María Costa Cifuentes, presidenta de Mujeres Rurales de Totana, junto a Tomás Sánchez Mateo, vicepresidente de la Agrupación Rural de Regantes «El Raiguero»

El incidente en cuestión estuvo acompañado de un forcejeo, como recoge un video que rápidamente se convirtió en viral por lo que denunciaban sus imágenes: una especie de lucha entre David y Goliat en plena huerta murciana

Tras ese episodio, habla, por primera vez, María Costa Cifuentes, presidenta de la Agrupación Rural de Regantes «El Raiguero» y del colectivo Mujeres Rurales de Totana. El hastío marca sus palabras, pero a medida que entabla conversión se vislumbra un rayo de esperanza para los pequeños agricultores de la región. Parece que no todo está perdido y surge entonces una de las voces más críticas hacia las organizaciones agrarias y el presunto trato de favor que estarían recibiendo grandes empresarios hortofrutícolas por parte del Gobierno de Murcia.

«¿Por qué atacan a mi vicepresidente y compañeros? Les atacan porque ya hay gente que les escucha. ¿Usted cree que, a tres presidentes de tres organizaciones agrarias, en una movilización por los agricultores, se les oye decir: ¡fuera!¡fuera!? ¿Se da cuenta como aquí nadie está por los pequeños agricultores? Así las gastan aquí. Y cuando les han preguntado han dicho que como la manifestación la pagaban ellos, nosotros teníamos que ir detrás. Y no, nosotros no podemos ir detrás, porque estos señores no nos representan. Por eso, vamos delante. Y en Madrid, el día 20 iremos delante”, advierte Costa.

Punto de partida

A continuación explica que, desde ambos colectivos, comenzaron a denunciar a los grandes productores porque habían procedido a plantar arbolado. «La Ley de Aguas dice que quienes primero tienen derecho ante la escasez somos las personas, los animales y los árboles. Por tanto, si no tenemos agua no hay que poner más arbolado, ni hay que seguir poniendo más parras, por favor», clama.     

Mantiene que el asunto del agua es vital. «Nosotros fuimos hace dos años a ver los pueblos ribereños del Tajo. Salimos a nivel nacional en televisión, y Murcia no se hizo eco. ¿Sabe por qué? Porque éramos los pequeños agricultores quienes queríamos escuchar qué les estaba pasando a los pueblos ribereños. Esto nos dice que las mujeres y los hombres rurales de Murcia, los agricultores independientes necesitamos tener voz en las mesas de negociaciones. Esa voz no se nos da porque el presidente de PROEXPORT es más grande que nosotros. Ellos son ricos. Se trata de un grupo exportador que aglutina a varias cooperativas. Hay agricultores que van allí, y nos cuentan que les dicen el precio que tienen que poner al brócoli. Ellos además son los dirigentes de las comunidades de regantes. ¿Quién marca el precio del agua? Ellos. Nosotros tenemos que pagar el agua desalada a 0,83 céntimos. Si tengo que pagar esto, más la elevación que nos sale a 1 euro y a mi cultivar un brócoli me cuesta 50 céntimos, ¿dónde está mi ganancia?«, se pregunta.

Brócoli, alcachofa y coliflor son algunos de los productos cultivados por los regantes de la agrupación «El Raiguero» y las Mujeres Rurales. «Cultivamos aquello que menos agua necesita», explica. 

PROEXPORT es la Asociación de Productores-Exportadores de Frutas y Hortalizas de la Región de Murcia. Sus empresas -asegura en su web- «son líderes de un sector que mueve el 20% de las exportaciones nacionales de frutas y verduras, dan empleo directo a más de 28.000 trabajadores, comercializando cerca de un millón de toneladas de distintas frutas y hortalizas». Además, PROEXPORT concentra más del 70% del total de la producción y exportación regional de estos productos.

El trasvase Tajo-Segura es una tapadera

En cuanto a la función que desempeña el trasvase Tajo-Segura, Costa plantea una cuestión: «Usted no se ha preguntado nunca por qué, cuando se cerró el trasvase 11 meses, no había manifestaciones y no se secó nada. Si nosotros dependemos tanto del trasvase, ¿por qué no se secó nada? Porque el trasvase es una tapadera utilizada a nivel político como un escudo para enfrentar a comunidades y comunidades de regantes. Supuestamente se hubiese secado Murcia. Yo le puedo demostrar que creció. Y de la misma forma puedo demostrar con papeles que hace tres años, en cierto lugar, había una casa y hoy hay un parral. De un rico, claro. Si lo hago yo, ya estaba en la cárcel de Sangonera», denuncia.        

Coches de 200.000 euros en una manifestación

María Costa Cifuentes lamenta que estos episodios no los conozcan los ministros, «porque ellos no visitan a un agricultor de verdad. Ellos ven al señorito. Gente que es capaz de ir a una manifestación ¡con coches de 200.000 euros!. Aquí mandan unas cuantas empresas en todo Murcia, ¡y punto pelota!. Y no quieren que nadie tenga voz. Ellos pueden dar un telefonazo, y un rico en Murcia tiene media consejería a su servicio y medio gobierno regional a sus pies. Y escríbalo así. Nosotros llevamos 5 años para que nos reciba el presidente de la comunidad autónoma, ¡qué es un niñato que no sabe ni dónde tiene la mano derecha! ¡Puede ponerlo también! ¡Fíjese el miedo que tengo! Tengo un tumor en la pierna y el miedo lo gasto en otras cosas».

La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) tampoco sale bien parada de las criticas de los regantes. «¿Qué hacen las grandes empresas agrarias con la UPA manifestándose en la misma pancarta? ¿A quién está defendiendo la UPA? ¿Por qué tiene que ponerse un cordón sanitario? Pues para que María Costa no se meta y les diga lo sinvergüenzas que son y la cara dura que tienen. 41 personas hemos conseguido que los grandes de Murcia nos tengan miedo, porque tenemos poco que perder y muchísimo que ganar». 

Se quejan, asimismo, que ante la llegada de fondos europeos, las organizaciones agrarias no avisen a sus representados. «Y luego les consiguen fondos a gente que no le hace falta, que son empresas grandes. Les damos igual».     

Romper con la corrupción

El precio de origen de los productos es una de las cuestiones que preocupa a los colectivos de regantes. Por ejemplo, denuncian las ventas a pérdidas «que nosotros no podemos realizar, y se está vendiendo a pérdidas, diga lo que diga el Gobierno. Yo no sé aquí quien tiene que intervenir, pero esa práctica todavía existe. Aquí tiene que haber un precio mínimo que beneficie al agricultor», reclama. A ello se une también la especulación de la tierra y el propio recurso hídrico.

Ante estos y otros problemas que afectan a los pequeños agricultores de Murcia, la Agrupación Rural de Regantes «El Raiguero» y del colectivo Mujeres Rurales de Totana solicitan «oficinas del ministerio en las pedanías para resolver los problemas del mundo rural. Y no tener que pasar por mil sitios y encontrarte con señores que son los que hacen que tus papeles vayan a la Administración a cambio de dinero. Eso se llama un conseguidor. Qué la palabra corrupción está sonando en su cabeza, pues sí. Aquí los políticos saben perfectamente lo que está pasando».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí