Los incendios son cada vez más frecuentes e intensos, la contaminación acústica urbana se está convirtiendo en una amenaza para la salud pública mundial y los desajustes fenológicos (interrupciones en el momento de las etapas del ciclo de vida en los sistemas naturales) están causando consecuencias ecológicas. Estos son algunos de los asuntos que destaca el nuevo «Informe Fronteras» publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ( PNUMA ).

Esta es la cuarta edición del informe, que se publicó por primera vez en 2016 con una alerta sobre el riesgo creciente de enfermedades zoonóticas, cuatro años antes de la pandemia de COVID-19 .

“El Informe Fronteras identifica y ofrece soluciones a tres problemas ambientales que merecen atención y acción por parte de los gobiernos y el público en general”, dijo Inger Andersen, Directora Ejecutiva del PNUMA. “La contaminación acústica urbana, los incendios forestales y los cambios fenológicos, los tres temas de este informe, son cuestiones que destacan la necesidad urgente de abordar la triple crisis planetaria del cambio climático, la contaminación y la pérdida de biodiversidad”.

Contaminación acústica

Los sonidos no deseados, prolongados y de alto nivel del tráfico rodado, los ferrocarriles o las actividades de ocio perjudican la salud y el bienestar humanos . Esto incluye molestias crónicas y trastornos del sueño , lo que resulta en enfermedades cardíacas graves y trastornos metabólicos como diabetes , discapacidad auditiva y una salud mental más deficiente.

La contaminación acústica ya provoca 12 000 muertes prematuras cada año en la UE y afecta a uno de cada cinco ciudadanos de la UE. Los niveles de ruido aceptables se superan en muchas ciudades del mundo, incluidas Argel, Bangkok, Damasco, Dhaka, Ciudad Ho Chi Minh, Ibadan, Islamabad y Nueva York.

Incendios forestales

Cada año, entre 2002 y 2016, se quemó un promedio de aproximadamente 423 millones de hectáreas o 4,23 millones de kilómetros cuadrados de la superficie terrestre de la Tierra, un área del tamaño de toda la Unión Europea, lo que se volvió más común en ecosistemas mixtos de bosques y sabanas. Se estima que el 67% del área global anual quemada por todo tipo de incendios, incluidos los incendios forestales, se encontraba en el continente africano.

Se prevé que las condiciones climáticas peligrosas de los incendios forestales se vuelvan más frecuentes e intensas y duren más, incluso en áreas que anteriormente no se vieron afectadas por los incendios. Los incendios forestales extremadamente intensos pueden desencadenar tormentas eléctricas en canales de humo que agravan los incendios a través de velocidades de viento erráticas y generan rayos que encienden otros incendios mucho más allá del frente de fuego, un ciclo de retroalimentación peligroso.

Esto se debe al cambio climático, que incluye temperaturas más altas y condiciones más secas con sequías más frecuentes . El cambio de uso de la tierra es otro factor de riesgo, incluida la tala comercial y la deforestación para granjas, tierras de pastoreo y ciudades en expansión. Otra causa de la proliferación de incendios forestales es la supresión agresiva del fuego natural, que es esencial en algunos sistemas naturales para limitar la cantidad de material combustible, y las políticas inadecuadas de manejo del fuego que excluyen las prácticas tradicionales de manejo del fuego y el conocimiento indígena.

El cambio climático altera los ritmos naturales de las plantas y los animales

Las plantas y los animales en los ecosistemas terrestres, acuáticos y marinos usan la temperatura, la duración del día o la lluvia como señales para desplegar hojas, florecer, dar frutos, reproducirse, anidar, polinizar, migrar o transformarse de otras maneras.

Los cambios fenológicos ocurren cuando las especies cambian el tiempo de las etapas del ciclo de vida en respuesta a las cambiantes condiciones ambientales alteradas por el cambio climático. La preocupación es que las especies que interactúan en un ecosistema no siempre cambian el tiempo en la misma dirección o al mismo ritmo.

Según el Informe Fronteras, estos cambios fenológicos se ven cada vez más perturbados por el cambio climático, lo que desincroniza a las plantas y los animales con sus ritmos naturales y provoca desajustes, como cuando las plantas cambian las etapas del ciclo de vida más rápido que los herbívoros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí