Paisaje de Río de Janeiro desde el Cristo Redentor.

Seguramente es una de las ciudades más fascinantes de toda América Latina. Dotada de numerosos recursos y facetas, desde unas acogedoras playas hasta una vibrante vida urbana, pasando por su noche alegre sin fin y sus agotadores días repletos de actividad cultural, la ciudad de Río de Janeiro ofrece muchas posibilidades para un viajero exigente y es uno de los lugares, sin duda, imprescindibles a la hora de conocer este casi continente llamado Brasil. Segunda ciudad del país, con algo más de seis millones de almas, fue fundada en 1565 por sus conquistadores portugueses.


Río de Janeiro, además, cuenta con una buena nómina de museos, iglesias interesantes, rincones coquetos, plazas encantadoras y buenos servicios para todos los precios, bolsillos y gustos. Como fruto de las diferentes migraciones que tuvo a lo largo de su historia, la oferta gastronómica es muy variada, amplia y refinada, recomendándote especialmente los restaurantes portugueses y brasileiros, donde podrás degustar los famosos “rodizios”, una selección de las mejores carnes de todos los animales que se ofrecen tipo barra libre a un precio razonable. También ya hay vinos brasileños, algunos de excelente calidad, que te los recomendamos ya que es muy difícil encontrarlos fuera del país y que encontrarás a precios muy asequibles.


A continuación te ofrecemos una selección de aquellos lugares que hemos visitado y que creemos que no deben faltar en una visita a Río; seguramente faltarán algunos sitios representativos, parques y bellos rincones, pero conocer en profundidad esta ciudad seguramente te llevaría algunas semanas. Hemos elegido los más representativos, aún a sabiendas de que nos quedarán muchos puntos de interés en el tintero, y que los seleccionados quizá sean discutibles.

El centro histórico

Repleto de bellas iglesias barrocas, parques y pequeñas plazas, te recomendamos visitar el centro histórico de la ciudad de Río de Janeiro saliendo desde el monasterio de San Bento y visitando después la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria, sin dejar de ver lugares emblemáticos como la Casa Francia-Brasil, el Centro Cultural del Banco de Brasil y el Centro Cultural de Correos, edificios civiles de corte neoclásico pero modernos. Tampoco puedes dejar de ver en este barrio el Palacio Imperial, que alojó a los emperadores brasileños en el periodo imperial, el Palacio de Tiradentes, edificio de corte neoclásico que se puede visitar y que hoy aloja al legislativo de Río de Janeiro, la Iglesia de San Francisco de Paula y la famosa calle Uruguaiana, una de las calles más vibrantes, comerciales, populares y concurridas de la ciudad. Con más tiempo otras sugerencias para visitar son la Biblioteca Nacional y el Real Gabinete Portugués de Lectura.

Playa de Copacabana

Las playas de Copacabana e Ipanema

Ambas playas se encuentran comunicadas a través de una gran ruta peatonal o para bicicletas que merece la pena arrancar desde el barrio de Leblon y desde donde atravesar ambas playas sin dejar de visitar el Fuerte de Copacabana, que es una base militar que se puede conocer y disfrutar de las buenas vistas que tiene sobre la playa de Copacabana y también de sus imponentes edificios. Te recomendamos también esta zona para disfrutar la noche en algunos de sus “chiringuitos” de playa o en alguna de sus famosas terrazas para cenar. Una noche sin estar en Copacabana es como no estar en Río.

El barrio de Lapa

Es una de las mejores áreas de esparcimiento para salir por la noche. Tienes restaurantes, bares y discotecas para todos los precios y gustos. Es una buena zona que arranca en la calle de Lapa y desde allí te puedes sumergir en la noche carioca. No te olvides de visitar alguno de los lugares que tienen actuaciones de música brasileña en directo y tomarte un caipirinha con calma. ¡Estás en Brasil!

El Acueducto Carioca

Es uno de los emblemas más conocidos de la ciudad. Fue construido en el siglo XVIII, aunque a lo largo de la historia sufrió algunas pequeñas modificaciones, y en sus alrededores se encuentran numerosos bares, puestos de venta callejeros y el comienzo de un tour que te llevará por los mejores lugares nocturnos situados en el ya reseñado barrio de Lapa. Desde este lugar, situado en una suerte de gran explanada o plaza, podrás dirigirte hacia el barrio de Santa Teresa, considerado el epicentro de la cultura y el arte en la ciudad de Río. Estás en la frontera entra Lapa y Santa Teresa, a tiro piedra de lo mejor de la ciudad, sin duda.

Museo Histórico Nacional de Brasil.


Museo Histórico Nacional

Es uno de los museos más interesantes de Río, quizá ahora hasta el más rico y didáctico tras la desaparición en un pavoroso incendio del impresionante Museo Nacional. Fue reinaugurado durante el mandato de Lula, aunque su origen data del año 1922, y guarda en su interior una buena colección de objetos, curiosidades, piezas arqueológicas, carteles, muebles y todo tipo de documentos y artículos que dan a conocer la historia de Brasil desde sus orígenes hasta hoy. Es un edificio moderno, antiguo fuerte militar para la defensa de la ciudad de Río, accesible y muy cercano al centro histórico de la ciudad.


El Palacio Imperial

Es un edificio colonial de estilo barroco construido en el siglo XVIII y ubicado en la plaza XV de Noviembre, lugar donde han ocurrido algunos de los acontecimientos más importantes no ya de la historia de la ciudad sino de Brasil y donde en el pasado se celebraban las paradas militares más importantes en honor de los gobernantes brasileños. El recinto palaciego fue utilizado durante la colonia y tras la llegada de los monarcas portugueses a Brasil, en 1808, se convirtió primero en residencial real para más tarde pasar a ser la residencia imperial tras la conversión de Brasil en Imperio. Fue abandonado en 1889, tras la promulgación de la república y la salida del monarca de entonces, y hasta la década de los ochenta del siglo pasado no se inició una verdadera restauración y rehabilitación del edificio, que es tal como lo podemos visitar ahora. Llama la atención lo pequeño y la modestia del recinto si lo comparamos con los palacios reales europeos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí