La Policía Nacional en la República Dominicana desde hace tiempo, y más aún en los gobiernos del PLD, ha venido siendo un organismo que goza de poca confianza entre la ciudadanía. Hechos abusivos como los cometidos recientemente por parte de sus agentes, los cuales le han costado la vida a seres humanos, y actos de otras indoles han sido los causantes de la poca fe del pueblo dominicano hacia la que debió de ser una prestigiosa institución de la que cualquier ciudadano debe sentirse orgulloso.

La decisión de transformar la policía ya había sido tomada por el presidente Luis Abinader desde hace meses, cuando cerró acuerdo de asesoramiento internacional con José Vila del Castillo, una de las personas más prestigiosas y con más conocimiento en materia de seguridad a nivel internacional. Vila del Castillo ha implementado importantes transformaciones en Latinoamérica y otras regiones del mundo. El presidente Abinader le tomó juramento en enero del presente año como delegado   de la Comisión Ejecutiva para la ejecución de los planes, estrategias y políticas de transformación y profesionalización de la Policía Nacional.

Durante los 16 años de gobierno del PLD, la institución responsable de garantizar la seguridad de la ciudadanía operó desapegada a sus funciones y creó un sistema adverso. El señor Vila aseguró que determinar cómo será la policía en el futuro, solo basándose en su historia, «es una visión trágica del destino». Por tal motivo el comisionado está en República Dominicana trabajando para poder conseguir el cambio en todos los sentidos durante este gobierno del PRM. «El pueblo dominicano dará testimonio de lo que ha dicho, transcurrido el tiempo lógico necesario para que así lo perciba y lo valore la ciudadanía».

La transformación Policía Nacional se debe iniciar a nivel interno, desde la mutación de mecanismo, la mejora de estructuras, hasta el cambio de conducta de los agentes. Un factor muy importante para la modificación, que puede considerarse como el primordial, es la educación. Sin este pilar no hay reforma. La formación profesional de la seguridad y el orden del país, tanto profesional como humanamente desde el respeto y la empatía lleva garantizado que la institución sí pueda fungir para lo que esta creada: «cuidar del ciudadano».

Vila ha reconocido que «la formación», el factor fundamental, se ha tomado en cuenta y, en consecuencia, se ha conformado la comisión educativa llegándose a firmar acuerdos con la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y con el Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (INFOTEP).

Tres son los factores que para el comisionado hacen posible la reforma,

  • El apoyo irrestricto del presidente de la República, quien está absolutamente comprometido a que en su mandato se asienten los pilares de la reforma.
  • El apoyo de la sociedad civil.
  • Se está haciendo la reforma desde adentro hacia afuera.

Desde el punto de vista intelectual, Vila asegura «trabajar con la policía en tres sentidos, primero intentando que su vida y dignidad laboral mejore; en segundo lugar, que esa dignidad laboral sea respetada y que la sociedad comprenda que la policía es parte de ella misma y, en tercer lugar, que la policía se convierta realmente en una institución con vocación de servicio a la ciudadanía y sea parte de la sociedad en la que vive».

El pueblo dominicano espera desde hace tiempo que la policía esté al servicio de los ciudadanos y ciudadanas de la República Dominicana, desde la ética y los valores humanos que están obligados a respetar y hacer respetar. Todos quisiéramos que los efectos de la reforma sean inmediatos lo antes posible, pero solo basta investigar y comprobaremos que las grandes transformaciones requieren del tiempo real para conseguir eficacia y verdad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí