisiones derivadas del consumo de combustibles fósiles.

El metano, un potente gas de efecto invernadero

El metano (CH4) es un componente primario del gas natural y es responsable de aproximadamente un tercio del calentamiento planetario que vemos hoy en día. Tiene una vida corta, pero es más potente que el dióxido de carbono, que es el gas de efecto invernadero con más impacto en el cambio climático. Si no se toman medidas serias, se prevé que las emisiones antropogénicas mundiales de metano aumenten hasta un 13% de aquí a 2030.

Apodando a las compañías de petróleo y gas, los «gigantes detrás de la crisis climática», Guterres ha apuntado que el compromiso no proporcionaba claridad sobre el camino para llegar a las cero emisiones netas en 2050, que es «absolutamente esencial para garantizar la integridad».

Según Guterres, «la ciencia es clara: debemos eliminar gradualmente los combustibles fósiles en un plazo compatible con la limitación del calentamiento global a 1,5 grados», en referencia a uno de los objetivos clave establecidos por el histórico Acuerdo de París de 2015.

«No debe haber lugar para el lavado verde«, ha dicho, refiriéndose a los peligros que entraña la promoción del marketing ecológico engañoso y las falsas afirmaciones de sostenibilidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí