El Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas declaró el pasado 8 de octubre que un medio ambiente limpio, saludable y sostenible es un derecho humano y exhortó a todos los Estados a trabajar juntos, en conjunto con otros actores, para implementarlo. Esos otros actores son, principalmente, las empresas de combustibles fósiles y, sobre todo, los grandes bancos que financian o invierten en sus proyectos.

La resolución que estableció esta garantía fue aprobada con 43 votos de apoyo y cuatro abstenciones: Rusia, China, India y Japón. Costa Rica, Maldivas, Marruecos, Eslovenia y Suiza auspiciaron el texto.

El Consejo también estableció, en una resolución separada, una nueva relatoría dedicada específicamente al impacto del cambio climático en los derechos humanos.

Decisión histórica

Tras la adopción de los documentos, Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, instó a los Estados a tomar medidas audaces para dar efecto rápido y real al derecho a un medio ambiente saludable.

La expresidenta chilena hizo un llamamiento para que la resolución «sirva como trampolín para impulsar políticas económicas, sociales y ambientales transformadoras que protejan a las personas y a la naturaleza».

Bachelet, quien había solicitado este reconocimiento de derecho humano desde hace tiempo, se mostró complacida por la histórica decisión del Consejo y afirmó que el derecho a un medio ambiente limpio «tiene que ver con la protección de las personas y el planeta: el aire que respiramos, el agua que bebemos, los alimentos que comemos».

Los grandes bancos y la destrucción del planeta

Los 60 bancos más importantes del mundo, entre los que se encuentran Banco Santander y BBVA, han invertido 3,8 billones de dólares en empresas altamente contaminantes y en combustibles fósiles en los últimos 5 años. Por tanto, según la declaración de un medio ambiente limpio como derecho humano, la actividad de financiación de combustibles fósiles supone que los bancos están pagando o invirtiendo en proyectos que vulneran gravemente los derechos humanos y, en consecuencia, podrían ser ya catalogados como crímenes contra la humanidad.

El informe  Banking on Climate Chaos 2021, al que Diario16 ha tenido acceso, señala a los mayores financiadores de combustibles fósiles en todo el mundo, siendo JPMorgan Chase el peor en general, RBC el peor en Canadá, Barclays en el Reino Unido, BNP Paribas en la Unión Europea, MUFG en Japón, Banco de China peor en el gigante asiático y Banco Santander en España.

La pandemia no frenó a los bancos

El informe demuestra que, incluso en medio de una recesión inducida por una pandemia que resultó en una reducción generalizada la financiación de combustibles fósiles de aproximadamente el 9%, los 60 bancos más grandes del mundo aún aumentaron dicha financiación en 2020 a las 100 empresas más responsables de los combustibles fósiles en más del 10%

Estos bancos han invertido casi $ 1.5 billones en los últimos 5 años en 100 compañías líderes que expanden los combustibles fósiles. Esto incluye empresas detrás de proyectos altamente controvertidos como oleoductos de arenas bituminosas y la expansión del fracking en tierras de comunidades indígenas mapuche en la región de la Patagonia argentina, que son solo dos de los casi 20 estudios de caso presentados en el informe.

Ginger Cassady, directora ejecutiva de Rainforest Action Network, una de las organizaciones responsables del informe, ha señalado que «la caída sin precedentes del Covid19 en la financiación global para combustibles fósiles ofrece a los bancos más grandes del mundo un claro punto de elección en el futuro; pueden decidir bloquear la trayectoria descendente de apoyo a la industria primaria que impulsa la crisis climática o pueden volver imprudentemente a la normalidad a medida que la economía se recupera. Los bancos con sede en Estados Unidos siguen siendo los peores financiadores de combustibles fósiles por un amplio margen. Wall Street debe actuar ahora para dejar de financiar la expansión de los fósiles y comprometerse con el cero fósil, a fin de alinear verdaderamente sus prácticas de financiación con evitar que nuestro planeta se caliente más de 1,5 grados».

Bancos de Estados Unidos

Los bancos con sede en Estados Unidos son los mayores impulsores mundiales de emisiones en 2020. JPMorgan Chase sigue siendo el banco líder mundial en financiación de combustibles fósiles, a pesar de haberse comprometido recientemente a alinearse con el Acuerdo de París. Sin embargo, como ocurre con el resto de las entidades bancarias, continúa financiando esencialmente sin restricciones los combustibles fósiles. Desde 2016 hasta 2020, las actividades de préstamos y suscripción de Chase han proporcionado casi 317.000 millones de dólares a los combustibles fósiles, un 33% más que Citi, el siguiente en el ranking.

La financiación fósil de Wells Fargo se desplomó en un sorprendente 42% en 2020. Como resultado, Wells cayó del cuarto peor banco de fósiles en 2019 al noveno peor en 2020.

Esta es la única vez en los últimos cinco años que Wells no ha sido uno de los peores cuatro bancos de fósiles. Otro resultado sorprendente de los datos de 2020 es que BNP Paribas (cuya subsidiaria en Estados Unidos es Bank of the West, que anuncia enérgicamente su supuesta responsabilidad sobre el clima) se ubicó como el cuarto peor banco de fósiles en 2020. BNP Paribas proporcionó 41.000 millones de dólares de financiación fósil en 2020, un enorme aumento del 41% con respecto a su actividad de 2019. Esto significa que el mayor aumento absoluto en financiamiento fósil el año pasado provino de BNP Paribas, a pesar de los fuertes compromisos de política del banco que restringen el financiamiento de petróleo y gas no convencionales.

París, la capital de la hipocresía

Según Lucie Pinson, directora ejecutiva de Reclaim Finance, otra de las organizaciones responsables del informe, «estos números exponen el vacío de los compromisos cada vez mayores de los bancos para ser netos cero o alinearse con los objetivos climáticos del Acuerdo de París. Un ejemplo perfecto se puede encontrar en Francia. Al ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, le gusta llamar a París la capital de las finanzas verdes, pero estos datos la exponen como la capital de la hipocresía climática de 2020, con cuatro bancos sin escrúpulos que hacen de Francia el mayor patrocinador de petróleo, gas y carbón en Europa. BNP Paribas merece ser destacado como el cuarto mayor financista de fósiles del mundo en 2020, habiendo canalizado préstamos multimillonarios a gigantes petroleros como BP y Total. No obstante, está claro que todos los bancos deben reemplazar las promesas vacías con políticas significativas que promulguen tolerancia cero para los desarrolladores de combustibles fósiles».

Compromisos absolutamente insuficientes

El informe también examina los compromisos de política climática existentes por parte de los bancos y los encuentra extremadamente insuficientes y fuera de alineación con los objetivos del Acuerdo de París en todos los ámbitos. 

Las recientes políticas bancarias de alto nivel se centran en el objetivo distante y mal definido de lograr «cero neto para 2050» o en restringir la financiación de combustibles fósiles no convencionales. En general, las políticas bancarias son más fuertes con respecto a las restricciones para la financiación directa relacionado con proyectos, algo que representó solo el 5% de la financiación total de combustibles fósiles analizado en este informe.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí