Según la Organización Mundial de la Salud, toda la población en todos los rincones tiene necesidades sanitarias extremas. Foto: OMS

Médicos y personal sanitario que trabajan en Gaza están aterrados por las enfermedades que se empiezan a presentan en ese territorio y por la forma en que eso «devastará a los niños, cuyo sistema inmunológico se encuentra muy debilitado por la falta de alimentos», según ha informado Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

En declaraciones a la prensa desde el sur de Gaza, el portavoz de UNICEF, James Elder, citó a un médico del hospital Al-Shifa de la ciudad de Gaza, que le explicó que las amenazas a la salud de los niños «proceden en gran medida del aire y, en este momento, del terreno en forma de diarrea e infecciones respiratorias».

Mientras continúan las negociaciones para la liberación de más rehenes a cambio de una prolongación de la pausa en las hostilidades, UNICEF ha expresado su consternación por la gran cantidad de jóvenes luchando por sus vidas, «con horrendas heridas de guerra, tirados en colchones improvisados en estacionamientos, en jardines, en todas partes. Los médicos tienen que tomar decisiones horrendas y darle prioridad a unos sobre otros”.

Necesidades de salud agudas

En la misma línea se expresa la Organización Mundial de la Salud (OMS) que ha señalado que una evaluación realizada al comienzo de la tregua, el 24 de noviembre, en el norte del territorio palestino asediado mostró que “toda la población en todos los rincones tiene necesidades sanitarias extremas”. 

Su portavoz, Margaret Harris, ha manifestado que esto se debe «a que la gente se está muriendo de hambre, a que le falta agua potable y está hacinada… si alguien está enfermo, si un niño tiene diarrea, si alguien tiene una infección respiratoria, no recibirá ninguna ayuda».

Urge llevar más combustible al norte

Las agencia de la ONU ha señalado que, entre las necesidades más urgentes, se busca la forma de llevar combustible al norte de Gaza para que los hospitales puedan funcionar, para que haya agua potable y para mantener otras infraestructuras civiles críticas.

La Oficina de Asuntos Humanitarios (OCHA) ha indicado que las entregas de suministros de socorro se han acelerado en el sur de Gaza, donde ha buscado refugio la mayor parte de los 1,7 millones de desplazados. 

«Los proveedores de servicios clave, incluidos hospitales, instalaciones de agua y saneamiento y refugios, han seguido recibiendo combustible diariamente para operar los generadores«, apunta la OCHA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí