La detección del virus de Influenza Aviar de Alta Patogenicidad (IAAP) se produjo el pasado 4 de enero, a raíz del hallazgo de varias aves silvestres muertas en el río Segre, a la altura de la localidad de Soses, en la comarca de Segriá, provincia de Lleida. La operación fue llevada a cabo por miembros del cuerpo de Agentes Rurales de la Generalitat de Cataluña. Por su parte, el Laboratorio Central de Veterinaria (LCV) de Algete ha confirmado la detección del virus de Influenza Aviar de Alta Patogenicidad (IAAP), como ha trasladado el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.  

Desde el MAPA, consideran que «la comunicación de este hallazgo en aves silvestres no debería implicar restricciones comerciales al movimiento de aves vivas ni de sus productos, manteniendo España el estatus de oficialmente libre de influenza aviar notificable», explican. A pesar de ello, recomiendan extremar las medidas de bioseguridad en las explotaciones de la zona afectada para evitar la transmisión a aves domésticas.  

Aumenta la vigilancia

Las aves, 4 cisnes (Cygnus olor) y una cigüeña (Ciconia ciconia), fueron detectadas dentro del marco de intensificación de la vigilancia pasiva en aves silvestres incluida en el Programa Nacional de Vigilancia de la Influenza Aviar en España, como consecuencia del aumento de riesgo ante la reciente evolución de la situación epidemiológica de la enfermedad en el norte y centro de Europa. Los resultados que han sido confirmados por el Laboratorio Nacional de Referencia para la influenza aviar en España (LCV de Algete) determinan que se trata de una cepa de IAAP H5N1, razón por la que el cuerpo de Agentes Rurales de la Generalitat de Cataluña y de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón han intensificado la vigilancia pasiva de aves silvestres en la zona circundante de 10 km alrededor del foco, priorizando los 3 primeros km.

Según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, no existen explotaciones avícolas comerciales en el radio de 3 km alrededor del foco, y los Servicios Veterinarios Oficiales de Cataluña y Aragón están procediendo a la realización de visitas de control a las explotaciones ubicadas en el radio de 10 km con el objetivo de comprobar las medidas de bioseguridad de las mismas, haciendo corregir las posibles deficiencias detectadas; informar a los responsables de las aves del riesgo y de la importancia de evitar el contacto con aves silvestres; la comunicación inmediata a los SVO de cualquier sospecha de enfermedad, y comprobar el estado clínico de los animales, con el fin de detectar cualquier sospecha de infección. 

«Cuando se considere necesario -dicen- se tomarán muestras de los animales para la determinación de influenza aviar».

El subtipo H5N1 es el predominante en la actual ola epizoótica de IAAP presente principalmente en el norte y centro de Europa, donde desde el pasado 1 de agosto hasta el 27 de diciembre de 2021 se han notificado un total de 1.199 focos de IAAP en 27 países, 507 en aves de corral y 692 en aves que no sean de corral, silvestres incluidas, de los que 1.051 eran del subtipo H5N1. 

Riesgo muy alto para España y restricciones

Una vez confirmado el caso de Soses y con la situación de la enfermedad en los países de nuestro entorno, con presencia del virus en explotaciones domésticas en Portugal y el sur de Francia, el riesgo de introducción y circulación del virus H5N1, en España se puede considerar como muy alto en las zonas de especial riesgo y alto en las zonas de especial vigilancia, por lo que se ha decidido equiparar las medidas de bioseguridad a aplicar en las zonas de especial riesgo y en las zonas de especial vigilancia en todo el país. 

En base a alerta lanzada por el MAPA y la legislación vigente, quedan prohibidas la utilización de pájaros de los órdenes Anseriformes y Charadriiformes como señuelo; la cría de patos y gansos con otras especies de aves de corral, y la cría de aves de corral al aire libre. «No obstante, cuando esto no sea posible, la autoridad competente podrá autorizar el mantenimiento de aves de corral al aire libre, mediante la colocación, si ello fuera posible, de telas pajareras o cualquier otro dispositivo que impida la entrada de aves silvestres, y siempre que se alimente y abreve a las aves en el interior de las instalaciones o en un refugio que impida la llegada de aves silvestres y evite el contacto de éstas con los alimentos o el agua destinados a las aves de corral». 

Por otra parte no se podrá dar agua a las aves de corral procedente de depósitos de agua a los que puedan acceder aves silvestres, salvo en caso de que se trate esa agua a fin de garantizar la inactivación de posibles virus de influenza aviar. 

Los depósitos de agua situados en el exterior requeridos por motivos de bienestar animal para determinadas aves de corral, quedarán protegidos suficientemente contra las aves acuáticas silvestres.

Y se prohíbe también la presencia de aves de corral u otro tipo de aves cautivas en los centros de concentración de animales definidos en el artículo 3.7 de la Ley 8/2003, de 24 de abril, de sanidad animal incluyendo los certámenes ganaderos, muestras, exhibiciones y celebraciones culturales, así como cualquier concentración de aves de corral u otro tipo de aves cautivas al aire libre.

Desde el MAPA recuerdan la necesidad de reforzar las medidas de bioseguridad, especialmente aquellas destinadas a evitar el contacto con aves silvestres, así como reforzar la vigilancia pasiva tanto en explotaciones avícolas como en aves silvestres, notificando a los servicios veterinarios oficiales cualquier sospecha de enfermedad.

Impacto de la «Influenza Aviar»

Por el momento, Navarra y Cataluña han adoptado medidas especiales. Así, la primera prohíbe la cría de aves de corral y la segunda confinará a las aves hasta abril por el brote de gripe aviar.

Fuera de nuestro país, en Italia, 13 millones de aves de corral han tenido que ser sacrificadas y más de 200 granjas cerradas por la Influenza Aviar.

En Irlanda del Norte han sacrificado 28.000 aves por presunto brote de gripe aviar.

En Israel, 5.000 grullas salvajes han resultado muertas como consecuencia de la enfermedad.

Francia quiere experimentar con dos vacunas frente a la gripe aviar y busca convencer a sus socios europeos para homologar este procedimiento.

El Reino Unido ha optado por mantener a las aves en el interior y reducir el movimiento de personas donde se mantienen aves de corral y aves cautivas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí