En la actualidad, para cualquier país es un éxito poseer un Estado democrático en donde sus autoridades sean elegidas por sus ciudadanos, pero que de igual manera actúen en función de las necesidades de su pueblo y no a favor de sus intereses personales.

A través de la historia se ha conocido a personas que han ostentados cargos en el gobierno y violentan el mismo con comportamientos y ejecuciones adheridas a su convicción personal, ya que, al parecer, consideran que pertenecer a la gobernanza de una nación, es la llave que abre la puerta a la libertad de actuar por libre albedrio y no bajo los estatutos establecidos en la sociedad.

Desde hace décadas existe el gobierno limitado, cuyas funciones realizadas mediante el Estado están controladas por las constituciones de los países. Esto no es garantía de que los integrantes de este cumplan con lo establecido, ya que, de no haber presidentes y autoridades comprometidas con el cumplimiento de las normas, es difícil que algunos de los demás miembros de una administración pública se apeguen a los principios colectivos establecidos en la carta magna.

República Dominicana, con la llegada del presidente Luis Abinader, ha avanzado en transparencia presupuestaria, en aplicación de la Ley, en el respeto a la libertad de prensa y en otros sectores que aportan al desarrollo, factores que han sido valorados y reconcomidos por organismos internaciones.

Una muestra más de que la gestión del actual mandatario dominicano sigue conduciendo al país caribeño hacia un Estado de valor, son los resultados que ha obtenido en el Índice de Estado de Derecho del Proyecto de Justicia Mundial (WJP), por sus siglas en inglés, en el cual ha colocado al país en la posición número 80 de 140 países, equivalente a un índice de 0.50, en Restricciones a los Poderes del Gobierno.

Dicho indicador mide “hasta qué punto los gobernantes están obligados por la ley. Comprende los medios, tanto constitucionales como institucionales, por los cuales los poderes del gobierno y sus funcionarios y agentes son limitados y obligados a rendir cuentas ante la ley. También incluye controles no gubernamentales sobre el poder del gobierno, como una prensa libre e independiente”.

El trabajo constante, basado en la transparencia y en el respeto al cumplimiento de la ley del presidente Abinader, ha sido factor relevante para que el país quisqueyano haya elevado el nivel de posicionamiento en Restricciones a los Poderes del Gobierno, por encima de los años establecidos desde el 2015 al 2020, cuando aún gobernaba el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), administrado por Danilo Medina.

Restricciones a los Poderes del Gobierno, RD 2015-2022

Fuente: World Justice Project (WJP).

Al observarse los datos establecidos en la presente tabla podría entenderse a simple vista que la mejor posición del país caribeño seria en el año 2015 cuando ocupaba el puesto número 70, pero no es así, debido a que en ese momento apenas se estaban tomando en cuenta 102 países.

El nuevo estilo de gobernar de Abinader está trasladando al pueblo dominicano bienestar, estabilidad y transparencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí