El paro registrado en las oficinas públicas de empleo baja en junio, como es habitual en este mes, y se sitúa en 3.362.811 personas. La bajada de 2017 (-98.317) es claramente inferior que la de 2016 (-124.349), 2014 (-122.684) y 2013 (-127.248), aunque ligeramente mejor que la de 2015 (-94.727). En términos desestacionalizados la bajada del paro en junio se limitó a solo 21.668 personas y el descenso interanual del paro se moderó hasta 404.243 parados menos en el último año.
El descenso del paro – “un dato positivo”, señala Lola Santillana, aunque peor que el de junio de años anteriores (se crea menos empleo y el paro cae menos) – se produce en casi todos los sectores: servicios (-75.101), construcción (-10.168), industria (-10.724) y en el colectivo sin empleo anterior (-10.249), solo repunta en agricultura (7.249). En junio, la bajada del paro sigue siendo mayor entre los hombres (-54.943) que entre las mujeres (-43.374), lo que mantiene el mayor descenso interanual del paro entre los hombres (-241.952, -14,5%) frente a las mujeres (-162.291, -7,7%) y agudiza la feminización del paro en España: el 58% son mujeres. En junio el paro bajó tanto entre los mayores de 25 años (-81.146, -2,5%) como entre los menores de 25 años (-17.171, -6,4%).
Todas las comunidades autónomas registraron un descenso del paro, lideradas por Cataluña (-18.102 parados), Andalucía (-10.324 desempleados) y Galicia (-9.973).
La creación de empleo sigue concentrada en actividades de bajo valor añadido, la hostelería, los servicios auxiliares y la construcción, con un peso limitado de la industria, los servicios públicos y de los sectores de intensidad tecnológica media y alta. Apenas 8 de cada 100 contratos firmados en junio son indefinidos, y de ellos casi la mitad son a jornada parcial, reflejo de la enorme precariedad de nuestro mercado laboral, agudizada tras la reforma de 2012.
Casi la mitad de los parados registrados carece de prestación. Junto a la caída de la tasa de cobertura se ha producido un descenso de la calidad de las prestaciones por desempleo, al perder peso las prestaciones contributivas a favor de las asistenciales. Del total de parados, 1,7 millones carecen de prestación y 1,76 millones percibe en algún tipo de prestación (1,12 millones cobran la asistencial y solo 639.511 la contributiva).
El gasto medio por beneficiario, incluidas las cotizaciones a la Seguridad Social, aumentó en mayo a 792,8 euros mensuales (1,0% interanual) mientras que la prestación contributiva media por beneficiario se situaba en 804,6 euros mensuales (0,3% interanual).
Ante esta situación, “es necesario un paquete de medidas para las personas que peor lo están pasando, los desempleados , especialmente los parados de larga duración. Asimismo, es necesario un incremento salarial para recuperar poder adquisitivo tras la fuerte devaluación interna sufrida por los trabajadores públicos y privados durante la recesión. “Esta es la única manera de que los trabajadores salgan de la crisis”, ha aseverado Lola Santillana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí