Doñana es uno de los lugares más especiales y singulares del mundo. Su catalogación como Patrimonio de la Humanidad y todas las distinciones concedidas por organismos internacionales hacen de este territorio una joya natural única que nos recuerda que tenemos que coexistir con la naturaleza que nos rodea desde el respeto a la diversidad biológica. Por esta razón es necesario conservarlo en toda su singularidad, como hacemos con otros patrimonios de la humanidad de nuestro país. Pero su extensión, 128.000 hectáreas, sus extraordinarias cualidades y sus múltiples figuras de protección no lo eximen de riesgos y amenazas que incrementan su vulnerabilidad y comprometen su pervivencia.

La posibilidad de que el Gobierno andaluz modifique la legislación que ordenaba los usos agrícolas para, a golpe legislativo por la vía rápida, amnistiar toda la superficie de regadío ilegal que se ha ido creando durante las últimas décadas, representa una amenaza para el espacio natural. Y si, además, se cambia la Ley Forestal andaluza para promover que los agricultores con baja rentabilidad agrícola que convirtieron antaño sus tierras a forestal procuren revertirlas nuevamente, deforestándolas, entonces el desastre puede tener dimensiones inimaginables. Ante esta decisión, la Plataforma Salvemos Doñana se ha reagrupado para frenar cualquier movimiento favorable a la propuesta. Entre los colectivos que se unen al objetivo figuran Adelante Andalucía, Andaluces Levantaos, CGT-Huelva, Ecologistas en Acción-Andalucía, Fridays For Future Huelva, Fundación Nueva Cultura del Agua, Fundación Savia, Greenpeace, Huelva Te Mira, Iniciativa del Pueblo Andaluz, Izquierda Unida, Más País Andalucía, Mesa de la Ría de Huelva, Partido Comunista de Andalucía, Pode­mos Andalucía, Plataforma por el Monte Andaluz, SEO BirdLife España, Verdes EQUO y WWF.

La plataforma ha consensuado el «Manifiesto de Doñana», un documento que plasma cómo la propuesta de ley es un compendio de modificaciones de la normativa vigente que pretende amnistiar las ilegalidades y consolidar un incremento de la agricultura intensiva de regadío sin límites, desmantelando el plan consensuado por todos las partes interesadas en 2014 llamado el Plan Corona Forestal, que logró establecer un marco de ordenación que daba seguridad jurídica y viabilidad a la agricultura legal en el entorno del Parque Nacional Doñana.

La Proposición de Ley de PP, VOX y Ciudadanos

Los colectivos señalan que hay opciones para que la propuesta, «demoledora para el humedal más importante de Europa, no siga adelante,
pero hace falta voluntad política». Se resisten a permitir que los fondos europeos «que han sido ya invertidos durante muchos años en la conservación y desarrollo sostenible de Doñana, ni el agravio comparativo con los agricultores legales que se verían tremendamente afectados por estos cambios normativos, ni tampoco el mantenimiento de un modelo económico incompatible con la conservación del patrimonio natural y nuestra identidad, favorezcan actividades agrícolas que no cumplen la ley».

Sobre la mesa está la Proposición de Ley presentada por PP, VOX y Ciudadanos, que ha sido admitida por la Mesa de la Diputación Permanente del Parlamento de Andalucía, que la ha remitido al Consejo de Gobierno, con la pretensión de que sea aprobada por el Parlamento por la vía rápida de trámite de urgencia acortando plazos. Por ello, la plataforma pide sumar esfuerzos para evitarlo. Así, todas las entidades integrantes han dirigido una carta a la presidencia del Parlamento andaluz.

En peligro la entrada al mercado europeo de los productos legales

Salvemos Doñana advierte en su manifiesto que «las administraciones tienen la obligación de proteger el patrimonio y la ciudadanía la responsabilidad de defenderlo». Por ello, pide a los grupos parlamentarios del PP, VOX y Ciudadanos que retiren sus Proposiciones de Ley con el título: Para la mejora de la ordenación de las zonas de regadío del Condado de Huelva, en los términos municipales de Almonte, Bonares, Lucena del Puerto, Moguer y Rociana del Condado (Huelva).

Al Gobierno de la Junta de Andalucía le exigen que cumpla estrictamente el Plan Especial de Ordenación de Zonas de Regadío al Norte de la Corona Forestal de Doñana, llamado también Plan de la fresa y Plan de la Corona Forestal, y decline cualquier modificación del mismo, ya que fue aprobado con criterios de consenso social y científico. Asimismo, que establezca definitivamente una ordenación fundamentado en los mismos criterios de los cultivos de regadío en la marisma transformada de la provincia de Sevilla.

También inciden sobre la deforestación en Doñana, que pondría en peligro la entrada al mercado europeo de los productos legales elaborados en el entorno del Parque Nacional, obtenidos conforme a la normativa europea, la cual promueve el consumo sostenible y pretende garantizar que solo se consuman en Europa productos legales y libres de deforestación. De modo que exigen que la Junta de Andalucía que ni la promueva ni la premie.

Sentencia del Tribunal de Justicia de Europa

La otra llamada de atención va dirigida al Gobierno Central para que de cumplimiento a la Sentencia del Tribunal de Justicia de Europa respecto a Doñana, que falló en junio de 2021 que el Reino de España está incumpliendo el Derecho Comunitario, en particular, la Directiva Marco de Agua y la Directiva Hábitats. Por tanto, instan a que se realice «un exhaustivo control, vigilancia y sanción, a quienes expolien el agua en Doñana, así como la clausura definitiva de todos los pozos ilegales en la Comarca de Doñana al más breve plazo, para lo cual deberá incrementar el número de agentes dedicados a esta labor y, preventivamente, garantizar su seguridad física en el ejercicio de sus funciones».

Otra de las cuestiones que trasladan al Gobierno Central es el impulso del desarrollo sostenible y responsable de la Comarca de Doñana y la ratificación los acuerdos climáticos de París para defender el bienestar y calidad de vida de la ciudadanía. Piden que se acometa un plan de restauración de los sistemas hídricos de Doñana, de sus ecosistemas degradados (forestales, marismas, río Guadiamar, estuario del Guadalquivir), «incorporando la recuperación de las aguas superficiales tributarias de Doñana en la Planificación Hidrográfica del Guadalquivir, que obvia su gestión, y que asuma por tanto las numerosas alegaciones interpuestas en el plazo de información pública del tercer ciclo, respecto a las aguas superficiales de Doñana».

Por su parte, la Plataforma Salvemos Doñana se ha comprometido «a informar a la ciudadanía y las instituciones sobre los valores y riqueza de Doñana para que entre todos y todas garanticemos su conservación y nunca más se ponga en riesgo nuestro patrimonio natural». De forma paralela han brindado su trabajo «con todos los sectores económicos y colectivos locales de la Comarca de Doñana (sector productivo y sector comercial, organizaciones sociales, etc.) para hacer de Doñana un ejemplo en el mundo, de riqueza natural, calidad de vida y desarrollo sostenible».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí