Aspecto de uno de los contenedores intervenidos en la Operación Boukali

Las investigaciones se iniciaron en mayo de 2021. Entonces, varios agentes detectaron la existencia de una organización que exportaba desde España y el resto de Europa hacia países africanos, en el interior de contenedores marítimos, grandes cantidades de residuos no descontaminados, con el riesgo que esta mala praxis representa para el medioambiente.

En la «Operación Boukali», que ha permitido intervenir más de 200 toneladas de residuos altamente contaminantes que llegaron al puerto de Algeciras, han participado la Unidad de Análisis de Riesgos (UAR) de la Aduana de Algeciras, compuesta por funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y Guardia Civil, en colaboración con el equipo del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Comandancia de Algeciras.

Lo que ha trascendido sobre la organización es que adquiría en centros de reciclaje o desguaces residuos de alto valor, como motores de camiones o automóviles, compresores de electrodomésticos, aparatos electrónicos usados y otras piezas industriales que no eran sometidas al proceso de descontaminación exigido por la normativa vigente.

Después de recopilar la cantidad suficiente de residuos, los cargaban en un contenedor hasta completar su capacidad total, llegando en algunos casos incluso a superar la capacidad máxima de carga, lo que suponía un riesgo para los propios buques portacontenedores. Se han llegado a detectar 33 toneladas de residuos en un solo contenedor.

Riesgo para la salud y el medio ambiente de terceros países

Los países de destino de los residuos, una vez cargados en los buques portacontenedores, eran Senegal, Guinea, Nigeria, Ghana y Mauritania. Se trata de países donde las escasas medidas higiénicas conlleva que los residuos sean manipulados, a menudo, por trabajadores sin ninguna protección.

Otra de las prácticas observadas en el transcurso de la operación es la quema sin control para extraer los materiales de interés, liberando a la atmósfera todo tipo de humos y gases contaminantes.

Residuos altamente contaminantes procedentes del desguace de vehículos

Incumplimiento de normativa nacional y comunitaria

Los traslados incumplían un amplio catálogo de normativa, tanto comunitaria como nacional, en materia de tratamiento de residuos y
medioambiente no adjuntando ninguna documentación o aportándose en ocasiones certificados de descontaminación sin validez alguna, a la vez que suponen un grave riesgo para el medioambiente, al producirse derrames de sustancias altamente contaminantes como aceites
industriales o la fuga de gases refrigerantes.

La actuación ha recuperado 588 bombonas de butano y propano propiedad de mercantiles dedicadas a la venta de
combustibles que habían denunciado su robo, imputándole por este hecho a los investigados un presunto delito de receptación.
Entre los residuos también se encontraban multitud de piezas de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), continentes de gases refrigerantes y sustancias peligrosas que influyen en el agotamiento de la capa de ozono y el calentamiento global, además de ser perjudiciales para la salud humana si no reciben la gestión y el tratamiento adecuados. Asimismo, se han intervenido cinco vehículos preparados para su exportación, los cuales incumplían el reciente Real Decreto 265/2021 sobre los vehículos al final de su vida útil.

En estos momentos se investiga a siete personas, tres de nacionalidad guineana, dos de nacionalidad senegalesa, una de nacionalidad nigeriana y una de nacionalidad española. La totalidad del material intervenido ha sido puesto a disposición judicial, al fin de que se autorice su entrega en un centro CAT (Centro Autorizado de Tratamiento) para su oportuna gestión y descontaminación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí