Edificio de HSBC en México DF | Foto: Flickr/Júbilo Haku.

El pasado 14 de diciembre de 2021, HSBC, uno de los bancos más grandes del mundo, publicó su política de carbón actualizada que contiene las siguientes nuevas medidas:

  • HSBC buscará retirar cualquier financiación y servicios de asesoría con clientes que se comprometan o continúen con la expansión del carbón térmico después del 1 de enero de 2021, a menos que dicha expansión se haya comprometido contractualmente o en construcción antes de esa fecha;
  • HSBC tiene la intención de reducir su exposición a la financiación de carbón térmico en, al menos, un 25% para 2025, con un objetivo del 50% para 2030, para buscar una eliminación completa del sector para 2030 en los países de la UE y de la OCDE y 2040 en todo el mundo.
  • HSBC excluirá a los clientes que obtengan más del 40% de sus ingresos del carbón térmico en los países de la UE/OCDE, con algunas excepciones para la financiación de tecnologías o infraestructuras limpias.

La presión de algunos de sus principales accionistas en el período previo a su última Junta General, y de grupos de la sociedad civil como ShareAction y Reclaim Finance, obligó a HSBC a adoptar una resolución que fijaba una fecha límite importante: un compromiso de eliminación gradual del sector del carbón para 2030 en la UE. y OCDE, y 2040 en otros lugares. Este compromiso es una característica vital de una política de carbón sólida, ya adoptada por más de 60 instituciones financieras en todo el mundo .

La eliminación gradual del carbón requiere condicionar los servicios financieros a la adopción por parte de las empresas de un plan de salida de carbón basado en activos alineado con los Acuerdos de París. HSBC no requiere que sus clientes adopten dicho plan, pero dice que se comprometerá con ellos y espera que adopten «planes de transición que sean compatibles con el NZ50 Target de HSBC». 

El banco británico sólo enumera varios criterios generales y no especifica los esfuerzos mínimos que deben cumplir sus clientes. Por tanto, no está claro en qué medida HSBC evaluará a una empresa que no se comprometa con fechas específicas de cierre de sus activos de carbón existentes.

El primer paso inmediato para apoyar la eliminación gradual del sector del carbón debería ser dejar de apoyar la expansión de la industria, que está liderada por las 503 empresas desarrolladoras de carbón identificadas públicamente en la Lista Global de Salida del Carbón . Sin embargo, HSBC no logra abordar completamente la expansión a través de su financiación corporativa.

Apoyo indirecto al carbón

La mayor parte del apoyo financiero para la expansión de la industria del carbón es directo indirecto a través de la provisión de financiación corporativa general, préstamos o suscripción, en contraposición al apoyo para proyectos específicos. Es por eso que la exclusión total de las empresas que todavía planean expandir la industria del carbón en todo el mundo con nuevas minas de carbón, plantas de carbón o proyectos de infraestructura de carbón, es esencial.

Aquí es precisamente donde la política actualizada de HSBC arruina la credibilidad de su nuevo enfoque. La medida adoptada por HSBC con respecto a los desarrolladores de carbón está plagada de lagunas:

  • Hace algunas excepciones para «ampliaciones comprometidas contractualmente o en construcción antes del 1 de enero de 2021». Esto plantea las definiciones precisas utilizadas para «comprometidos contractualmente» o «en construcción»;
  • La exclusión solo se aplica a nivel de cliente, no a nivel de grupo. Esto significa que algunas empresas de carbón que obtengan financiación a través de su empresa matriz o filiales de financiación específicas no se verán afectadas por esta exclusión.

La falta de impacto de la nueva política en las compañías de carbón recientemente financiadas por HSBC se comprueba en tres ejemplos concretos de desarrolladores de carbón que HSBC podrá continuar apoyando a nivel de grupo debido a las lagunas en su política:

  • Adaro: La empresa indonesia Adaro es un ejemplo de ello. Todavía planea nuevas minas de carbón térmico, así como 2GW de nueva energía de carbón en el país. Pero los planes de expansión provienen de las filiales PT Bhimanesa Power Indo y PT Adaro Power, y no del nivel de grupo financiado por el banco británico PT Adaro Energy Tbk. HSBC canalizó 27 millones de dólares en el grupo entre octubre de 2018 y octubre de 2020.
  • Glencore: a pesar de un compromiso reciente de limitar su producción de carbón, el conglomerado minero mundial todavía planea nuevas minas de carbón en Australia (546 millones). Pero los planes de expansión provienen de sus subsidiarias australianas y no del nivel de grupo o sus subsidiarias financieras respaldadas por HSBC.
  • KEPCO: La empresa de energía surcoreana está involucrada en varias plantas de carbón nuevas en Corea del Sur, Indonesia y Vietnam, que suman 8640MW de nueva capacidad (736 millones). Pero los planes de expansión provienen de sus subsidiarias y no a nivel de grupo, que también ha sido financiado por HSBC.

Por otro lado, el banco británico indica que exigirá a sus clientes que no utilicen ningún servicio financiero para la expansión del carbón dentro de un grupo, pero ejemplos recientes como el grupo indio Adani, con su mina de carbón Carmichael en Australia, demuestran que esto sigue siendo inadecuado. En un artículo de investigación de Reuters, los banqueros reconocieron de forma anónima que la financiación de tales grupos todavía ayuda indirectamente a financiar los planes de expansión del carbón.

Estas lagunas limitarán el impacto de la política en la cartera de carbón de HSBC. Estas excepciones van en contra del texto de la resolución de la Junta General de Accionistas en sí, que incluía la siguiente aseveración: «Sin embargo, aunque el carbón térmico se usa actualmente ampliamente como fuente de generación de energía en muchos mercados, reconocemos que la expansión de la energía a carbón es incompatible con los objetivos del Acuerdo de París». La ciencia climática es muy clara en que cualquier nueva planta de carbón en el mundo es incompatible con el presupuesto climático para mantener el objetivo de 1,5 grados al alcance.

Umbrales de exclusión débiles

La política de carbón actualizada adoptada por HSBC restringe la financiación a las empresas que obtienen más del 40% de sus ingresos del carbón térmico, pero solo para la UE/OCDE, que es más alto que el umbral adoptado por muchos otros bancos como Crédit Agricole (25%) o Natwest (15%). 

Finalmente, otra laguna gigante en la política de carbón actualizada de HSBC radica en el hecho de que esta exclusión de algunos desarrolladores de carbón no cubre su rama de inversión. HSBC Global Asset Management, con sus más de 600.000 millones de dólares de activos administrados, adopta los plazos del carbón de 2030 y 2040, pero sin ninguna medida de exclusión inmediata, todavía está muy por detrás de su propio grupo.

Fuente: Diario16

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí