Con casi ocho millones de habitantes y creciendo, la capital de Colombia es una ciudad en movimiento y cambio, también el corazón político, económico y cultural de un país en marcha y con una historia plagada de conflictos. Santa Fe de Bogotá la llamaron sus primeros fundadores y, más tarde, pasó a ser la capital de la incipiente nación bolivariana creada por los próceres de la patria americana allá por los inicios del siglo XIX.
Su historia, larga y dilatada, difícil y ensangrentada, ha conocido guerras civiles, breves dictaduras, el azote del terrorismo y la guerrilla, el impacto del “bogotazo”, que arrasó el patrimonio de la ciudad en la década de los 40 del siglo pasado, y más recientemente los cambios sociales y económicos que llevaron a miles de colombianos a emigrar hasta la ciudad que fundaran los españoles hace ya casi 480 años. Casi nada. A continuación te enumeramos los lugares que no debes dejar de visitar.

Plaza de Bolívar

En la plaza Bolívar, termómetro de todo que sucede a nivel social y político en capital colombiana, una humilde placa de mármol explica el origen de esta antigua ciudad. En este lugar encontramos el edificio del Capitolio, la Catedral Primada, el Palacio de Justicia y el Colegio de San Bartolomé.

Iglesia de Veracruz

Es ahora el Panteón Nacional de la Veracruz y el lugar donde reposan los restos de 80 próceres de la independencia fusilados por los españoles. Levantada en 1571 fue una de las primeras iglesias capitalinas. Sucesivas reformas a lo largo del tiempo, pero sobre todo a principios del siglo XX, le hicieron perder su carácter colonial original y lo que vemos bien poco tiene que ver con lo fue inicialmente. Del mismo período, pero también profundamente reformada, es la iglesia de San Francisco, que fue el primer templo de la Compañía de Jesús en Bogotá y que fue reconstruida casi totalmente tras el terremoto que asoló la ciudad en 1785.

Iglesia de San Agustín

Es una iglesia barroca de gran interés. Fue levantada en el año 1575 y reformada en 1650. En su interior se guarda el valioso lienzo de Vásquez de Arce llamado “La Huida de Egipto”, además de esculturas, retablos y pinturas murales de indudable valor. Fue restaurada a fondo en 1988 y es una las iglesias más visitadas por los bogoteños durante la semana santa.

Iglesia de Santa Clara

Del siglo XVII, periodo de esplendor y desarrollo de la ciudad, una joya que debe ser visitada y donde abunda la decoración mudéjar. Fue fundada por el arzobispo Fernando Arias a mediados del siglo citado y la obra fue encargada al maestro Matías de Sebastián.

Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria.

Otra iglesia que debemos visitar, en el mismo barrio, es la de Nuestra Señora de la Candelaria, en honor a la virgen del mismo nombre. La construcción se inició en 1686 siguiendo el proyecto del maestro mayor Diego Sánchez de Montemayor. De indudable estilo barroco, la iglesia sufrió varias reformas en el siglo XIX y fue terminada definitivamente en 1915. Ahora se restaura a ritmo lento.

Casa del Marqués de San Jorge

Es un edificio emblemático del siglo XVII que en la actualidad alberga el Museo Arqueológico de Colombia y que posee una importante colección anterior a la época de la conquista y posterior colonización española. En pleno centro
de la ciudad, en el barrio de La Candelaria, el edificio-museo se halla en la zona en que se encuentran la mayor parte de las universidades, centros culturales y museos de la ciudad.

Iglesia de San Ignacio

Pese a que sufrió muchos daños en el terremoto de 1763, es otro templo que se debe reseñar. Fue proyectada por el jesuita italiano Juan Bautista Coluccini a mediados del siglo XVII y es considerado uno de los mejores ejemplos del manierismo colombiano.

Casa de la Moneda

Fue levantada en el año 1620 para acuñar moneda por orden del rey Felipe III, pero el actual edificio sin embargo es posterior, más concretamente de la época del virrey Solís o sea de 1753 y fue proyectada por Tomás Reciente. El edificio alberga un interesante museo sobre la historia de la moneda en Colombia y al lado está el Museo Botero, dos colecciones que no deben dejar de visitarse en una visita a la capital colombiana. La Casa de la Moneda fue salvada por su director de una segura quema durante el denominado Bogotazo, una revuelta popular que arrasó el centro de la capital allá por el año 1948; el jefe de la institución se atrinchero en el interior con los empleados de la casa y ofrecieron feroz resistencia, incluso atacando con ácido a la turba, desde el interior del museo y consiguieron salvar tan rico patrimonio. El museo-colección de la Casa de la Moneda revela lo que significaban para España las tierras conquistadas.

Vista de la ciudad.

Biblioteca Nacional

Con algo más de 800.000 libros y fondos de incunables de un valor considerable, es uno de los últimos edificios legados por los españoles ante de la independencia de Colombia. Fundado en 1777, muy cerca del Museo de Arte Moderno, el
centro bibliotecario puede visitarse y especial mención merece su colección de manuscritos y libros raros. El edificio actual, sin embargo, data del año 1933 y fue planeado por el arquitecto Alberto Wills Ferro.

Observatorio Nacional

Del período anterior a la independencia, es considerado el primero de toda América Latina. Fue construido en
1802 por Fray Domingo Petrés –gran constructor de edificios civiles y religiosos en toda Colombia- en homenaje a Urania. A partir de 1803,
este centro científico de planta octogonal fue dirigido por el gaditano José Celestino Mutis y llevó a cabo una importante labor investigadora.
Se encuentra muy cerca de la Plaza Bolívar, centro de la ciudad y lugar desde donde se proyectaron la mayor parte de los edificios civiles.

Catedral Primada

Se encuentra en la misma Plaza de Bolívar y al parecer fue construida a principios del siglo XIX en el mismo lugar donde los conquistadores celebraron su primera misa. La construcción actual comenzó a principios del siglo XIX, siguiendo los planes propuestos por el siempre presente Fray Domingo Petrés y ha sido remodelada varias veces, la última en 1988.
En el interior del recinto, se encuentran los restos de uno de los fundadores de Bogotá, Gonzalo Jiménez de Quesada, así como de otros personajes ilustres de la historia colombiana, como el del precursor de la independencia colombiana, Antonio Nariño.
La mayor parte de los nuevos edificios construidos por las autoridades se edificarían cerca de la Plaza de Bolívar, que toda ciudad colombiana que se precie tiene, y recinto que ha sido testigo de ejecuciones sumarísimas por parte de las autoridades españolas,
corridas de toros y manifestaciones populares. Alrededor de ella, a través de las calles que la cruzan y que suben hasta por las empinadas calles ya hasta los bosques, podemos ver todas las tendencias artísticas y arquitectónicas que confluyen en Bogotá.

Alcaldía Mayor de Bogotá

Se encuentra ubicada en el Palacio de Liévano, un edificio completamente restaurado tras el terremoto de 1827, abandonado durante algún tiempo y luego ocupado por espacios y locales comerciales. Restaurado ya en el siglo XX, ocupa el gobierno municipal desde ese período hasta ahora. Se encuentra también en la Plaza de Bolívar

Palacio de San Carlos

Inicialmente se construyó como colegio jesuítico. Es un palacio recio, sencillo y se encuentra en una de las zonas peatonales quizá más bellas de las ciudad. Desde los tiempos de Bolívar y la independencia ha sido la sede de los presidentes y posteriormente de la caballería de la República, pasando a ser ocupado recientemente por el Ministerio de Asuntos Exteriores. Muy cerca del mismo, está el anticuado y desordenado Museo Militar, que bien merece la pena visitar por el interés del edificio, en el más puro estilo colonial.

Palacio de San Carlos.

Casa Nariño

Actual palacio presidencial, es uno de los edificios más representativos de la capital colombiana, habiendo sido construido en estilo neoclásico a finales del siglo XVIII y donde residió el líder independentista y militar Antonio Nariño entre 1803 y 1804. Ha sido profundamente restaurado, en 1972, y en su interior se puede ver un buen mobiliario de estilo colonial y decimonónico. Ha sido sede gubernamental desde 1908 y comprende la casa privada del presidente de la República, su despacho y diferentes dependencias utilizadas por el máximo dirigente colombiano. Al igual que numerosos edificios colombianos, el edificio fue asaltado durante el “bogotazo”, en 1948, y sufrió numerosos desperfectos. Muy cerca se encuentra el Museo de la Policía, que también recomendamos visitar si se tiene tiempo y que también resistió las embestidas del “bogotazo”.

Museo Nacional de Colombia

Es el más antiguo del país y fue fundado por una decisión del Congreso en 1823. Detrás de la institución estaba el expreso deseo del general Francisco Santander, amigo y después adversario de Bolívar, por dotar al país de una entidad de esas características. Esta institución se instalaría definitivamente en una antigua cárcel construida a final del siglo XIX siguiendo los planos de Thomas Reed. En su interior nos encontramos con más 20.000 piezas y objetos que explican de una forma didáctica y amena la historia de Colombia. También hay una valiosa colección de pintores modernos (Botero, Obregón, etc).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí