Tras el debate en el pleno del 7 de junio, el Parlamento Europeo se ha pronunciado sobre tres propuestas legislativas que forman parte del paquete de medidas «Objetivo 55 en 2030». Se trata del plan de la UE para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 55 % -en comparación con 1990- para 2030 y alcanzar las cero emisiones netas -la neutralidad climática- para 2050, como prevé la Ley Europea del Clima. El Parlamento está listo para empezar a negociar con los Gobiernos de la Unión el texto definitivo de estas leyes.

El paquete es un paso importante para que la UE cumpla su objetivo de independizarse mucho antes de 2030 de los onerosos y contaminantes combustibles fósiles importados de Rusia.

Reforma del régimen de comercio de derechos de emisión

El Parlamento quiere incentivar a la industria para que reduzca aún más sus emisiones e invierta en tecnologías hipocarbónicas. El régimen de comercio de derechos de emisión (RCDE) requiere una reforma. Así, el nuevo RCDE II se aplicará a los edificios y al transporte por carretera, aunque la ciudadanía no se incluirá hasta 2029.

El objetivo de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 subirá del 61 % al 63 % y los derechos de emisión gratuitos se reducirán gradualmente a partir de 2027, hasta desaparecer en 2032.

A partir de 2025 se introduce un sistema de bonificaciones/penalizaciones y los ingresos obtenidos se destinarán exclusivamente a la acción por el clima en la UE y en los Estados miembros.

Un instrumento más ambicioso para combatir la fuga de carbono

Los eurodiputados piden una mayor cobertura y rapidez de aplicación del Mecanismo de Ajuste en Frontera por Carbono (MAFC) de la UE para prevenir la fuga de carbono y endurecer la lucha mundial contra el cambio climático. La Eurocámara reclama introducir antes el MAFC y suprimir los derechos de emisión gratuitos en el RCDE de la UE para 2032; ampliar el ámbito de aplicación para incluir los productos químicos orgánicos, los plásticos, el hidrógeno y el amoniaco, así como las emisiones indirectas; utilizar una cantidad equivalente a los ingresos del MAFC del presupuesto de la UE para apoyar la transición ecológica en los países menos desarrollados, y crear una autoridad europea centralizada para el MAFC.

Fondo Social para el Clima

El Parlamento ha aprobado, asimismo, la creación de un Fondo Social para el Clima (FSC), cuyo objetivo es ayudar a las personas más afectadas por la pobreza energética y de movilidad a sobrellevar el aumento de los costes provocado por la transición energética. Este Fondo Social para el Clima proporcionará medidas temporales de ayuda directa, como la reducción de impuestos y tasas sobre la energía, para hacer frente a la subida de precios del transporte por carretera y de los combustibles para calefacción; inversiones en renovación de edificios, energías renovables y para un cambio del transporte privado al público, al uso compartido de automóviles y el transporte activo, como la bicicleta. Las medidas pueden incluir incentivos fiscales, bonos, subvenciones o préstamos sin intereses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí