Representantes de los gobiernos de Canarias y Baleares. Foto: CONAMA

El impacto ambiental en las islas afecta de manera diferente al resto de la península y, por ello, hay que tratarlo de una manera específica. Así se ha puesto de manifiesto en el Congreso Nacional de Medio Ambiente (CONAMA2022).

José Antonio Valbuena Alonso, consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias ha asegurado que “están muy concienciados de que las islas van a ser las primeras víctimas”. Actualmente, Canarias está considerado como un punto caliente de la biodiversidad marítima. Valbuena ha señalado que “las especies llegan a Canarias en busca de refugio para huir de los efectos del cambio climático de otras aguas”.

El consejero ha lamentado que muchas personas vayan a tener que “abandonar la tierra que les ha visto nacer sabiendo que no van a poder volver porque el nivel del mar está subiendo”. Según los análisis que se están haciendo en materia de adaptación climática se ha detectado el incremento del nivel medio del mar. “Se prevé que el 10% de la población canaria se tenga que desplazar hacia el interior”, ha dicho Valbuena.

La intención del Gobierno canario es la de tomar decisiones y conseguir la descarbonización del archipiélago en 2040 por una cuestión de “responsabilidad con las generaciones futuras”. El consejero ha aclarado que los “agentes clave para activar la transición ecológica están claros y en marcha” y que “solo hace falta contar con el paraguas de las administraciones”.

Juan Pedro Yllana, vicepresidente y conseller de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática del Govern Balear ha planteado que es “insostenible que haya más de 150.000 vehículos en Ibiza y sin contar los coches de alquiler.” Yllana ha recordado que en 2019 se firmó una Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica y que solo tres años después “hay que modificarla porque se necesita políticas más fuertes de adaptación y mitigación”.

El conseller ha afirmado que al igual que pasará en Canarias, “habrá determinadas partes de Baleares que desaparecerán” y criticado a aquellos que defienden “la estética” prefiriendo una playa destrozada a una esplanada de paneles fotovoltaicos.

En un sentido económico, el 24% del PIB de estas islas del Mediterráneo depende del turismo. “Si desaparecen las playas estamos en riesgo de perder uno de los motores económicos de Baleares”, ha indicado. En opinión de Yllana es esencial trasladar a la sociedad civil que estamos en la zona 0 del cambio climático.

Por su parte, Marc Pons del Comisionado para el Impulso de la Energía Sostenible en Sistemas Insulares del Gobierno de España, ha expuesto la idea de que el despliegue de renovables de Canarias y Baleares se equipare a la del resto de la Península. En España la energía limpia está en torno al 40%, mientras que en Canarias y Baleares apenas llega al 20%.

Según Pons, hay que trazar estrategias específicas para las islas. “Necesitamos entender las redes de transporte y replanar todo el presupuesto general porque solo el 30% va para ambos archipiélagos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí