Rebaño en los pastos de altura de Brañagallones (Asturias). Foto: Concha Salguero /WWF

La escalada de precios de los alimentos ha destapado la vulnerabilidad del sistema alimentario y la crisis que atraviesa el campo español que asfixia, especialmente, a los ganaderos en extensivo. Un sector que, sin embargo, es clave para la sociedad y para conservar la biodiversidad y luchar contra el cambio climático. Ante ello, WWF ha presentado, junto con Trashumancia y Naturaleza, la Plataforma por la Ganadería Extensiva y el Pastoralismo y la Sociedad Española de Pastos, un documento conjunto que recoge las principales medidas que debería incluir la futura estrategia estatal para mejorar la situación de la ganadería extensiva.  

Para estas organizaciones, el sector ganadero extensivo no ha parado de mermar en los últimos 30 años mientras los sistemas de producción industrializados, como las macrogranjas, se han disparado, como evidencia el documento. Los datos no dejan lugar a dudas: la cabaña ganadera de ovino y caprino, tradicionalmente gestionada por pastores, ha descendido un 40% y un 30%, respectivamente. Por el contrario, el sector cárnico industrial, en especial el porcino, ha ganado un enorme peso. De hecho, España es el primer productor de porcino de la UE y hasta un 57% se destina a la exportación. 

La baja rentabilidad económica es el mayor problema que enfrenta el sector, según los propios ganaderos. Y esta situación se deriva del bajo precio que perciben los productores, tan solo de entre un 17% y 19% del valor total. A ello se suma que el producto compite en el mercado con otros procedentes de la ganadería intensiva, de los que generalmente no se diferencian, y cuyo precio de venta es más bajo al no reflejar el coste real del mismo, que debería incluir los impactos negativos de un producto insostenible. «Tampoco ayuda que la Política Agraria Común (PAC) dé la espalda a los pequeños productores respetuosos con el medio ambiente y premie, sin embargo, a las grandes explotaciones que más contaminan», critica WWF. 

La falta de acceso a estos productos de alta calidad y sostenibles también es una preocupación para los consumidores. Tal y como demuestra una reciente encuesta, encargada por WWF, en España, el 81% de los ciudadanos se muestra a favor de que el Gobierno y la UE actúen para abaratar los alimentos respetuosos con el medio ambiente.

Por otro lado, el escaso relevo generacional es otro de los grandes retos a los que se enfrenta el sector. Frente a ello, las organizaciones apuntan como soluciones «trabajar en la correcta diferenciación de los sistemas ganaderos extensivos, reconociendo su valor social, económico y ambiental,  la aplicación de una PAC más justa y sostenible, y rediseñar las políticas públicas en favor de este sector clave». La ganadería extensiva es una de las actividades que ha contribuido a la vertebración territorial y patrimonial de la Península Ibérica y es clave «para lograr los objetivos marcados en la hoja de ruta europea del Pacto Verde para lograr un sistema alimentario justo saludable y ambientalmente sostenibles», recuerdan.

Por ello, subrayan la necesidad de adoptar «un marco estatal y planes autonómicos que aprovechen los beneficios del sector y ayuden a solventar las barreras que impiden asegurar su futuro». La propuesta presentada por WWF constituye «el primer paso para avanzar hacia una acción pública por el pastoreo y la ganadería extensiva, un sector que ha demostrado ser más válido que nunca, como ha puesto de manifiesto la pandemia y, más recientemente, la guerra de Ucrania o la oleada de incendios forestales que han asolado nuestro país».

La Propuesta de Bases Técnicas para una Estrategia Estatal de Ganadería Extensiva es un documento «plural, consensuado e integrador que recoge los principales aspectos que debería incluir una futura Estrategia Estatal y sus homólogas autonómicas». El desarrollo de esta propuesta ha sido promovido por WWF, Trashumancia y Naturaleza, la Plataforma por la Ganadería Extensiva y el Pastoralismo y la Sociedad Española de Pastos. Se ha elaborado empleando una metodología participativa que ha permitido reunir las aportaciones de más de un centenar de personas y entidades, agentes clave del sector entre los que se encuentran ganaderos y ganaderas extensivas y sus organizaciones, expertos de diferentes administraciones, científicos y ONG. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí