PNUMA. El Secretario General António Guterres (derecha), la directora ejecutiva de ONU Medio Ambiente, Ingrid Andersen, y el presidente de la Asamblea General, Abdulla Shahid intervienen en la cumbre medioambiental, Estocolmo+50, en Suecia

El Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Guterres, participó en la apertura de Estocolmo+50, junto a la directora ejecutiva de ONU Medio Ambiente, Ingrid Andersen, y el presidente de la Asamblea General, Abdulla Shahid. Durante su intervención, Guterres volvió a advertir de que «el bienestar mundial está en riesgo, y se debe en gran parte a que no hemos cumplido nuestras promesas sobre el medio ambiente».

Aunque a lo largo de estos 50 años ha habido avances e iniciativas de éxito en la protección del planeta, comentó que “los sistemas naturales de la Tierra no pueden satisfacer nuestras demandas”.

Triple crisis planetaria

“Sáquennos de este lío”, instó a los delegados en la cumbre de la Asamblea General de la ONU, llamando a la acción contra una “crisis planetaria triple” causada por la emergencia climática, “que está matando y desplazando a cada vez más más personas cada año”. La pérdida de biodiversidad que amenaza a “más de tres mil millones de personas”. O la contaminación y los desechos, “que están costando unos nueve millones de vidas al año”.

Guterres pidió más esfuerzos a las naciones para proteger el derecho humano básico a un medio ambiente limpio y saludable para todos, centrándose en particular en “las comunidades pobres, las mujeres y las niñas, los pueblos indígenas y las generaciones venideras”.

Alerta de PIB

Parte de la solución radica en prescindir del Producto Interno Bruto (PIB) como indicador de la influencia económica de los países, manifestó, describiéndolo como un sistema de contabilidad “que recompensa la contaminación y el desperdicio”.

Agregó: “No olvidemos que cuando destruimos un bosque, estamos generando PIB. Cuando sobrepescamos, estamos creando PIB. El PIB no es una forma de medir la riqueza en la situación actual del mundo”.

Después de hacer un llamamiento a todos los países para que se comprometan aún más con la implementación de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París de 2015 para abordar estas amenazas, insistió en que se necesitan mayores esfuerzos para reducir las emisiones netas a cero para 2050.

Aire caliente

“El aire caliente nos está matando”, dijo, repitiendo que se abandonen los subsidios a los combustibles fósiles y se invierta en energías renovables, mientras que las naciones desarrolladas deberían “al menos duplicar” su apoyo a los países más pobres para que puedan adaptarse a un creciente número de choques climáticos.

Al enfatizar que las naciones ya han cooperado para proteger el planeta en muchos frentes, Guterres señaló que se esperan los toques finales a un nuevo marco de biodiversidad global para revertir la pérdida de la naturaleza para 2030.

También se está trabajando para establecer un tratado para abordar la contaminación por plásticos, continuó el jefe de la ONU, y se espera que la Conferencia de los Océanos de la ONU de 2022 en Lisboa impulse los esfuerzos para salvar nuestros mares.

“Si hacemos estas cosas, podemos evitar la catástrofe climática, poner fin a una creciente crisis humanitaria y de desigualdad y promover el desarrollo inclusivo y sostenible”, dijo, y agregó que “cada gobierno, empresa e individuo tiene un papel que desempeñar”.

ADB/Zen Nuntawinyu. Una granja de paneles solares en la provincia de Chaiyabhum (Tailandia)

El progreso es imposible si el planeta está «bajo un ataque implacable»

El coordinador de la conferencia, el presidente de la Asamblea General, Abdulla Shahid , dijo que había una verdad simple que todos debían reconocer: «el progreso humano no puede ocurrir en una tierra que carece de sus propios recursos, está empañada por la contaminación y está bajo el ataque implacable de una crisis climática de su propia elaboración.

Comentó que las iniciativas recientes de acción climática, como un tratado de contaminación por plásticos, «me da esperanza», pero debían implicarse con un esfuerzo mucho más amplio.

«Necesitamos soluciones que aborden los cuellos de botella comunes que afectan a toda la agenda ambiental, lo que a su vez acelerará la implementación de la Agenda 2030 y promoverá una recuperación resiliente y sostenible de la pandemia».

Impulso tecnológico para la sostenibilidad

En un desarrollo relacionado en Estocolmo el jueves, una coalición respaldada por la ONU de 1,000 partes interesadas de más de 100 países, lanzó su oferta para utilizar herramientas digitales para acelerar el desarrollo ambiental y socialmente sostenible.

La Coalición para la Sostenibilidad Ambiental Digital (CODES) ofrece formas de integrar la sostenibilidad en todos los aspectos de la digitalización. Esto incluye la construcción de procesos globalmente inclusivos para definir estándares y marcos de gobernanza para la sostenibilidad digital, la asignación de recursos e infraestructura, al tiempo que identifica oportunidades para reducir los daños o riesgos potenciales de la digitalización, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Una oportunidad para que el mundo se comprometa

Por su parte, la jefa del PNUMA, Inger Andersen, dijo que 50 años después de la conferencia original en la capital sueca dedicada al medio ambiente, ahora hay un espectro de acuerdos que “cubre todos los desafíos ambientales”.

Pero, los resultados prácticos se han quedado muy cortos hasta ahora, advirtió, citando la inequidad, la injusticia y las «señales de angustia» que origina la triple crisis planetaria.

“Si Indira Gandhi u Olof Palme estuvieran aquí hoy, ¿qué excusas daríamos por nuestra inadecuada actuación? Ninguno de ellos aceptaría. Nos dirían que una mayor inacción es inexcusable. Sabemos, más que nunca, las terribles consecuencias de avanzar alegremente por el camino del desarrollo intensivo en carbono que hemos arrancado de la tierra”, agregó. “Pero también sabemos lo que debemos hacer. Y sabemos cómo hacerlo».

Las soluciones científicas son claras, “para cambios transformadores equitativos y equitativos en nuestra economía, nuestros sistemas financieros, nuestros estilos de vida, nuestra gobernanza. Y sabemos que necesitamos ciencia para mover la aguja a la acción en nuestra brújula moral».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí