Cabo Cope

Las organizaciones ANSE y WWF han presentado sugerencias para la ampliación y mejora del área propuesta como Reserva Marina de Interés Pesquero de Cabo Cope, siguiendo las principales conclusiones que la propia Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente publicó, en su día como base para la creación de un espacio marino protegido en la zona. Consideran que algunos de los enclaves de mayor valor ecológico de la zona, en términos de biodiversidad y productividad pesquera, «quedarían sin una protección adecuada». Ese es el caso de los fondos y promontorios submarinos adyacentes al cabo de Cope, que albergaban en el pasado reciente una población reproductora de mero de excepcional importancia, en el contexto de la especie en el Mediterráneo suroccidental, y que podría recuperar el potencial para ser una zona de productividad pesquera de gran valor, como sucede con la Reserva Marina de Interés Pesquero de Cabo de Palos-Islas Hormigas

«Tanto esta zona, como el entorno submarino de la isla de Fraile, reúnen valores naturales que justifican sobradamente su designación como reservas integrales, siendo además las zonas de mayor interés para la conservación de los recursos pesqueros en la zona. Por el contrario, se propone como reserva integral la zona de Cala Blanca, con mucho menos interés como zona de reproducción y refugio de especies de interés pesquero», explican.

Las zonas propuestas para su inclusión en la futura Reserva Marina, como el entorno de Puntas de Calnegre o la isla del Fraile, además de tener una gran presión humana albergan ecosistemas marinos de interés comunitario como las comunidades de Cymodocea sp, Zoostera sp. y maërl, Posidonia oceanica, arrecifes y cuevas marinas sumergidas. Todos ellos de gran importancia también para la regeneración de los recursos pesqueros.

Más de 20 años de reivindicaciones

Desde hace más de dos décadas, ANSE y WWF han realizado diferentes propuestas para la protección como Reserva Marina de Cabo Cope y Calnegre, presentando firmas y elaborando documentos para respaldar su protección, e incluso comprando el Cabezo de Cope por parte de la Fundación ANSE en marzo de 2020. 

Las organizaciones valoran positivamente el proceso participativo previo a la publicación del borrador del proyecto de Decreto. Sin embargo, consideran que «estas sesiones han sido más informativas que participativas y no se han tenido en cuenta estas consideraciones en la publicación final del borrador. De la misma manera, valoran positivamente la creación de un órgano para la cogestión del nuevo espacio protegido».

También han solicitado la regulación, implantación y uso de un sistema de fondeos ecológicos de bajo impacto y puntos de amarre expresamente habilitados en el ámbito de la zona de usos restringidos garantizando que no interfieran con los fondos marinos más vulnerables, catalogados como hábitats de interés comunitario, ni con la pesca profesional.

Ahora esperan que la Reserva Marina de Cabo Cope se extienda en breve a la zona de aguas exteriores, «siguiendo la propuesta del documento elaborado en su día, para que termine siendo una reserva cogestionada entre la Secretaría General de Pesca y esta Consejería, al igual que ocurre con la RMIP de Cabo de Palos-Islas Hormigas». Asimismo, consideran que deben establecerse mecanismos de coordinación con la administración encargada de la gestión de la Zona de Especial Conservación “Valles submarinos del escarpe de Mazarrón” que «se solapa con esta propuesta de reserva marina». 

Contaminación por nitratos de origen agrícola

ANSE y WWF han llamado la atención, por último, sobre la influencia negativa que algunas actividades desarrolladas dentro del ámbito del Parque Regional de Calnegre y Cabo Cope y su entorno pueden tener sobre la Reserva Marina de Interés Pesquero propuesta. Destaca especialmente la contaminación por nitratos de origen agrícola procedentes de los cultivos intensivos de la planicie costera de la Marina de Cope, que ha sido reconocida incluso en el Plan Hidrológico de la Cuenca del Segura, recientemente aprobado. Igualmente, como han denunciado, en repetidas ocasiones, ANSE, WWF y otras organizaciones, «el modelo agrícola intensivo y las malas prácticas agrícolas constituyen una importante fuente de contaminación de plásticos y otros elementos que son arrastrados a través de las ramblas, y que se depositan en grandes cantidades por los fondos de la futura reserva marina».

En este sentido, urgen al Gobierno de Murcia «que proceda a la aprobación inicial y trámite de información y participación pública del Plan de Ordenación de Recursos Naturales del Parque Regional de Calnegre y Cabo Cope, como instrumento imprescindible, que ya fue redactado hace años con financiación europea, para regular los usos que permitan la conservación y recuperación de los valores naturales excepcionales de este tramo litoral».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí