La pandemia del covid no ha retrasado el agravamiento de la crisis climática. A diferencia de lo que se podía pensar tras los primeros meses de pandemia, en los que la actividad económica y social prácticamente se congelaron en todo el mundo, sus efectos no se han hecho notar en el planeta. El nivel de CO2 ha aumentado y las previsiones de futuro inmediato son nefastas: según todos los expertos, en el año 2100 el nivel del mar habrá subido un metro, haciendo desaparecer playas e islas y sin que podamos hacer ya nada por remediarlo.

Esta es la conclusión principal de un informe publicado este jueves por múltiples organizaciones relacionadas con la ONU. La Organización Meteorológica Mundial (OMM) coordina estos estudios con entidades como la OMS o el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático). Y en su tercera edición del informe Unidos por la Ciencia 2021, estos órganos son claros: “No hay indicios de un crecimiento más ecológico”.

“Las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera se mantienen en niveles sin precedentes y condenan al planeta a un peligroso calentamiento futuro”, escribe la OMM, que sí admite una “disminución pasajera” de las emisiones debido a la “desaceleración económica”. Pero vuelven a matizar: “Las emisiones de dióxido de carbono están aumentando de nuevo rápidamente”, y los descensos que hemos experimentado en la contaminación “no se acercan en absoluto a las metas de reducción”.

De acuerdo con el informe, el aumento de las temperaturas a nivel mundial provoca fenómenos meteorológicos extremos devastadores en todo el planeta, “cuyos efectos en las economías y las sociedades son cada vez más graves”. Para ilustrar el ejemplo, la OMM recuerda que la temperatura media mundial durante los últimos cinco años fue una de las más altas jamás registradas. Y todo apunta a que irá a más.

“La escala de los cambios experimentados recientemente en el sistema climático en su conjunto no tiene precedentes en muchos cientos, e incluso miles, de años”, apuntan desde la ONU. En este sentido, una de las mayores preocupaciones es el ascenso del nivel del mar, que en próximas décadas podría dejar zonas humanas completamente inundadas.

El cambio climático destruye el mar

Así, estas organizaciones denuncian que “aun con la adopción de medidas ambiciosas encaminadas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”, el nivel del mar “seguirá aumentando y constituirá una amenaza para las islas de baja altitud y las poblaciones costeras de todo el mundo”.

Lo mismo ocurrirá con las temperaturas: de acuerdo con el informe, es cada vez más probable que estas superen temporalmente el umbral de 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales en los próximos cinco años. El tiempo apremia, y desde su estudio estas entidades advierten de que ya vamos tarde a muchas de las propuestas surgidas del Acuerdo de París.

De este modo, concluyen que aún “estamos muy retrasados” con respecto a la consecución de los objetivos internacionales, y sentencian que, a pesar de todo lo acaecido durante la pandemia, y además con las economías ya retomando su actividad, no ha cambiado nada.

“Durante este año, hemos presenciado un nuevo crecimiento de las emisiones, el aumento constante de las concentraciones de gases de efecto invernadero y los fenómenos meteorológicos violentos. A menos que las emisiones de gases de efecto invernadero se reduzcan de manera inmediata y a gran escala, limitar el calentamiento a 1,5 °C será imposible, lo que traerá aparejadas consecuencias catastróficas para las personas y el planeta del cual dependemos”, lamentan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí