Las mujeres y las niñas quienes siguen conformando la mayoría abrumadora de las víctimas | Foto: UE

Los negociadores del Parlamento y del Consejo han llegado a un acuerdo provisional para revisar las normas sobre prevención y lucha contra la trata de personas que ampliará el alcance de la directiva actual para incluir el matrimonio forzado, la adopción ilegal, la explotación de la gestación subrogada y un mejor apoyo a las víctimas.

También quiere asegurarse de que las autoridades de lucha contra la trata y de asilo coordinen sus actividades para que las víctimas de la trata, que también necesitan protección internacional, reciban apoyo y protección adecuados y que se respete su derecho al asilo.

Así, se tipificará como delito el uso de servicios prestados por una víctima de un delito relacionado con la trata de seres humanos, cuando el usuario sabe que la víctima es explotada, para reducir la demanda que impulsa la explotación.

El acuerdo prevé introducir sanciones para las empresas condenadas por trata, incluida su exclusión de los procesos de licitación y del reembolso de ayudas o subvenciones públicas; garantizar que los fiscales puedan optar por no procesar a las víctimas por actos delictivos que fueron coaccionados a cometer, y que reciban apoyo independientemente de si cooperan o no en las investigaciones; garantizar el apoyo a las víctimas utilizando un enfoque que tenga en cuenta el género, la discapacidad y los niños y basándose en un enfoque interseccional; garantizar los derechos de las personas con discapacidad y un apoyo adecuado, incluido el nombramiento de tutores o representantes, a los niños no acompañados, y permitir a los jueces considerar la difusión no consentida de imágenes o vídeos sexuales como una circunstancia agravante a la hora de dictar sentencia.

La principal eurodiputada española por La Izquierda de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género, Eugenia Rodríguez Palop, ha afirmado que «como Parlamento teníamos una posición ambiciosa y el Consejo se ha mostrado abierto al diálogo, con el empujón inicial de la Presidencia española. Todos tuvimos que ceder, pero el resultado es bueno. Hemos introducido, entre otras cosas, la explotación de la gestación subrogada, mejorado la prevención, fortalecido la investigación y los procesamientos, así como la coordinación y el seguimiento, e incluido medidas para proteger, asistir y apoyar mejor a todas las víctimas. Hoy estamos un poco más cerca de poner fin a esta forma de barbarie”.

A juicio de Malin Björk de La Izquierda por Suecia, eurodiputada principal de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior, el acuerdo alcanzado «Fortalece la protección de las víctimas de la trata, con especial atención a las víctimas más vulnerables, incluidas las personas que necesitan protección internacional, las mujeres, las niñas y los niños. Requiere que los Estados miembros intensifiquen su respuesta a la trata de seres humanos, incluido el mandato de coordinadores nacionales contra la trata. Hemos acordado abordar la explotación de las víctimas de la trata en sus formas más obvias. Aunque me hubiera gustado tener una prohibición más amplia de la explotación, incluida la explotación sexual, esto ya supone una mejora con respecto a la legislación actual. Nunca estará bien aprovecharse de las víctimas de la trata”.

La trata de seres humanos es a menudo una realidad invisible. Las cifras disponibles sólo representan una parte de lo que se conoce. Informes recientes señalan que son las mujeres y las niñas quienes siguen conformando la mayoría abrumadora de las víctimas (el 66 % y el 13 %, respectivamente), según la UE. Las cifras son mucho más elevadas en los casos de explotación sexual: el 98 % de las víctimas son mujeres y niñas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí