Un informe hecho público por la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente (T&E) y ECODES examina la situación en 2021, analizando las emisiones de CO2 de los coches nuevos vendidos en la primera mitad del año y observando el rendimiento de los distintos fabricantes de automóviles. Más allá de 2021, la transición a las emisiones cero debe acelerarse, ya que la Comisión Europea ha anunciado recientemente propuestas para que a partir de 2035 sólo se vendan coches 100% de emisiones cero (eléctricos) en toda Europa. Mientras los reguladores del Parlamento Europeo y los gobiernos estudian las nuevas normas propuestas por la Comisión, este informe analiza las tendencias de los vehículos nuevos de CO2 y de cero emisiones y las compara con las propuestas. Y la pregunta que se hacen desde estas organizaciones es si serán las nuevas normas lo suficientemente rápidas para que todos los europeos puedan acceder a los modelos de coches eléctricos.  

El documento indica que los objetivos de la normativa europea, propuestos para 2022-2030, «son demasiado débiles. Por tanto, los fabricantes se alejarán de sus planes de producción de vehículos eléctricos. El perjuicio podría ser tener más consecuencias, como la generación de 55 millones de toneladas adicionales de contaminación por CO2. Es decir, más del total de las emisiones anuales de vehículos en España».

El caso de España

En el caso de España, explican que «el sector del automóvil apenas contribuiría al objetivo de reducir las emisiones del país en un 37,7% para finales de la década”. En consecuencia, T&E y ECODES sostienen que «será muy difícil que los Estados miembros alcancen sus objetivos climáticos y de descarbonización comprometidos para esta década. Así, la UE debería fijar objetivos más ambiciosos a partir de 2025. Entre ellos, un objetivo intermedio para 2027 y una reducción del 80% en las emisiones de CO2 producidas por vehículos para 2030».

Normativa europea y coche eléctrico

Según Carlos Rico, policy officer de T&E, «Si bien es cierto que el boom de los coches eléctricos se ha visto impulsado por las normas de la UE en materia de movilidad limpia, esta tendencia podría estancarse si los legisladores no intervienen. Ha llegado el momento de establecer objetivos verdaderamente ambiciosos si no queremos dar por perdida toda una década de carrera hacia la descarbonización”.

Los vacíos legales presentes en la normativa europea también limitan su impacto. Los fabricantes cumplen los objetivos simplemente con la venta de híbridos enchufables. En este sentido, el informe indica que los PHEV (coches híbridos enchufables), cuando no están cargados, «pueden contaminar más que algunos motores de combustibles fósiles. Además, señalan que estos coches limitan la expansión de los eléctricos puros”. De hecho, el análisis concluye que sólo durante este año se venderán 840.000 unidades menos.

Asimismo, el informe señala que la producción generalizada ha contribuido a que los fabricantes puedan cumplir los objetivos de emisiones de la UE en 2021. Incluso, añaden, hay tres empresas que han aumentado la media de sus emisiones de vehículos gasolina y diésel en comparación con las cifras de 2017: JLR, Volvo y Daimler. El análisis se ha basado en las emisiones de CO2 producidas por los coches vendidos en el primer semestre del año.

Cristian Quílez, responsable de proyectos de ECODES, destaca al respecto que «los fabricantes de automóviles no dejan de hacer publicidad de sus credenciales ecológicas. Sin embargo, luego aprovechan cualquier ocasión para retrasar la transformación de la industria y la transición hacia una movilidad de cero o bajas emisiones. Ganan mucho dinero con la venta de vehículos SUV e híbridos enchufables, que son una completa falsedad ambiental. Ahora que la Unión Europea está revisando los objetivos climáticos que los fabricantes deben cumplir, los políticos tienen la oportunidad de acabar con esta situación. Sólo pone piedras en el camino a la descarbonización del sector, la lucha climática y la protección de la salud de los ciudadanos”.

Recomendaciones políticas

El análisis de T&E pone de manifiesto que la ambición y el diseño de la actual y de la propuesta de revisión de la normativa sobre CO2 de los automóviles no son adecuados para la aceleración de las emisiones cero y la preparación industrial que se requiere en la próxima década. Con modelos competitivos de cero y bajas emisiones ya en el mercado, la siguiente tarea de la normativa es aumentar su producción. Esto es necesario para hacerlos asequibles y accesibles a todos los europeos, así como para construir a tiempo las cadenas de suministro de vehículos eléctricos, ya sea de carga o de materiales para baterías. Pero «la falta de ambición del reglamento en la década de 2020 no aportará la seguridad de planificación necesaria para que las ventas de vehículos eléctricos puedan aumentar y las nuevas industrias de vehículos eléctricos puedan crecer a tiempo».

Esta podría acabar convirtiéndose en una mala noticia para Europa por tres razones: la primera de ellas es que, en la próxima década, se reducirá el CO2 de los coches y habrá menos modelos limpios que sustituyan a los contaminantes, lo que socava nuestra posibilidad de evitar una catástrofe climática. En segundo lugar, un aumento más lento de la producción de coches eléctricos en la década de 2020 retrasará el momento en que el precio de los coches de cero emisiones alcance el de los modelos convencionales. Esto significa que los coches eléctricos serán menos asequibles y accesibles cuando el mundo tenga que acelerar y hacer la transición completa a los vehículos de cero emisiones. Y por último, la industria automovilística de la UE corre el riesgo de no avanzar lo suficientemente rápido en la década de 2020 y ceder el liderazgo en tecnología de futuro a otras regiones del mundo. «Ponerse al día en 2030 es demasiado tarde, ya que las empresas asiáticas, americanas y de otros países ya están acaparando una parte creciente del mercado europeo y cortejando a los consumidores en la actualidad».

La combinación de excesivas flexibilidades y objetivos inadecuados de reducción de emisiones subraya la necesidad de reforzar las normas de CO2 de los coches en la década de 2020, cuando se necesita la rampa de los vehículos eléctricos para situar a Europa en un camino creíble hacia las emisiones cero. Por ello, T&E recomienda que el reglamento sea modificado por el Parlamento Europeo y los gobiernos europeos para asegurar una reducción efectiva de CO2 y un suministro óptimo de BEVs, Europa necesita al menos una 30% de reducción de CO2 de los coches nuevos a partir de 2025 y un 45% a partir de 2027. Además insisten en que para que todo el parque automovilístico sea de cero emisiones en 2050, el último coche nuevo con cualquier motor que emita CO2 debe venderse antes de 2035. Para estar en el camino factible de las ventas del 100% de emisiones cero en 2035, las ventas de ZEVs tendrán que alcanzar al menos el 67% en 2030, lo que corresponde a un objetivo de reducción de CO2 del -80%.

Por tanto, recomiendan mejorar el diseño de la normativa eliminando el punto de referencia ZLEV y la correspondiente bonificación de CO2 a partir de 2025. Sugieren que se detenga el pase gratuito de CO2 para los coches más pesados mediante la eliminación del factor de ajuste de masa, así como limitando el ahorro de CO2 que se puede reclamar de las innovaciones ecológicas. Y plantean que se reformen las pruebas para proporcionar una clasificación de CO2 realista de los PHEV, con la ayuda de datos del mundo real de los medidores de consumo de combustible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí