Manifiestación contra la celebración del Toro de la Vega en Tordesillas.

El Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 registró esta mañana un escrito ante la Fiscalía de Medio Ambiente para solicitar que se impida la celebración del controvertido Torneo del Toro de la Vega, previsto el próximo martes en la localidad vallisoletana de Tordesillas, según informa Europa Press. La decisión se produce después de que Pacma haya recogido 74.000 firmas en apenas dos semanas en contra del regreso del controvertido torneo, que prevé celebrarse el próximo 13 de septiembre en Tordesillas y en el que participarán 50 personas armadas a caballo con el objetivo de clavar hasta 7 divisas al toro Manjar, que no podrá morir en público.

“Nuestro presidente, Javier Luna, acompañado por la vocal de la junta directiva Asunción Estévez y miembros del equipo de Pacma en Castilla y León, se han personado en la presidencia de la administración castellanoleonesa para transmitir el descontento social generalizado con la celebración de este torneo reflejado en varias decenas de miles de firmas contrarias a él. Nuestra intención es que no se lleve a cabo en ninguna de sus formas” aseguro el grupo animalista en una nota de prensa.

La secretaria de Estado para la Agenda 2030, Lilith Verstrynge, y el director general de Derechos de los Animales, Sergio García Torres, se personaron esta mañana en la sede de la Fiscalía para interponer su petición encaminada a prohibir este evento.

Verstrynge explicó que demanda medidas cautelares al Ministerio Público para suspender el Toro de la Vega por entender que esta práctica incurre en un presunto delito de maltrato animal, alegando además que se está “trampeando” el propio reglamento autonómico.

“Es un festejo que no debería realizarse en pleno siglo XXI, la realidad es que son lanzas de más de tres metros que pueden provocar heridas de hasta 12 centímetros, perforar órganos vitales y generar hasta la muerte”, declaró la secretaria de Estado.

Y es que en el Ministerio considera que el Toro de la Vega se sustenta en el “sufrimiento de un animal indefenso”, al que se pincha repetidamente con una lanza de casi tres metros y que le provoca graves heridas, que incluso pueden acarrear la muerte del animal.

El departamento que lidera la ministra Ione Belarra estima que la legislación vigente ya prohíbe actos como este, por lo que demanda su paralización y considera que el Toro de la Vega está “muy alejado de los valores de la mayoría de la sociedad española y del espíritu de unas fiestas populares”.

Concretamente alude a que las bases reguladoras del festejo, que lo autoriza sin matar al animal para dar cumplimiento así al decreto por el que se prohíbe la muerte de las reses de lidia en presencia de público, contraviene a su vez el reglamento de espectáculos taurinos populares de Castilla y León.

Específicamente se refiere al artículo 19 de dicho reglamento relativo a la protección de las reses de lidia, donde se establece que en los espectáculos populares queda “prohibido herir, pinchar, golpear, sujetar o tratar de cualquier otro modo cruel a las reses”.

A su vez, el Ministerio reporta opiniones de veterinarios para argumentar su petición, que reportan heridas de hasta 12 centímetros de profundidad al animal y que por la ubicación de las lanzadas se corre alto riesgo de que puedan “afectar a la zona torácica del animal, traspasar la pared muscular que cubre su tórax y provocar lo que se conoce como neumotórax”.

“Este tipo de patología, de reconocida gravedad, se ha descrito por el uso de puyas y de banderillas en los festejos en plaza y se ha identificado en los estudios post mortem de toros y novillos lidiados”, alega el escrito.

Además, Derechos Sociales estudia también vías para retirar el reconocimiento de patrimonio cultural a la tauromaquia, aprobado por el PP en el año 2013.

Fuente: Diario16

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí