El presidente Luis Abinader durante su discurso en la III Cumbre UE-CELAC

La III Cumbre UE-CELAC terminó y República Dominicana, representada por el presidente Luis Abinader, ha tenido un protagonismo que, antes de agosto de 2020, jamás tuvo en toda su historia en este tipo de foros multilaterales.

Abinader mostró ante las potencias europeas y latinoamericanas que su visión del gobernante está focalizada en solucionar las problemáticas de toda la ciudadanía, priorizando las necesidades de los más vulnerables, es decir, intentando equilibrar más la balanza de una sociedad en la que la desigualdad se ha convertido en sistémica.

Por eso, durante su discurso en la Cumbre, Abinader fue contundente al afirmar que había que abordar juntos los desafíos de la pobreza persistente y la desigualdad. Además, señaló que había que tomar medidas que fomenten el empoderamiento económico y político de las mujeres.

En ambos sentidos, el presidente dominicano reiteró que se debe prestar especial atención a la participación y contribución de las mujeres al desarrollo económico, así como a la participación de los sectores más desfavorecidos.

La frase que enmarcaba todo ese discurso fue «Nadie puede quedar al margen». Estas palabras resumen a la perfección, no sólo el cambio que se ha implementado en República Dominicana, sino la estrategia internacional de Abinader en la que postula que los beneficios deben repercutir a todos, focalizando la acción de gobierno hacia los más vulnerables.

Dentro de ese hilo argumental, el presidente dominicano, ante los líderes de las potencias europeas y latinoamericanas, no dudó en llevar los grandes acuerdos de los organismos multilaterales hacia un modelo en el que se tuvieran muy en cuenta las necesidades reales de toda la ciudadanía.

Por esa razón, afirmó que se estaba ante una gran oportunidad para abordar de manera abierta temas de finanzas para el desarrollo, reestructuración de la deuda y previsión de liquidez para detener la crisis de la deuda. Abinader defendió que tanto la Unión Europea como la CELAC deben trabajar juntas por un crecimiento sostenible e inclusive, que promueva la igualdad y cohesión social.

«Somos socios comerciales y de inversión, y nuestras acciones conjuntas ya cubren una amplia gama de prioridades como la transición verde y digital justa, la economía sostenible e inclusiva y el desarrollo humano, incluidas la salud y la educación, así como la investigación, innovación y desarrollo», expuso Abinader.

El presidente dominicano recordó a sus homólogos europeos y latinoamericanos que ambas regiones están conectadas por una de las redes más importantes de acuerdos comerciales, de asociaciones bilaterales y regionales del mundo, «acuerdos que son un motor clave para el crecimiento y generación de empleos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí