El quinto paquete de sanciones de la Unión Europea contra Rusia prohíbe progresivamente las importaciones de carbón pero omite el petróleo, el gas y el combustible nuclear. Este hecho, según Greenpeace, evidencia la reticencia de varios gobiernos a acelerar una transición energética basada en el ahorro de energía y las energías renovables.

Actualmente hay 79 petroleros y gaseros con destino a Europa desde Rusia. Al menos dos de ellos salieron desde el sábado pasado rumbo a España, sin que les hayan afectado las sanciones de la UE. Además, desde el comienzo de la invasión de Ucrania, al menos cuatro vuelos especiales entregaron combustible nuclear desde Rusia a plantas nucleares en Eslovaquia y la República Checa, a pesar de la prohibición de vuelos de la UE. También se permite a Rosatom, de propiedad estatal, continuar su participación en el mantenimiento y la construcción de plantas de energía nuclear en la UE, incluso en Finlandia y Hungría.

“La reticencia de los gobiernos a sancionar las importaciones de petróleo y gas rusos es una prueba de que están tratando desesperadamente de mantener vivo un sistema energético insostenible. La diversificación de las fuentes de combustibles fósiles solo aumentará la exposición a futuras guerras y destrucción ambiental. Ya sea petróleo de Arabia Saudi, gas extraído por fracturación hidráulica de EE. UU. o uranio de Kazajstán, estos son combustibles manchados de sangre que aceleran la crisis climática y de la naturaleza,” ha denunciado Silvia Pastorelli, activista de energía y clima de la UE de Greenpeace. “Para apoyar la paz y la seguridad, la UE debe incentivar como nunca antes el ahorro de energía en nuestros hogares e industrias, fomentar radicalmente un cambio de modelo en nuestras ciudades con infraestructura para transporte público y bicicletas, y desplegar energías renovables de manera democrática para suministrar toda la energía que necesitamos”.

Una abrumadora mayoría en el Parlamento Europeo pidió a los gobiernos que respaldaran un embargo total al gas, petróleo, carbón y combustible nuclear rusos.

Los precios del carbón, el petróleo y el gas

Se estima que las importaciones de carbón de la UE desde Rusia tienen un valor anual de alrededor de 4 000 millones de euros, mientras que las importaciones de petróleo y gas juntas tienen un valor de alrededor de 100.000 millones de euros.

Por cada 1 % de mejora en la eficiencia energética, las importaciones de gas de la UE caerían un 2,6 %, sacando a 7 millones de personas de la pobreza energética. La Agencia Internacional de Energía también publicó recientemente un conjunto de diez medidas a corto plazo para el sector del transporte que podría reducir 2,7 millones de barriles de petróleo por día en los próximos cuatro meses. En España importó en 2021 el 8,9% de su gas y un 4,6 % de petróleo de Rusia, podríamos reducir las importaciones de petróleo y gas ruso totalmente en el corto plazo.

Mientras que los precios del petróleo y el gas se disparan, las energías renovables son ahora la forma de energía más barata en la mayor parte del mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí