Ahora deben comenzar las negociaciones con los gobiernos de la UE, que ya han fijado su propia posición, sobre la formulación final de la legislación. Foto: PE

El 14 de febrero de 2023, la Comisión presentó una propuesta legislativa para establecer normas sobre CO2 para los vehículos pesados a partir de 2030, a fin de contribuir a alcanzar el objetivo de neutralidad climática de la UE de aquí a 2050 y reducir la demanda de combustibles fósiles importados. Los vehículos pesados, como los camiones, los autobuses urbanos y los autobuses de larga distancia, son responsables de más del 25 % de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) del transporte por carretera en la UE y representan más del 6 % del total de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE.

Al adoptar este informe, el Parlamento Europeo responde a las expectativas de los ciudadanos de luchar contra la contaminación y promover la compra de vehículos eléctricos y las inversiones en el desarrollo de otras tecnologías no contaminantes, tal como se expresa en las propuestas 2, apartados 2 y 3, de las conclusiones de la Conferencia sobre el Futuro de Europa.

Los eurodiputados están listos para negociar con los Estados miembros nuevas medidas para reducir las emisiones de CO2 de los vehículos pesados nuevos (autobuses, camiones y remolques). Además, quieren objetivos firmes de reducción de las emisiones de CO2 para camiones medianos y pesados, incluidos los vehículos profesionales (como camiones de basura, volquetes y hormigoneras) y autobuses. Los objetivos serían del 45 % para el período 2030-2034, del 65 % para 2035-2039 y del 90 % a partir de 2040.

Están de acuerdo con la propuesta de la Comisión de permitir exclusivamente el registro de autobuses urbanos nuevos de cero emisiones a partir de 2030 y proponen una exención temporal (hasta 2035) para los autobuses urbanos alimentados por biometano, bajo estrictas condiciones.

«La transición hacia camiones y autobuses de cero emisiones no sólo es clave para cumplir nuestros objetivos climáticos, sino también un elemento crucial para un aire más limpio en nuestras ciudades. Estamos aportando claridad a una de las principales industrias manufactureras de Europa, además de incentivos a la inversión en electrificación e hidrógeno. Nos basamos en la propuesta de la Comisión y adaptamos varios objetivos y umbrales a las circunstancias reales, ya que la transición avanza más rápido de lo esperado», ha afirmado Bas Eickhout (Verdes/ALE, Países Bajos).

Ahora deben comenzar las negociaciones con los gobiernos de la UE, que ya han fijado su propia posición, sobre la formulación final de la legislación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí