El mercado automotriz africano está dominado por vehículos usados, lo que allana el camino para que las empresas prosperen en el reciclaje de vehículos

El sector privado de África puede reforzar su agenda verde e impulsar un mayor PIB, mayores ingresos per cápita, crear decenas de millones de empleos y fomentar la colaboración entre gobiernos, empresas y comunidades locales, según elinforme «África Environment Outlook for Business publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). 

Mientras, 54 ministros africanos de medio ambiente se reúnen en Addis Abeba para la 19ª sesión de la Conferencia Ministerial Africana sobre Medio Ambiente (AMCEN), que ha recomendado a las empresas que adopten «un enfoque holístico basado en las ganancias, las personas, el planeta, la prosperidad, la paz y las asociaciones». 

Elizabeth Mrema, Directora Ejecutiva Adjunta del PNUMA, mantiene que “este  informe  muestra que los formuladores de políticas pueden crear un entorno propicio para las inversiones que aborden la triple crisis planetaria mediante la adopción de marcos regulatorios sólidos, la inversión en investigación, la innovación y la educación, así como la promoción de políticas públicas, asociaciones privadas y fomentar la colaboración entre gobiernos, empresas y comunidades locales”. 

El informe muestra una variedad de casos de éxito de empresas verdes en la actualidad, así como datos sobre el potencial de crecimiento en todos los sectores. 

Inversiones agrícolas y del sector privado en la naturaleza 

En materia de transición a una agricultura sostenible, el continente actualmente aporta alrededor del 17 por ciento del PIB del África subsahariana. Adoptar la agricultura orgánica, la agricultura de precisión y la agrosilvicultura son algunos de los enfoques que pueden mejorar la productividad y al mismo tiempo minimizar los impactos negativos en los ecosistemas y evitar la inseguridad alimentaria y la pérdida de biodiversidad. 

Las tecnologías digitales en la agroindustria ofrecen un mercado de 1 billón de dólares para alimentar a la creciente población del continente, que se estima alcanzará los 2.500 millones en 2050.  

La lucha contra la erosión del suelo puede generar beneficios netos en nutrientes (como nitrógeno, fósforo y potasio) por un valor de 62.400 millones de dólares anuales.  

Restaurar la naturaleza puede desbloquear un valor empresarial de 10 billones de dólares y crear 395 millones de puestos de trabajo para 2030. 

La economía azul y el ecoturismo

A través de la investigación, la innovación y la gestión de los ecosistemas acuáticos, la resiliencia de la economía azul (que se prevé generará 576 mil millones de dólares y 127 millones de empleos para 2063) debe mantenerse frente a la sobrepesca, la contaminación y el cambio climático.  

El turismo marino y costero presenta enormes oportunidades para el desarrollo sostenible en África, con un valor agregado potencial de más de 100 mil millones de dólares para 2030.

Oportunidades climáticamente inteligentes para una transición neta cero  

África puede ser pionera en soluciones de energía renovable, con abundantes recursos solares, eólicos, hidráulicos, de biomasa y geotérmicos que pueden contribuir a un aumento del 6,4 por ciento del PIB entre 2021 y 2050. La energía renovable oceánica es un vasto recurso sin explotar para África. con el potencial de generar entre el 100 y el 400 por ciento de la demanda energética mundial actual.  

Las empresas del sector de la eficiencia energética pueden ofrecer productos y servicios, como sistemas de iluminación, edificios inteligentes y procesos industriales eficientes.  

Un déficit anual de financiación climática de 213.400 millones de dólares ofrece a los inversores innovadores la oportunidad de generar impacto mediante el desarrollo de la resiliencia climática de África.  

Importantes reservas de minerales críticos como cobre, grafito, litio, molibdeno, níquel, zinc, bauxita, cobalto, manganeso y platino –manejadas responsablemente– hacen que África sea esencial para los vehículos eléctricos, la tecnología de células solares fotovoltaicas y las turbinas eólicas.  

La inversiones en fuentes limpias de energía para cocinar pueden sustentar 900 millones (lo que hoy resulta en problemas de salud y deforestación), y el mercado africano de iluminación LED puede casi duplicarse para 2028, alcanzando los 5,49 mil millones de dólares. 

Vías lucrativas para la circularidad 

Pero también se abren oportunidades para África a la hora de promover el saneamiento, abordar los residuos plásticos, la infraestructura de reciclaje, envases sostenibles, la recogida y la restauración de residuos electrónicos.  

En la industria agroalimentaria, las cadenas de suministro eficientes y la reducción del desperdicio de alimentos pueden mejorar la utilización de recursos y al mismo tiempo satisfacer la creciente demanda de alimentos.  

Las proteínas de origen vegetal y los sistemas de seguridad alimentaria pueden impulsar aún más el crecimiento y las prácticas sostenibles. 

La iniciativa SWITCH Africa Green y los programas SwitchMed, financiados por la Unión Europea, ejemplifican la viabilidad de recurrir a una economía circular y benefician a más de 3.000  MIPYMES  y ocho países del África subsahariana en agricultura, gestión integrada de residuos, manufactura y turismo.  

La Zona de Libre Comercio Continental Africana

El sector de la moda y los textiles, de rápido crecimiento en el África subsahariana, está valorado en aproximadamente 31 mil millones de dólares y presenta oportunidades como el abastecimiento de materiales sostenibles, el reciclaje, la fabricación ética, los modelos de alquiler y uso compartido, y la educación del consumidor.  

El mercado automotriz africano está dominado por vehículos usados, lo que allana el camino para que las empresas prosperen en el reciclaje de vehículos, la remanufactura, el reciclaje de baterías, las soluciones de movilidad compartida, los servicios de reparación y mantenimiento, la gestión de la cadena de suministro circular y la capacitación y el desarrollo de habilidades.  

Es necesario abordar el déficit de financiación de las tecnologías ambientalmente racionales (TEC). En 2020, solo 6.070 millones de dólares fluyeron hacia el continente en concepto de tecnologías ecológicamente racionales, mientras que el valor de la tecnología exportada a nivel mundial alcanzó los 1,17 billones de dólares. 

Una cartera de 360 ​​proyectos de infraestructura sostenible en curso por valor de 100 mil millones de dólares en sectores como la energía, tecnología de la información y las comunicaciones (TIC), logística, minería y construcción (a partir de 2022) y proyectos tentativos adicionales en los mismos sectores valorados en 257 mil millones de dólares, demuestra las diversas oportunidades de inversión del continente en la transición hacia cero emisiones netas.  

El mercado voluntario africano de carbono 

A pesar de su inmenso potencial, África utiliza sólo una fracción de su capacidad de créditos de carbono concentrada en sólo cinco países, debido a proyectos fragmentados, escasez de desarrolladores a gran escala, incertidumbres regulatorias, preocupaciones sobre la credibilidad de ciertos créditos y una distribución equitativa del valor.  

El potencial no aprovechado de África se estima en aproximadamente 2.400 toneladas métricas de CO2 equivalente (MtCO2e) por año. Podría lograr 400 MtCO2e adicionales al año, valoradas en alrededor de 7 mil millones de dólares al año para 2030.  

Así, la Iniciativa Africana del Mercado de Carbono (ACMI) y el Grupo de Trabajo para la Ampliación de los Mercados Voluntarios de Carbono (TSVCM) recomiendan acciones regionales y globales para escalar la oferta y la demanda de créditos de carbono de alta integridad.  

El informe señala desafíos únicos para muchas economías africanas, incluidas inversiones limitadas, capacidad institucional, escalabilidad, altos costos de transacción, transporte de efectos y acceso y asequibilidad de la electricidad. 

Para Rose Mwebaza, Directora del PNUMA y Representante Regional para África, el continenete «no sólo enfrenta desafíos increíbles en materia de cambio climático, pérdida de naturaleza y contaminación, sino que también tiene un panorama económico excepcionalmente dinámico, una demografía joven y oportunidades para la descarbonización, la transformación digital y para aprovechar un marco ambiental, social y de gobernanza (ESG) para la sostenibilidad en el sector empresarial”.

Con este nuevo informe, confiesa, «esperamos inspirar a los empresarios y empresas africanos, especialmente a los pioneros audaces, a participar en el crecimiento verde y contribuir a los objetivos de desarrollo sostenible». 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí