La historia se repite 25 años después de aquellos lamentables acontecimientos que dividieron literalmente en dos mitades a Nerva, un pequeño municipio de 5.000 habitantes enclavado en la cuenca minera onubense de Riotinto. La diferencia de entonces con ahora es que la inmensa mayoría de los vecinos está a favor del cierre del polémico vertedero de residuos tóxicos y peligrosos sin ningún atisbo de duda. Los nervenses han decidido aumentar las medidas de presión y bloquear la entrada del vertedero, ubicado a escasos 700 metros del pueblo, para impedir la entrada de los numerosos camiones que durante esta semana están llegando a destajo a estas instalaciones colmatadas un 300% desde hace años, según los ecologistas, para depositar los desechos procedentes de Montenegro, a más de 3.200 kilómetros de distancia, donde construirán un puerto deportivo de lujo con fondos de Emiratos Árabes Unidos. Este jueves a primera hora de la mañana ha llegado al puerto de Sevilla de un segundo buque de gran capacidad, el Dakota, con 7.500 toneladas de residuos muy peligrosos procedentes del país balcánico con destino a Nerva.

Tras la llegada masiva de 120.000 toneladas en total desde Montenegro a Nerva desde 2019 de forma escalonada, la comisión municipal para el cierre del vertedero, que agrupa a todas las formaciones políticas del municipio, asociaciones vecinales y grupos ecologistas, ha vuelto a reunirse este miércoles por la noche después de varios meses inactiva y ha concretado una batería de medidas para impulsar el cierre definitivo del vertedero. La más inmediata es incentivar la participación de la población, tanto de Nerva como de todos los municipios de la cuenca minera de Riotinto, para concentrarse este viernes 4 de febrero, a partir de las 17.30 horas, a las puertas del vertedero con el objetivo de impedir la entrada de los camiones con la basura procedente del país balcánico. Allí tienen previsto desplegar una gran pancarta de protesta y realizar un acto simbólico.

Precisamente un 4 de febrero de 1888 se produjo en el municipio cercano de Riotinto la considerada primera manifestación ecologista de la historia, conocida popularmente como ‘Año de los Tiros’, donde un numero indeterminado de vecinos (se eleva la cifra a 200 aproximadamente) fueron masacrados por las fuerzas del orden tras manifestarse para exigir, entre otras cosas, la supresión de las denominadas teleras, que desprendían a la atmósfera un venenoso e irrespirable humo sulfuroso.

Además de esta concentración a las puertas del vertedero en un día tan señalado para toda la cuenca minera, el alcalde de Nerva, el socialista José Antonio Ayala, convocará un pleno municipal extraordinario que se celebrará la próxima semana para solicitar a la Diputación Provincial de Huelva asesoramiento jurídico para iniciar el proceso de revocación de la Declaración de interés social y utilidad pública, aprobado en un pleno municipal extraordinario el 16 de septiembre de 1995, que originó en su día la autorización definitiva para la instalación del vertedero en 1998.

Esta semana, el puerto de Sevilla ha recibido dos barcos de gran capacidad cargados con 12.000 toneladas de residuos peligrosos procedentes del desmantelamiento de un antiguo astillero para convertirlo en un puerto deportivo de lujo. Los nervenses han dicho que hasta aquí ha llegado su paciencia, ante la pasividad con la que tanto Gobierno central como Junta de Andalucía han actuado tras dar luz verde al traslado de un total de 120.000 toneladas desde 2019 en varios envíos, después de que otro país, Ucrania, decidiera rechazar la carga al considerarla ilegal por no declarar correctamente los componentes reales de los residuos trasladados.

Toda la comarca en contra

Los alcaldes de la cuenca minera, todos del PSOE, se han unido en contra de la llegada masiva de esta basura procedente de un país extracomunitario y este pasado lunes el regidor de Nerva, José Antonio Ayala, y representantes de otras formaciones políticas y de asociaciones conservacionistas y vecinales se concentraron en la entrada del puerto de Sevilla para protestar por la llegada del cargamento de Montenegro y exigir el cierre definitivo del vertedero de Nerva, que según denuncian los ecologistas está colmatado un 300% desde hace años sin que la Junta de Andalucía, encargada de la gestión de este tipo de instalaciones, haya dado un paso adelante en este sentido.

Ecologistas en Acción estima que aproximadamente unos 500 camiones de gran tonelaje serán necesarios para trasladar las 12.000 toneladas procedentes de Montenegro entre los casi cien kilómetros que separan Sevilla y Nerva, que además deben atravesar un paraje natural especialmente protegido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí