Ceremonia de apertura de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Océanos 2022 en Lisboa (Portugal). Foto: ONU/Eskinder Debebe

Durante su intervención en la inauguración de la Conferencia de Naciones Unidas sobre los Océanos, el Secretario General, António Guterres, propuso cuatro recomendaciones para garantizar que se invierta la tendencia de degradación de los océanos.

Destacó que el océano nos une a todos y dijo que «no hemos valorado suficiente los océanos, que ahora nos enfrentamos a una emergencia oceánica y que el rumbo de la marea debe cambiar. «Nuestro fracaso en la protección de los océanos tendrá un efecto dominó en toda la Agenda 2030».

Mares sanos para un futuro común

En la anterior Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Océanos, celebrada hace cinco años en Nueva York, los delegados pidieron que se revirtiera el deterioro de la salud de los océanos. Desde entonces, se han han dado algunos pasos, sostuvo el Secretario General, aludiendo a la negociación de nuevos tratados «para hacer frente a la crisis mundial de los residuos plásticos que ahogan los océanos, y a los avances científicos, en línea con el Decenio de las Naciones Unidas de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible (2021-2030)».

Invertir en economías sostenibles

Guterres instó a las partes interesadas a invertir en economías oceánicas sostenibles para la alimentación, energía renovable y medios de subsistencia, a través de la financiación a largo plazo, recordando que de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el número 14 ha recibido el menor apoyo de todos.

«La gestión sostenible de los océanos podría ayudar a que el océano produjera hasta seis veces más alimentos y generara 40 veces más energía renovable que en la actualidad», afirmó Guterres.

Replicar el éxito de los océanos

En segundo lugar, continuó, «el océano debe convertirse en un modelo de cómo podemos gestionar los bienes comunes globales para el bien de todos; y esto significa prevenir y reducir la contaminación marina de todo tipo, tanto de fuentes terrestres como marinas». Esto implica incrementar las medidas eficaces de conservación por zonas y la gestión integrada de las zonas costeras.


Una colonia de coral cuerno de alce, una especie de acropora casi extinta en el Caribe. Foto: Ocean Image Bank/Philip Hamilton/ONU

Proteger a las personas

El líder de la ONU también solicitó una mayor protección de los océanos y de las personas cuyas vidas y medios de subsistencia dependen de ellos, abordando el cambio climático e invirtiendo en infraestructuras costeras resistentes al clima.

«El sector del transporte marítimo debería comprometerse a no producir emisiones netas para 2050, y presentar planes creíbles para cumplir estos compromisos. También deberíamos invertir más en la restauración y conservación de los ecosistemas costeros, como los manglares, los humedales y los arrecifes de coral», subrayó Guterres.

Invitó a todos los Estados miembros a unirse a la iniciativa lanzada recientemente para alcanzar el objetivo de una cobertura total del sistema de alerta temprana en los próximos cinco años, ya que esto ayudaría a llegar a las comunidades costeras y a aquellos cuyos medios de subsistencia dependen de las medidas de protección de alerta temprana en el mar.

Más ciencia e innovación

Por último, Guterres enfatizó en la necesidad de más ciencia e innovación para avanzar hacia lo que denominó un «nuevo capítulo de la acción mundial sobre los océanos«.

«Invito a todos a unirse al objetivo de cartografiar el 80% de los fondos marinos para 2030. Animo al sector privado a unirse a las asociaciones que apoyan la investigación y la gestión sostenible de los océanos. E insto a los gobiernos a ser más ambiciosos de cara a la recuperación de la salud de los océanos».

Para terminar su intervención, Guterres se refirió al proverbio swahili: Bahari itatufikisha popote, que quiere decir «el océano nos lleva a cualquier parte», e hizo un llamamiento a todas las personas para que se comprometan con la acción oceánica.

Por su parte, el presidente de la Asamblea General de la ONU, Abdulla Shahid, señaló que el océano nos conecta a todos, y que la Conferencia es el lugar perfecto para demostrar los compromisos mundiales. Como maldivo —dijo— «soy un hijo del océano, pero más allá de los que miramos el horizonte azul cada día, toda la humanidad depende del océano para la mitad del oxígeno que respiramos. Por eso, aprovechemos esta semana para defender un recurso que nos ha mantenido a lo largo de toda nuestra existencia».

Está previsto que el viernes se apruebe la declaración titulada «Nuestro océano, nuestro futuro: llamamiento a la acción».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí