El Programa de la ONU para el Medio Ambiente brinda apoyo para capacitar a jueces, policías y funcionarios aduaneros en el combate de estos delitos. Foto: UNEP

Antes de la reunión mundial de la ONU en el marco de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) que tendrá lugar en Panamá del 14 al 25 de noviembre, el Parlamento Europeo ha adoptado su posición sobre los objetivos estratégicos de la UE por 549 votos a favor, 28 en contra y 50 abstenciones. .

Los eurodiputados quieren ir más allá de reducir el comercio ilegal de especies de vida silvestre incluidas en la CITES y eliminarlo por completo, de modo que para 2025 solo haya comercio legal y sostenible de fauna y flora silvestres. Esto es necesario, dicen los eurodiputados, «debido a la amenaza que representa el comercio de vida silvestre para animales y especies individuales, y para la salud humana y animal y el medio ambiente. La pandemia ha puesto de relieve el riesgo de transmisión de enfermedades zoonóticas de animales a humanos, que está relacionado con el comercio mundial de vida silvestre». Los eurodiputados enfatizan el importante papel que debe desempeñar CITES en la prevención de futuras pandemias, como regulador mundial del comercio de vida silvestre.

El Parlamento también ha expresado su preocupación por el crecimiento del mercado de mascotas exóticas y la gama de especies afectadas que se comercializan tanto en la UE como a nivel internacional.

La resolución insta a todos los países a mejorar significativamente la aplicación de la Convención de la ONU, ya que actualmente las prohibiciones y restricciones al comercio de especies protegidas son inadecuadas debido a la falta de recursos. Para combatir con éxito la participación de grupos delictivos organizados, los eurodiputados sostienen que «los delitos transnacionales contra la vida silvestre deben reconocerse como delitos organizados graves en virtud de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional».

Reforzar el papel de la UE en la lucha contra el tráfico de vida silvestre

El Parlamento pide a la UE que revise y amplíe la legislación existente que regula el comercio de vida silvestre «para que sea ilegal importar, exportar, vender, adquirir o comprar animales o plantas silvestres que se toman, poseen, transportan o venden en violación de la ley del país de origen o tránsito». También quieren sanciones disuasorias, en casos de incumplimiento, medidas urgentes para prohibir la importación de trofeos de caza de especies incluidas en la CITES y la creación de una lista científica aprobada en toda la UE de animales permitidos como mascotas. «Solo los animales cuyo comercio no cause daño a las poblaciones silvestres y a la biodiversidad europea deben estar en la lista».

Los eurodiputados dan la bienvenida al compromiso renovado con el Plan de Acción de la UE contra el Tráfico de Vida Silvestre, pero enfatizan en «la necesidad de una financiación adecuada y objetivos y acciones claros e implementables, así como un mecanismo de seguimiento y evaluación». También subrayan la necesidad de abordar tanto el comercio en línea como fuera de línea en el Plan de Acción revisado.

Las cifras del negocio

Según datos recogidos por el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (UNEP), la demanda de productos derivados de la vida silvestre genera hasta 23.000 mil millones de dólares anuales. Aproximadamente 20.000 elefantes son cazados cada año en África. Y se cree que hay más tigres en instalaciones de cría en cautiverio en toda Asia que en la misma naturaleza, donde se estima quedan sólo 3.800 ejemplares.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí