La unilateralidad, es decir, la imposición de condiciones a sus clientes se está convirtiendo en algo demasiado habitual en el Banco Santander. Los titulares que hayan tenido una cuenta «123» pueden dar fe de ello cuando, durante años, han venido sufriendo cambios impuestos por la entidad a la rentabilidad de este producto que en España ha sido un verdadero fracaso por las pérdidas que ha provocado.

Sin embargo, Santander ha dado un paso más y, en medio de su proyecto ONE, que busca un ahorro de costes de 1.000 millones de euros en 2 años y la unificación, en primer lugar, de sus filiales en Europa en una «nueva» que se llamará Santander ONE Bank. Todo ello, tal y como publicó Diario16, con el fin de una estrategia a medio plazo que finalizará con una fusión con una gran entidad, HSBC según la información recibida, que convertirá al banco resultante en el mayor del mundo, muy por encima de los chinos.

En concreto, Santander ha decidido, y así lo está comunicando a sus clientes, que el día 18 de enero de 2021 desaparecerá la cuenta «123» y obligará a los titulares de este producto a tener la nueva cuenta «Santander ONE», un producto mucho más caro, puesto que tendrá un coste en comisiones de hasta 240 euros anuales. La imposición afecta a todas las «123», incluidas la «Zero», la «Día a Día», la «cuenta 81» o la «cuenta Estándar».

Aumentar la vinculación

El objetivo de este encarecimiento no es otro que aumentar la vinculación del cliente con el banco a través de un sistema basado en reducir las comisiones a cambio de domiciliaciones de nómina/pensión o recibos, la contratación y uso de tarjetas de crédito, fondos de inversión, planes de pensiones, seguros o de subrogación de hipoteca. La vinculación que permitirá que se reduzcan las comisiones también son aplicables a clientes de banca privada y a los accionistas.

El endurecimiento de las condiciones supondrá que, si un cliente quiere reducir las comisiones de la nueva Cuenta Santander ONE al 50%, deberá tener domiciliada una nómina o una pensión superior a 600 euros, tener unos ingresos de 600 euros mensuales, pagar las cuotas de autónomo o una PAC de más de 3.000 euros. Además, tendrá que tener domiciliados, al menos, 3 recibos.

Si el cliente del Santander quisiera no pagar ningún tipo de comisiones, deberá tener contratados productos de ahorro o inversión por un valor mínimo de 20.000 euros, contratar seguros (vida, hogar o coche), hipoteca o préstamos personales o adquirir acciones del banco por, al menos, 10.000 euros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí