El calentamiento global está derritiendo el Ártico y el gobierno de EE.UU. no pierde oportunidad. Por eso ha dado un paso adelante para establecer una nueva estrategia que prevé intensificar la competencia internacional en la zona. La apertura de áreas antes cerradas al transporte marítimo brindará nuevas oportunidades para que países como Estados Unidos, Rusia y China compitan por recursos e influencia en la región.

La invasión de Ucrania por parte de Rusia, que tiene la costa ártica más vasta del mundo, ha llevado a grandes tensiones entre Washington y Moscú, pues «el Ártico, hogar de cuatro millones de personas, tiene importantes recursos naturales y ecosistemas únicos y está experimentando una transformación fenomenal», indica el documento.

La estrategia aborda aspectos como la seguridad, el cambio climático y la protección ambiental o el desarrollo económico sostenible y la cooperación internacional. Y para eso, el argumentario de EE.UU. no varia en exceso: «Nuestra primera prioridad es proteger al pueblo estadounidense, así como nuestro territorio y nuestros derechos soberanos».

Mejorar capacidades militares y civiles en el Ártico

Mientras Suecia y Finlandia esperan su incorporación a la OTAN, la Administración Biden sostiene, en el marco de la estrategia, «estamos decididos a garantizar la seguridad de nuestros aliados y apoyar a nuestros socios en la región». Así, Washington «mejorará sus capacidades militares y civiles en el Ártico para disuadir amenazas y anticipar, prevenir y responder a accidentes provocados por el hombre».

La declaración de buenos propósitos incluye la ayuda a Alaska para fortalecer su resiliencia y adaptación, y el cumplimiento con las iniciativas internacionales destinadas a reducir las emisiones en el Ártico. Dice el Gobierno de EE.UU que quiere impulsar el crecimiento en la región y «mejorar los medios de vida, especialmente para las comunidades indígenas».

Claro que, la guerra de Rusia en Ucrania ha hecho que esta cooperación en el Ártico sea casi imposible con Moscú, señala la estrategia estadounidense. Además, el último documento que explica la estrategia ártica de EE.UU. fue redactado hace casi 10 años. En todo este tiempo se ha generado una competencia estratégica con Rusia y China. Mientras, EE.UU. busca una posición para competir de manera efectiva aprovechando las tensiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí