Como ya sucediera con la renta variable al contado, los bonos y las divisas, el mercado de productos estructurados se encuentra actualmente en una fase de digitalización en la que tanto compradores como vendedores están desarrollando soluciones basadas en las nuevas tecnologías disponibles para la fijación de precios. Esta nueva solución web permitirá a sus usuarios obtener precios para sus derivados estructurados, en cuestión de minutos, o incluso segundos, en lugar de días como hasta ahora.

En ese sentido, BBVA epricer está dirigido a inversores profesionales e institucionales que buscan estructurar y cotizar digitalmente ideas de inversión estructurada a medida, ya sea individualmente o en bloque, a través de internet. En su versión inicial, la solución web permitirá a los inversores estructurar los principales productos estructurados de renta variable (por ejemplo autocancelables, convertibles inversos y estructuras de participación) así como productos estructurados de renta fija, todo ello a través de una interfaz web que también permitirá guardar las preferencias de los usuarios y solicitar la documentación de pre-negociación indicada.

BBVA epricer es un paso más en la estrategia digital que BBVA definió para su negocio de derivados de renta variable hace unos años, y complementa la actual oferta de conectividad digital a través del portal de Bloomberg DLIB y la fijación de precios por correo electrónico.

Daniel Hernández, responsable de Ventas de E-connectivity en BBVA, comenta: “Para BBVA es un objetivo estratégico proporcionar a los clientes de todos los segmentos en todo momento las mejores soluciones digitales y experiencia posibles. BBVA epricer nos permitirá llegar a más clientes gracias a su naturaleza basada en la web, y facilitará una solución global sencilla y fácil de usar que puede ser utilizada por los clientes de BBVA en cualquier región del mundo.”

Mahesh Bulchandani, consejero delegado y director para Europa de FinIQ, afirma: “Esta asociación con BBVA es un hito importante para FinIQ, además de complementar nuestra cobertura regional dada la  amplia presencia de BBVA en Europa y Latinoamérica y reforzar nuestras capacidades de EMS (Execution Management System)”.

Las ventajas de la digitalización de los productos estructurados son dobles: permiten a la industria, por un lado, aumentar los niveles de servicio y mejorar los tiempos de respuesta y, por otro, aportan más claridad y transparencia al mercado a través de la estandarización de procesos y datos. A medida que evolucionan las nuevas tecnologías (como por ejemplo tecnologías de registro distribuido, ‘big data’ o inteligencia artificial) todo apunta a que éstas se integrarán también en el mercado de productos estructurados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí