Líderes mundiales se comprometen este martes en la cumbre climática de Naciones Unidas a detener la deforestación en 2030 para combatir el cambio climático. Sin embargo, un compromiso demasiado lejano en el tiempo para los ambientalistas. Entre los firmantes figura el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, y Rusia, ambos países acusados ​​de acelerar la deforestación en sus territorios, así como Estados Unidos, China, Australia y Francia.

La declaración conjunta será adoptada por más de 100 países, que albergan el 85% de los bosques del mundo, incluidos el bosque boreal de Canadá, el bosque amazónico y el bosque tropical de la cuenca del Congo.

La iniciativa, que se beneficiará de una financiación pública y privada de 19.200 millones de dólares (16.500 millones de euros), es fundamental para lograr el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados por encima de los valores medios de la era preindustrial.

“Estos formidables ecosistemas abundantes – estas catedrales de la naturaleza – son los pulmones de nuestro planeta”, están en el corazón de la vida de las comunidades al absorber una gran parte del carbono liberado a la atmósfera, dirá Boris Johnson en su discurso, de acuerdo con extractos publicados por su equipo.

El primer ministro británico recordará que los bosques «son esenciales para la supervivencia» de la humanidad , pero están retrocediendo al «ritmo alarmante» de 27 estadios de fútbol por minuto.

Con el compromiso, que está siendo catalogado como “sin precedentes” y que tiene como objetivo, entre otras cosas, restaurar tierras degradadas, combatir incendios y apoyar a las comunidades indígenas.

En una de las sesiones de este martes, de la 26 ° Conferencia Mundial del Clima (COP 26), los líderes de más de 30 instituciones financieras también se comprometerán a no invertir más en actividades relacionadas con la deforestación.

Actualmente, casi una cuarta parte (23%) de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo provienen de actividades como la agricultura y la industria maderera.

Declaración de Nueva York sobre los Bosques

Este nuevo compromiso se hace eco de la “Declaración de Nueva York sobre los Bosques” de 2014, cuando muchos países se comprometieron a reducir a la mitad la deforestación para 2020 y ponerle fin para 2030.

Pero para las organizaciones no gubernamentales (ONG) como Greenpeace , la meta 2030 está demasiado lejos en el tiempo y, por lo tanto, da «luz verde» a «otra década de deforestación».

Greenpeace Brasil

Los pueblos indígenas exigen que el 80% de la selva amazónica esté protegida para el 2025, y tienen razón, eso es lo que hay que hacer”, insistió Carolina Pasquali, responsable de Greenpeace en Brasil.

España

La Ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha apelado a la necesidad de recuperar la credibilidad en la cumbre del clima de Glasgow a la hora de afrontar compromisos. «Es muy importante recuperar la credibilidad y no sirve solo hacer anuncios, sino que hay que materializarlos y hay que ver qué pasa en cada uno de los territorios y los sectores», ha explicado Ribera en una entrevista en TVE.

Respecto a la ausencia de los dirigentes de China y Rusia en la cumbre, la ministra ha precisado que «no han querido estar sus líderes, pero están sus negociadores» y se ha mostrado convencida de que «no van a bloquear», aunque ha reconocido que será una cumbre «difícil». «Hay mucha presión acumulada de muchos ciudadanos del mundo que están sufriendo consecuencias climáticas y ordenar y materializar cosas concretas llevarán un trabajo muy intenso», ha indicado.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, anunció este lunes ante la COP26 el compromiso de España de aumentar un 50% su aportación al Fondo Verde del Clima hasta llegar a los 1.350 millones de euros anuales a partir de 2025 (más de 1.560 millones de dólares al cambio actual). Este fondo se nutre de aportaciones a los países en desarrollo por parte de los más industrializados para ayudarles a adoptar medidas que favorezcan la lucha contra el cambio climático, y el compromiso de la comunidad internacional es destinar anualmente a ese objetivo 100.000 millones de dólares (algo más de 86.000 millones de euros).

Fuente: Diario16

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí