La adopción recibe una ovación de pie. Foto: PNUMA

Los Estados Miembros de la ONU en la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA-5.2) han acordado por unanimidad desarrollar un tratado internacional, legalmente vinculante en 2024, para poner fin a la contaminación por plásticos, lo que la convierte en una de las acciones ambientales más ambiciosas del mundo desde el Protocolo de Montreal de 1989, que eliminó las sustancias que agotan la capa de ozono.

La resolución adoptada por la ONU describe el desarrollo de un instrumento robusto que permitirá reglas y obligaciones globales a lo largo de todo el ciclo de vida del plástico, desde el origen hasta el mar. Esto hará a los países, las empresas y la sociedad responsables de eliminar la contaminación por plásticos en la naturaleza.

La producción mundial de plástico ha aumentado exponencialmente en las últimas décadas. Ahora asciende a unos 400 millones de toneladas al año. Sin embargo, solo se estima que el 12 % de los plásticos producidos se han incinerado y solo se estima que el 9 % se ha reciclado. El resto se ha eliminado en vertederos o se ha liberado al medio ambiente, incluidos los océanos. Sin una acción significativa, se espera que los flujos de desechos plásticos hacia los ecosistemas acuáticos casi se tripliquen de alrededor de 11 millones de toneladas en 2016 a 29 millones de toneladas en 2040.

Inger Andersen, directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), ha dicho que «se trata del acuerdo más importante desde la COP21 de París«, cuando se pactó limitar el calentamiento mundial a 1,5 grados centígrados, en comparación con los niveles preindustriales.

Los negociadores han dado el primer paso en este proceso al acordar establecer un Comité de Negociación Intergubernamental (INC) que forjará un acuerdo global sobre la contaminación por plásticos.

La decisión ha sido recibida con elogios por parte de las principales organizaciones ecologistas y conservacionistas de todo el mundo. En este sentido, Marco Lambertini, Director General de WWF Internacional, ha manifestado que «nos encontramos en un momento histórico donde las decisiones ambiciosas pueden evitar que la contaminación por plásticos contribuya al colapso de los ecosistemas de nuestro planeta. Al acordar desarrollar un tratado global legalmente vinculante sobre la contaminación por plásticos, nuestros líderes mundiales están allanando el camino para un futuro más limpio y seguro para las personas y el planeta».

Lambertini ha recordado que el trabajo está lejos de terminar, pues ahora los líderes mundiales deben mostrar aún más determinación en el desarrollo e implementación de un tratado que aborde la actual crisis de contaminación por plásticos y permita una transición efectiva a una economía circular para este material. «Ello requiere no cualquier tratado, sino uno con estándares y objetivos globales claros y ambiciosos que cree las condiciones necesarias para incentivar a las naciones a cumplir con reglas y regulaciones comunes al tiempo que prohíbe los productos y prácticas dañinos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí