Mauricio Misquero

Es Doctor en Física Y Matemáticas. Empezó hace un año en el activismo con Extinction Rebellion y luego continuó con Rebelión Científica. Estaba trabajando para un proyecto de la Comisión Europea que iba sobre satélites. Entonces escribió una carta de desobediencia al sector aeroespacial por la crisis climática. Y desde ese momento se ha dedicado con más intensidad al activismo. También ejerce como profesor en la Universidad de Granada.

¿Qué pretendían con aquella acción?

Era una acción de desobediencia civil no violenta. Son acciones que utilizamos para poner el foco sobre la crisis climática y ecológica, que es tan severa y que, en los próximos años, va a empeorar no mucho, sino muchísimo. Entendemos que lo que hemos hecho hasta ahora no ha sido efectivo. Osea, protestar, hacer marchas, firmar peticiones, manifiesto…Esa época ya se ha acabado y tenemos que pasar a actuar, a exponernos, a cuestionar el sistema de manera abierta aceptando las consecuencias que eso conlleva. Por ejemplo, que nos persiga la Brigada Antiterrorista.- Publicidad-

Entendemos que es nuestro deber también como científicos el hecho de comunicar la gravedad de la emergencia de esta manera, porque no hay otra manera para que se nos escuche.

No hay más que ver el Mar Menor. Ha colapsado ecológicamente. por eso usamos la no violencia como una técnica política, porque la crisis climática ya no es una cuestión científica, sino política.

Llevamos más de 50 años escribiendo informes, artículos científicos en los que alertamos constantemente de los peligros a los que nos aproximamos. Pero ya no es suficiente. Nos hemos dado cuenta de que el movimiento activista, climático, ecológico ha sido denostado, ha sido ridiculizado por los medios de comunicación, por la sociedad, y a nosotros nos parece que estamos ante la punta de lanza del cambio sistémico. Que el activismo se vea en positivo, animar a la gente a participar en acciones de protesta hacia los gobiernos, las grandes multinacionales, las petroleras, los bancos, las energéticas para intentar lograr un cambio sistémico a partir del empoderamiento de la ciudadanía. Durante todo este tiempo hemos dejado que lo hagan los gobiernos y nos hemos fiado de ellos, pero las emisiones y la temperatura del calentamiento global suben exponencialmente. Y hemos superado ya 6 de los 9 límites planetarios establecidos de manera científica. Es decir, estamos al borde del colapso ecológico, climático, social. No hay más que ver sociedades como la Sri Lanka que ya han presentado un colapso social. No hay más que ver el Mar Menor, que ha colapsado ecológicamente. Entonces, por eso, pasamos a una acción, usamos la no violencia como una técnica política, porque la crisis climática ya no es una cuestión científica, es una cuestión política. Y nuestro rol es utilizar nuestra credibilidad, nuestra posición en la sociedad, para cuestionarla en el centro de la democracia, en particular, como hicimos en el Congreso de los Diputados con una acción no violenta, sangre biodegradable, pero muy simbólica, porque la sangre representa todo el sufrimiento, que la crisis climática no es que suba un poco la temperatura y ya está, sino que significa muerte.

No somos gente de naturaleza vandálica, que nos guste ir creando ese tipo de situaciones, y menos en edificios tan representativos como este.

António Guterres, el Segretario General de la Onu lo dice: «retrasarse en el cumplimiento de los objetivos significa la muerte». No hay medias tintas. Por eso fuimos a mostrar que los políticos no están actuando de acuerdo a las consecuencias, que están permitiendo que haya un baño de sangre no sólo de poblaciones de otros países, sino del nuestro mismo.

España está en un proceso de desertificación severo que afecta a más del 70% de la Península Ibérica, y se está acelerando en estos años.

Han sido muy criticados…

Entendemos que vamos a recibir críticas y las asumimos también como parte del debate social, porque lo que entendemos es que hay que abrir un debate social. No somos gente de naturaleza vandálica, que nos guste ir creando ese tipo de situaciones, y menos en edificios tan representativos como este. No lo hacemos por gusto. De hecho, las implicaciones legales las asumimos.

Momento en que Mauricio Misquero es detenido por la policía durante la acción frente al Congreso de los Diputados

¿De qué les acusan?

Nos acusan de un delito de daños y otro contra las instituciones del Estado por interrumpir la Sesión de Control al Gobierno que se estaba celebrando en el Congreso.

¿Qué consecuencias podría tener?

Hay opiniones distintas. En cualquier caso va por vía penal. Tendremos un juicio. Podría quedarse en una multa. Los daños se han calculado en unos 2.500 euros. Somos en torno a 15 personas y hay otras que también podrían ser detenidas en las próximas horas. Luego hay abogados que nos han explicado que se trata de algo muy grave que podría conllevar penas de 1 a a 3 años de prisión.

Varios diputados se han manifestado a favor de que se nos retiren los cargos

¿Y esto no les amedrenta?

No, no. Por supuesto que no. Estamos más que convencidos de que nuestra acción fue totalmente legítima, pacífica. Sabíamos que estábamos cometiendo un delito. Esa es la desobediencia civil. Pero la acción estaba absolutamente controlada para que no se nos pudiese acusar de lo que nos están acusando. Y así lo entendieron varios diputados que salieron a apoyar la protesta como Juan López de Uralde e Iñigo Errejón, que estaban allí.

A mi en particular, como tenía el megáfono, me han acusado de ser el organizador de todo. Y por esto me han tenido 7 horas en el calabozo de una manera aleccionadora, ¿no? Qué a nadie se le ocurra levantar la voz porque aquí está el poder del Estado para acallarte. Pero yo creo que lo que consiguen es justo lo contrario. Cuando salí del calabozo sentía el apoyo de la gente, mediático, varios diputados se han manifestado a favor de que se nos retiren los cargos. Eso, a mi y al resto de mi grupo, nos da la fuerza para continuar. Esto, por supuesto que no ha acabado aquí.

¿Cómo se funda Rebelión Científica?

Es un movimiento que surge en 2020 en el Reino Unido. Lo forman unos pocos científicos que entienden que el rol de los científicos como actores centrales en el movimiento activista, es decir, pasando a la desobediencia civil no violenta, es esencial. Y a partir de ese momento se desarrollaron varias acciones y empezó a crecer en muy poco tiempo. Se hizo la acción más exitosa de la COP26. Estuvieron varios compañeros de España. En esa acción arrestaron a más de 20 científicos por protestar pacíficamente cortando una carretera. Y en general el movimiento Scientist Rebellion es la rama de científicos de Extintion Rebellion, que es un movimiento global mucho más amplio que surgió, en el 2019, a la vez que Fridays for Future con Greta Thunberg. Estos son movimientos que plantean unas demandas muy exigentes y una actitud de poner en dificultades, en evidencia, a los gobiernos y a las grandes multinacionales.

En pocos meses se avecina una crisis alimentaria enorme. Esto sabemos que saca la rabia de la gente y más nos vale canalizarlo de manera no violenta.

Me decía usted que este verano vamos a superar los 50 grados…

Esto que parece vivir en una normalidad, en realidad es una fantasía. Este problema no se acaba aquí. Cuando este veranos lleguemos a 50 grados y la gente se lleve un buen susto, las protestas van a continuar y se van a intensificar. Entonces, ¿cómo va a reaccionar el Gobierno ante todo esto? ¿Va a continuar en una línea represora? Porque desde nuestros movimientos tenemos como principio fundamental la no violencia, pero estamos al borde de un colapso sistémico. Si este tipo de acciones parecen fuertes, bueno, pues esperemos a ver cuando la gente empiece a pasar hambre porque viene una crisis alimentaria enorme por la escasez de combustibles fósiles, por el cambio climático que ha hecho que se pierdan muchísimas cosechas. Sólo se ha podido conseguir el 15% de trigo de la última cosecha. Es decir, en pocos meses se avecina una crisis alimentaria enorme. Esto sabemos que saca la rabia de la gente y más nos vale canalizarlo de manera no violenta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí