La capital de Vietnam, Hanoi, es la segunda del país tras Ho Chi Minh –antigua Saigón, la capital del sur que tras su ocupación por los comunistas cambió de nombre por el del fundador del Partido Comunista del Vietnam— y quizá el principal centro político, económico y cultural de este gran país poblado por casi cien millones de habitantes. Es una ciudad vibrante, abierta, muy tolerante y, sobre todo, muy segura ahora que está comenzando a recibir a millones de turistas. Hanoi tiene casi ocho millones de habitantes y ya compite para convertirse en uno de los principales centros económicos de Asia. 

Hanoi tiene influencias china, francesa y asiática en casi toda su arquitectura y en la planificación de la ciudad, teniendo todavía un barrio conocido como francés y un caso histórico antiguo con recovecas callejuelas y estrechos callejones donde las diversas profesiones se agrupan por zonas. Es una ciudad, además, dotada de una buena nómina de museos, restaurantes, hoteles, comercios y bares para todos los precios y gustos.

La ciudad ha vivido con profundidad los cambios operados en el país tras la introducción de importantes reformas políticas y económicas a partir del año 1986, coincidiendo con la perestroika y la gladsnot en la extinta Unión Soviética, que han significado una profunda transformación de Vietnam en un país con una dinámica y competitiva economía de mercado. Otro de los grandes placeres de esta ciudad es adentrarse en el mundo de la exquisita y sabrosa comida vietnamita, pudiendo elegir entre los puestos callejeros, los restaurantes populares o los más refinados establecidos en los hoteles y en las zonas más residenciales. 

A continuación detallamos los lugares que hemos considerado de interés durante nuestra visita, aunque somos conscientes que después de su viaje esta lista habrá aumentado debido a sus aportaciones personales. 

Recreación de la vida de los prisioneros en la cárcel de Hoa Loa

1. Hoa Loa prisión. La cárcel de Hoa Lo de Hanoi está ubicada en el céntrico distrito de Hoan Kiem, en un edificio que debe su nombre al pueblo de ceramistas que los colonizadores franceses destruyeron para construir la prisión a finales del siglo XIX. Esta especie del museo del horror, en el que llegaron a convivir hasta 2.000 presos, tiene varias plantas cada una de ellas dedicada a una época de la historia bélica de Vietnam. Lo más interesante del lugar son, sin duda, sus expresivas esculturas que muestran a los presos detenidos en una de sus salas de reclusión. 

El lugar es muy visitado y conocido por los vietnamitas, siempre muy orgullosos de su pasado y que alardean de haber derrotado a tres países del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas –Francia, China y Estados Unidos– en las sucesivas guerras que azotaron al país. También en su interior podremos ver algunas fotos y objetos que nos dan algunas pinceladas del paso de los pilotos norteamericanos detenidos por la guerrilla comunista vietnamita durante la guerra contra los Estados Unidos, siendo uno de sus más conocidos reclusos el piloto y senador norteamericano ya fallecido John McCain. 

2. Catedral de San José. Enclavada en pleno de la ciudad, este recinto religioso abrió sus puertas en 1886, coincidiendo con la época de expansión colonial de los franceses en Indochina, y fue construida en estilo neogótico. Muy cerca de este lugar se encuentra la Arquidiócesis de Hanoi, que fue fundada en 1960, y que cuenta con algo menos de 300.000 creyentes. El régimen comunista vietnamita fue mucho menos represivo que el chino con respecto a la libertad religiosa y siempre permitió la expresión de todos los cultos. 

3. Museo de las Mujeres. Está algo alejado de los grandes museos y monumentos de la ciudad, pero merece la pena visitarlo porque nos sitúa de una forma gráfica acerca del papel de la mujer vietnamita en una sociedad que estuvo en guerra por décadas. En casi todas las exposiciones y muestras que podrás encontrar en los museos de este país siempre late el nacionalismo vietnamita y la reivindicación del mismo como elemento que sirvió de catalizador a todos los vietnamitas para luchar contra los chinos, los franceses y después contra los norteamericanos. Es muy interesante que en Vietnam se ha conformado un discurso nacionalista que tiene elementos del comunismo de corte soviético junto con otros elementos anticolonialistas claramente asiáticos muy en la línea de los otros vecinos de Vietnam. Sobre este museo hemos encontrado esta breve reseña: “El Museo de Mujeres de Vietnam ofrece un homenaje muy bien presentado a las mujeres de Vietnam a través de las edades. Hay un montón de contextos históricos junto a una gran cantidad de información sobre la mujer vietnamita más moderna de hoy. El museo está dirigido por La Unión de Mujeres de Vietnam, que es reconocido como uno de los movimientos más poderosos del país”. 

4. Museo de Historia de Vietnam y salas sobre la Revolución. Este museo esta dividido en dos grandes instalaciones: una dedicada a la historia del Vietnam y otra en que se relata la lucha de los vietnamitas por sacudirse primero del yugo francés y después del norteamericano. Recomendamos los dos recintos, ambas muy ilustrativos sobre la historia de este país, aunque se echa en falta una explicación en inglés más detallada de algunos de los documentos expuestos y algún material multimedia sobre la historia del país. Los dos recintos están separados por una calle: no tirar el ticket del primer recinto para poder acceder al otro. Como siempre, ¡atención a los horarios!

Templo de la Montaña de Jade

5. El lago Hoan Kiem. Es uno de los grandes lagos de la ciudad y en sus alrededores se encuentran numerosos bares y restaurantes, ya que es un lugar especialmente conocido por sus sugestivas terrazas sobre el lago. En chino el nombre de Hoan Kiem significa “lago de la espada devuelta” y se cuentan numerosas leyendas y narraciones mitológicas en torno al lago que tienen más que ver con la épica nacionalista que con la historia propiamente dicha. En este lago podremos visitar, a través de un bello puente de madera, en donde todos los lugareños y turistas se fotografían antes de entrar, el Templo de la Montaña de Jade, un lugar de obligada visita en Hanoi. “Un bonito puente de madera lleva hasta el templo de la Montaña de Jade, edificado en el siglo XIX en un islote del lago Hoan Kiem donde antes se alzaba un palacio de los señores Trinh. El lugar está dedicado al dios de la literatura, Van Xuong, al general Tran Hung Dao, vencedor de los mogoles en el siglo XIII, y al genio de la medicina, La To. En una sala lateral yace una tortuga gigante disecada, hallada en las aguas del lago en 1968. ¿Será éste el animal que, según la leyenda, hundió en el lago la espada que liberó al país del dominio chino?”, nos explica una reseña sobre este lago Hoan Kiem que hemos encontrado en la red. 

6. La calle Hang Bong. Es una calle típica del centro de la ciudad de Hanoi y si paseas algo por sus alrededores a partir de las seis de la tarde, podrás contemplar un enorme bullicio de gente debido a que en esa zona se concentran una gran cantidad de bares y restaurantes. Se puede decir que en ese área se concentra la mayor zona de “marcha” de la ciudad de Hanoi y podrás encontrar, a precios razonables en función de lo te quieras gastar, buenos bares donde te servirán cerveza de barril (“bia hoi”, en vietnamita) a precios muy asequibles. He llegado a pagar hasta 30 céntimos de euro por una de estas cervezas. Muy cerca de esta calle se encuentra el conocido “bia hoi corner”, entre las calles Po Tha Hien y Pho Luong Quyen, un lugar abarrotado de gente consumiendo cerveza en sus terrazas y en el interior de sus bares. Muy amena toda la zona y posee unos rincones que no debes perderte en tu viaje. 

7. Templo de la Literatura. Es mi templo preferido de Hanoi y se encuentra en pleno centro de la ciudad. Es un gran templo fundado en el año 1070 y sirvió como una suerte de universidad que impartía enseñanzas religiosas a centenares de alumnos, siendo considerada el primer gran centro de educación de Vietnam. Es un lugar de culto y tradición donde los monjes impartían su sabiduría y conocimientos a sus jóvenes alumnos. En el interior, podrás ver unas losetas de piedra apoyadas por tortugas que, al parecer, confieren suerte y sabiduría a aquellos que van buscándola al interior de los muros de este gran templo. Te recomendamos pagar por la autoguía y escuchar atentamente el significado de los lugares y salas que tiene este valioso templo. Nuestro desconocimiento sobre los usos y formas en las religiones orientales es casi total; del idioma, mejor ni hablar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí