Los comercios europeos se adaptan al plan de ahorro energético.

El Congreso de los Diputados ha tramitado el decreto de ahorro energético propuesto por el Gobierno. Una serie de medidas que incluyen tanto restricciones energéticas (limitaciones del termostato en los lugares públicos, apagado de los escaparates y cierre automático de puertas en los comercios) como ayudas al consumidor (ayudas al transporte y descuentos de Renfe). El plan no es muy diferente a otros que se acometen en los países del entorno de la UE. España, en este caso, no es una excepción. No hay más que echar un vistazo a las normativas que aprueban estos días por los Veintisiete para entender que la guerra de Putin no es ningún juego, que las amenazas de Rusia de cortar el suministro del gas van en serio y que debemos prepararnos para un otoño complicado y un invierno duro. Estos son algunos de los protocolos ya adoptados con los que Europa trata de hacer frente a un situación de escasez como no se había conocido en décadas.

ALEMANIA

El gobierno de Alemania, uno de los países europeos más dependientes de la energía rusa, ha aprobado un decreto este miércoles en el que especifica que la calefacción de los edificios públicos deberá limitarse a un máximo de 19 grados a partir de septiembre, así como apagarla en espacios comunes como pasillos, vestíbulos y cuartos de máquinas. En esta batería de medidas, el ejecutivo de Olaf Scholz prohíbe la iluminación nocturna de instalaciones publicitarias, así como edificios y monumentos donde la iluminación sea puramente por motivos estéticos entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana, informa Europa Press. Los particulares también estarán sujetos a restricciones, ya que no podrán calentar las piscinas con gas y electricidad, y las empresas energéticas deberán informar a los clientes del consumo previsto y de posibles medidas de ahorro. Estas medidas, muchas de ellas aprobadas ya por los gobiernos municipales de algunas ciudades, pasan ahora a ser obligatorias a nivel nacional.

FRANCIA

La limitación de la calefacción y de la iluminación nocturna también será la pauta en las medidas de ahorro energético propuestas por el gobierno de Emmanuel Macron. La iluminación publicitaria deberá apagarse a partir de la 1 de la madrugada, así como las señales luminosas que no sean estrictamente necesarias (como la señalización en lugares públicos abiertos por la noche).

Los comercios deberán implementar el cierre automático de puertas para preservar la temperatura interior, ya que la calefacción no podrá superar los 19 grados este invierno, ni el aire acondicionado los 26 en verano, bajo multas de hasta 750 o 1500 euros dependiendo de la infracción. El país galo aspira a reducir un 10% de su consumo energético en los próximos dos años. Además, el país galo está estudiando limitar el uso de aviones privados por parte de particulares y empresas en distancias cortas (menos de dos horas) o cuando existan alternativas ferroviarias. Se estima que alrededor del 10% del tráfico aéreo en Francia procede de este tipo de vuelos privados.

ITALIA

El incierto clima político que atraviesa Italia no ha impedido que el gobierno en funciones prepare una serie de medidas de ahorro energético en la misma línea que otros países europeos. Pese a que la renuncia de Mario Draghi ha ralentizado la acción del ejecutivo italiano, medios como el Corriere della Sera adelantan algunas de las posibles medidas, que incluyen limitaciones energéticas para los hogares (calefacción limitada a 19ºC, aire acondicionado a 27ºC, franjas horarias de consumo e incluso limitaciones al alumbrado) y para los espacios públicos (cierre de comercios a las 7 de la tarde y de la hostelería a las 11 de la noche). El objetivo es reducir hasta un 20% el consumo de gas en un país que importa un 40% de su gas desde Rusia.

PORTUGAL

Aunque en el país luso aún no hay medidas con carácter oficial, la prensa portuguesa recoge estos días el encargo del Ministerio de Medio Ambiente de realizar un estudio de las medidas que se están tomando en el resto de Europa para planificar un paquete de medidas adaptado a las necesidades del país.

GRECIA, REPÚBLICA CHECA O ESLOVENIA: MEDIDAS PARA REDUCIR LA DEPENDENCIA DEL GAS RUSO

El objetivo de Europa, y especialmente de los países más dependientes del gas ruso es lograr reducir su consumo y su dependencia de las importaciones de Rusia. Países como República Checa y Eslovenia avanzan en medidas de limitación de temperaturas en interiores, en la misma dirección que España, en un movimiento aplaudido hace unos días por la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen.

Grecia también se ha sumado a esta medida limitando la temperatura a 27ºC en verano y 19ºC en invierno en una serie de propuestas que incluyen reforzar la eficiencia energética de los edificios.

Mientras, Bélgica y Países Bajos planifican acuerdos comerciales con Noruega para importar gas desde Escandinavia. Noruega es uno de los mayores productores de gas del mundo, sin embargo, el país ha anunciado planes para limitar las exportaciones de electricidad y ha señalado que no puede aumentar el suministro actual de gas natural al resto de Europa.

Fuente: Diario16

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí