Imagen captada por la armada danesa de una de las fugas en los gaseoductos Stream1 y 2.

Un día después de que se detectaran tres fugas en los gasoductos rusos Nord Stream 1 y 2, en aguas del mar Báltico, y que llevaron a la Dirección General de Energía de Dinamarca a declarar la emergencia climática, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, se ha referido a ellas como una acción de «sabotaje». La misma visión comparten la Unión Europea y Estados Unidos que hablan de un acto deliberado.

El Kremlin, por su parte, ha tildado las acusaciones de un posible sabotaje ruso en los gasoductos como de «tontas y absurdas» y ha exigido participar en la investigación de los hechos, que se presume larga. Podría durar incluso semanas, según el Gobierno de Dinamarca.

Sabotaje, la primera sospecha

Las sospechas de un posible sabotaje por parte de Rusia vienen alimentando desde la jornada de ayer una teoría sobre la que, por el momento, no existen pruebas. Lo único claro es que la tecnología para generar este tipo de acciones existe y es conocida, entre otros, por Putin. En este sentido, algunos diarios alemanes, como Der Spiegel Der Tagesspiegel, hablan de indicios que apuntan a que los gasoductos fueron dañados deliberadamente.

La primera de las fugas que se notificó se localiza en Nord Stream 2, en Dinamarca, al sureste de la isla de Bornholm. Las dos que afectan al Nord Stream 1, en aguas de Dinamarca y de Suecia.

Explosiones previas

Según la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, es «inusual que se produzcan tres fugas en gasoductos distintos al mismo tiempo». A esto hay que sumar que el Servicio Sísmico Nacional Sueco detectó dos explosiones submarinas en la zona de las fugas, minutos antes de que se produjeran los escapes

Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen ha advertido en las últimas horas de una «respuesta fuerte», en caso de que se trate de una acción de sabotaje.

Subida del precio

Lo único cristalino tras el frenesí de las primeras horas es que el incidente elevó casi un 20% el precio del gas TTF en la jornada del martes.

En estos momentos, las autoridades marítimas danesas mantienen la prohibición de navegar en un radio de 16 kilómetros alrededor del gasoducto.

Impacto ambiental

A su vez, continúa vertiéndose al mar una cantidad indeterminada de gas, a lo que se suma la presión y temperatura de salida o la poca claridad que existe hasta el momento sobre la envergadura de las averías.

El metano del gas tiene un poder de calentamiento 84 veces superior que el dióxido de carbono, lo que puede originar explosiones. Asimismo, dependiendo de la cantidad de gas vertido, el mayor impacto puede sufrirlo la fauna marina. Aún así, una explosión en la infraestructura podría comprometer seriamente los ecosistemas marinos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí