Imagen ampliada de una sección de tejido cutáneo, obtenida de una lesión en la piel de un mono, que había sido infectado con el virus de la viruela del mono. Foto: CDC

El director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, ha convocado para este lunes al Comité de Emergencias para evaluar si el brote de viruela del mono representa una emergencia de salud pública de interés internacional. Se trata del nivel más alto de alerta según el reglamento sanitario internacional, que actualmente sólo se aplica a la pandemia de COVID-19 y a la poliomielitis.

Este año se han notificado 1600 casos confirmados y 1500 sospechosos de viruela del mono, en 39 países, siete donde suele propagarse y 32 nuevos. En lo que va de año, se han producido 72 muertes en los países previamente afectados. Hasta ahora no se han notificado muertes en los países donde ha aparecido recientemente, aunque la agencia de la ONU está tratando de verificar una muerte relacionada con la enfermedad en Brasil.

“El brote mundial de viruela del mono es claramente inusual y preocupante”, según Adhanom, que considera que es el momento de intensificar la respuesta porque hay más países afectados y es necesaria la coordinación internacional.

Riesgo alto de propagación en Europa

El director adjunto para la respuesta a emergencias, Ibrahima Socé Fall, explica que el riesgo de propagación en Europa se considera «alto» y en el resto del mundo «moderado» y que existen lagunas sobre cómo se está transmitiendo el virus.

«No queremos esperar hasta que la situación esté fuera de control», aseguró sobre la convocatoria del comité de emergencia.

Mientras tanto, la OMS ha publicado recomendaciones  para los gobiernos sobre la detección y control de casos. La experta en viruela Rosemund Lewis sostiene que lo más importante es informar y crear conciencia en la población sobre el nivel del riesgo y explicar las recomendaciones para evitar contagiar a contactos cercanos y familiares.

Lewis detalla que, aunque la enfermedad a veces solo da síntomas leves, como lesiones cutáneas, se puede contagiar durante dos a cuatro semanas. “Sabemos que es muy difícil para la gente aislarse tanto tiempo, pero es muy importante para proteger a otros. En la mayoría de los casos, la gente puede aislarse en casa y no es necesario estar en el hospital”.

Cuidados especiales

Se puede contraer la viruela del mono a través del contacto físico estrecho con alguien que tenga los síntomas. La erupción, los fluidos y las costras son especialmente infecciosos. La ropa, la ropa de cama, las toallas o los objetos, como los utensilios para comer o los platos, que se han contaminado con el virus también pueden infectar a otras personas.

Por el momento, no está claro si las personas que no tienen síntomas pueden contagiar la enfermedad. Mientras, la OMS ha publicado nuevas directrices sobre la vacunación contra la viruela del mono.

Acceso a las vacunas

Algunos países han mantenido suministros estratégicos de vacunas antiguas contra el virus de la viruela que se erradicó en 1980. Estas vacunas de primera generación no se recomiendan para la viruela del mono en este momento, ya que no cumplen las normas actuales de seguridad y fabricación.

También existen vacunas nuevas y más seguras (de segunda y tercera generación) contra la viruela, algunas de las cuales pueden ser útiles para la viruela del mono y una de las cuales (MVA-BN) ha sido aprobada para la prevención de la viruela del mono.

El suministro de las nuevas vacunas es limitado y se están debatiendo estrategias de acceso.

En este momento, la Organización Mundial de la Salud  no recomienda la vacunación masiva. “Las decisiones sobre el uso de las vacunas contra la viruela o la viruela del mono deben basarse en una evaluación completa de los riesgos y los beneficios en cada caso”, aseguran.

Para los contactos de los pacientes, se recomienda la profilaxis posterior a la exposición con una vacuna contra de segunda o tercera generación, idealmente dentro de los cuatro días siguientes a la primera exposición para prevenir la aparición de la enfermedad.

La profilaxis previa a la exposición se recomienda para los trabajadores sanitarios de riesgo, el personal de laboratorio que trabaje con ortopoxvirus, el personal de laboratorio clínico que realice pruebas de diagnóstico de la viruela del mono y otras personas que puedan estar en riesgo.

Rosemund Lewis comenta que la mayoría de los datos sobre la vacuna de la viruela son antiguos o de estudios con animales. “No hay muchos estudios clínicos”, dijo.

Por ello, la OMS subraya la importancia de que los programas de vacunación estén respaldados por una vigilancia exhaustiva y un seguimiento de los contactos, y vayan acompañados de campañas de información y una farmacovigilancia sólida, idealmente con estudios colaborativos sobre la eficacia de la vacuna.

El doctor Tedros también dijo que la OMS está trabajando con sus socios en el cambio de nombre de la viruela del mono y sus variantes para evitar la estigmatización, así como en un mecanismo para ayudar a compartir las vacunas disponibles de forma más equitativa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí