VOX y PP demuestran en Europa su negacionismo climático

Cinco organizaciones ambientales, BirdLife Europe, Climate Action Network Europe, European Environmental Bureau, Transport & Environment y WWF, han realizado un estudio del voto registrado por los eurodiputados en el Parlamento Europeo durante la última legislatura. El análisis evaluó las votaciones sobre 30 legislaciones, que incluyen normativas clave sobre clima, energía y medio ambiente

Alberto Núñez Feijóo y Santiago Abascal
Alberto Núñez Feijóo y Santiago Abascal

Las organizaciones han elaborado una herramienta que analiza el comportamiento de voto individual de cada eurodiputado y lo califica según las recomendaciones de voto de las cinco organizaciones ambientales europeas. De  los 30 expedientes de políticas evaluados, 12 expedientes de políticas se centraron en una transición climáticamente neutra y socialmente justa, 8 en una Europa positiva para la naturaleza y 10 la economía circular y el logro de una contaminación cero. 

A nivel europeo, el Grupo de Los Verdes/Alianza Libre Europea, La Izquierda Europea y el Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas son los partidos que más han votado a favor de normas ambientales y para lograr una transición climática social y justa. Mientras, los europarlamentarios que pertenecen a Renew han retrasado la acción real con votos irregulares o inconsistentes en estas materias. De otro lado, el Partido Popular Europeo (PPE) y, especialmente, las dos fuerzas políticas de la ultraderecha europea, los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) e Identidad y Democracia (ID), son los partidos que menos han votado a favor de estas normativas. Las votaciones muestran que una mayoría de los europarlamentarios no han estado a la altura del desafío de la crisis climática y ambiental que enfrenta Europa. 

A nivel nacional, el partido de extrema derecha VOX es el que menos ha votado a favor de la naturaleza, muy seguido del PP y después del PNV. Por su parte, los europarlamentarios de Ciudadanos y EH Bildu han votado de manera poco ambiciosa, obteniendo una puntuación por debajo de 70 puntos. Por el contrario, los parlamentarios adscritos al resto de partidos políticos a nivel nacional han votado de manera más favorable a estas normativas ambientales con puntuaciones más altas. A la cabeza de esta clasificación se sitúa Esquerra Republicana y le siguen en puntuación, Podemos, Catalunya en Comú, Anticapitalistas, BNG, IU, Junts y PSOE. 

Avanzar hacia una transición socialmente justa y una Europa climáticamente neutra, positiva para la naturaleza y sin contaminación tiene enormes beneficios para la ciudadanía. Durante los últimos cinco años, el Parlamento Europeo ha tenido la oportunidad de actuar con valentía para hacer avanzar a la UE por ese camino. El próximo 9 de junio, los ciudadanos podrán hacer responsables a sus representantes de sus votos y exigir una mayor ambición del Parlamento Europeo en los próximos años.

Para  Luis Suárez, coordinador de conservación de WWF España, «las elecciones europeas son muy importantes y pueden marcar la diferencia entre un escenario de avance o retroceso en la política ambiental. Los ciudadanos europeos, y de todo el mundo, sufren cada vez más fenómenos meteorológicos extremos como sequías, olas de calor, inundaciones e incendios forestales. Mientras tanto, la pérdida de ecosistemas y biodiversidad continúa, poniendo en peligro el sustento de la población y amplificando aún más los efectos de la emergencia climática. Con su voto los ciudadanos pueden elegir representantes que apuestan por avanzar frente a otros que siguen negando el problema y obstaculizando las soluciones«

Según Juan Carlos Atienza, responsable de Gobernanza Ambiental de SEO/BirdLife, «esta legislatura es crucial para frenar los principales efectos del cambio climático y la pérdida de biodiversidad. Los próximos años determinarán si podemos alcanzar una transición hacia una Europa climáticamente neutra, positiva para la naturaleza y sin contaminación. Es fundamental que, al votar, tengamos en cuenta no solo cómo han actuado los partidos en el pasado, sino también cómo creemos que actuarán en el futuro en favor del medio ambiente. Las decisiones que tomemos ahora influirán directamente en nuestra capacidad para mitigar fenómenos meteorológicos extremos, como sequías, olas de calor e inundaciones, que afectan cada vez más a nuestras comunidades».

La voz de la juventud

Una encuesta sobre «Juventud y Democracia de la Unión Europea», 6 de cada 10 ciudadanos jóvenes de la UE, un 64 %, expresan su intención de votar en las elecciones europeas del 9 de junio, cuando se decide en Europa qué políticas se desarrollarán en la próxima legislatura y de ellas dependerán las medidas para atajar la actual crisis ecológica y social. SEO/Birdlife pone sobre la mesa que la situación de emergencia climática y pérdida de biodiversidad debe estar en cualquier opción política que salga tras las elecciones europeas. Asimismo, centra el foco en la juventud como impulsora del cambio hacia una Europa más verde y más justa socialmente.

Otros análisis, como el que se desarrolló, por ejemplo, durante las elecciones del Brexit, demostraron que un aumento de un 10% en el voto juvenil podía haber cambiado el resultado de las elecciones. Es una certeza que los jóvenes defienden ideas y valores diferentes de otros segmentos de edad de la sociedad y que estas están subestimadas por su menor participación en las votaciones.

De hecho, el Flash Eurobarometer 545, confirma que el 70% de los jóvenes están de acuerdo en que tendrían en cuenta la política medioambiental de un partido antes de decidir su voto. Este mismo informe concluye que aproximadamente tres cuartas partes de los encuestados, el 76%, están «de acuerdo» o «tienden a estar de acuerdo» con la afirmación: «Intento adaptar mi estilo de vida para minimizar mi impacto en el medio ambiente». Algo más de 7 de cada 10 encuestados, el 72%, en total, están de acuerdo en que han aprendido a cuidar el medio ambiente durante su educación y formación y alrededor de dos tercios de los encuestados, el 66%, están de acuerdo en que desempeñar un trabajo que contribuya a mejorar el medio ambiente es importante para ellos personalmente.

Por lo tanto, un aumento en la participación de los jóvenes en las votaciones podría favorecer políticas más modernas y ambientales en la Unión Europea. Una fuerte participación de los jóvenes obligaría a los partidos políticos y, por lo tanto, a las administraciones, a incorporar más medidas defendidas por este sector de la sociedad.

El estudio de «Rompe el cristal», realizado por el Consejo de la Juventud, muestra que 6 de cada 10 diez jóvenes no se sienten representados en el sistema político español y según el CIS «los electores jóvenes son los que presentan una participación más baja». Por ello, SEO/BirdLife ha instado a las instituciones «a involucrar a los jóvenes en los procesos electorales para asegurar que sus intereses estén representados y para fomentar una mayor participación cívica en el futuro».

Europa ha sido históricamente un motor de cambio positivo en la agenda ambiental global. Desde la protección de la biodiversidad hasta la lucha contra el cambio climático, las políticas de la Unión Europea han sido esenciales para avanzar hacia un futuro sostenible. De hecho, la normativa ambiental española deriva en un 95% de la normativa europea. Sin embargo, existen muchos desafíos por delante. La próxima legislatura del Parlamento Europeo será determinante para abordar cuestiones cruciales que afectarán directamente a la salud de nuestra naturaleza y de las personas.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.